Home / Colaboradores / Alekss y sus videos / Zamora y el Senado: 80% de Jalisco Recorrido

Zamora y el Senado: 80% de Jalisco Recorrido

Ciudad Guzmán.- Había terminado una larga jornada de campaña por el sur de Jalisco. Reuniones con productores de aguacate, de caña, de maíz, con las bases y estructura del PRI que cuidarán el voto el próximo 1 de julio. El cansancio era notorio y el hambre aún más en el candidato al Senado de la República, Arturo Zamora Jiménez.

Con su círculo cercano de campaña arribó a la cenaduría “Doña Amalia” en esta ciudad. Era el único que no había probado bocado en las últimas 12 horas. Fue matando el hambre probando algunas pitayas, guamúchiles y duraznos de esta productiva región.

Ya en la fondita pidió dos típicas tostadas de pierna que se la comió entre abrazos, fotografías que le solicitaba lo mismo la dueña del negocio, que la cocinera o el matrimonio de señores ya grandes que lo reconocieron. El candidato Zamora, siempre sonriente, afinaba también la agenda para el siguiente día.

En las puertas de la cenaduría “Doña Amelia” se topó de frente con una muchacha, morena, alta, también cansada por el ajetreo electoral de estos días. Playera blanca, con los la foto de Vázquez Mota y un chaleco negro y naranja para guardar los utilitarios que repartió también durante 12 horas.

“¡Licenciado! Se acuerda de mí, yo hace seis años le coordiné su campaña aquí en Ciudad Guzmán…Y mire en lo que acabé”, soltó la joven activista blanquiazul con cierta pena mientras miraba su indumentaria, acompañada de otros cinco muchachos que terminaron el reparto de propaganda de ese partido.

El candidato al Senado saludó cordialmente a cada uno de los jóvenes contratados por el PAN, reconoció de inmediato a la muchacha que trabajó en su campaña hace seis años y recibió muestras de apoyo de otro de los activistas azules. “Maestro, andamos de este lado, pero nuestro apoyo es para usted”.

Un poco antes, en la misma población escuchó peticiones de la Unión de Productores de Aguacate, para que los apoye a la exportación directa a Estados Unidos del llamado “oro verde” que ya se produce en 12 mil hectáreas de 16 municipios jaliscienses. Aclaró que no solicitaba el voto de ninguno de los presentes, porque el tema no es de partidos, sino de transformar al campo del estado, de generar empleos.

A la estructura del partido que vigilará las casillas les habló claro del panorama que enfrente la campaña, de los ataques de la derecha y de la izquierda, de quienes buscan sembrar en México la semilla del odio y de la división.

La campaña y el recorrido por más de una veintena de municipios del sur de Jalisco se reanudó al día siguiente abordo del camión de campaña camino a Tuxpan, con los brigadista. De pie, con micrófono, el también diputado federal les presentó la radiografía de la campaña, del momento político que vive México, de los riesgos, de los retos, de los claroscuros y aclaró “aquí no hay generales, todos somos tropa”.

Breve escala en Cuarto Caminos. Ahí el volanteo y entrega de utilitarios en la gasolinería, siempre coordinado por Zamora. Saludos a los paseantes sabatinos, lo mismo jaliscienses que colimenses. “No se olviden de votar por Peña Nieto”, subrayaba el candidato casi al pie del Volcán de Fuego.

Ya en Tuxpan, con el sol quemante, recorrido en “petit comite” por el mercado. “No hay que ir mitin porque la gente se asusta” recomendó el aspirante a un escaño. Más saludos, reparto de discos compactos, cooperación para unos jóvenes frente a la majestuosa Cruz Atrial construida en 1536 y como fondo la Iglesia de San Juan Bautista.

Reunión con las bases del partido en la llamada “Ciudad de la Eterna Fiesta”, con los candidatos locales, el discurso, los saludos y al final los tacos “tuxpeños” de fríjol, de carne, más duraznos, los niños que se arremolinan en camioneta que conduce el propio Zamora, la orden de que les obsequien colores, gorras.

Media horas después el municipio de Gómez Farías. Ahí evidente división del priísmo, “jalón de orejas” del candidato senatorial a la actual dirigencia, ausente en el evento. Llamado a las bases a salir por los ciudadanos, a no buscar revancha de la traición, a no responder al odio ni al rencor.

El poblado de Atoyac, verde, con una majestuosa Iglesia al fondo espera al candidato, cuyas raíces maternas son sureñas y él lo presume, se identifica, come más guamúchiles, llama a la militancia tricolor a no confiarse, a cuidar cada voto el 1 de julio y advierte que México no merece ser “el gran panteón” en que lo convirtió Calderón en este sexenio.

Salida rápida de Atoyac, de sus casas de adobe centenario, de la verde vegetación, de los árboles de granadas a punto de reventar. Más compromisos en Guadalajara. “Terminamos el recorrido por la perla de Jalisco”, suspira el candidato mientras conduce de regreso a la capital.

En ya dos meses de campaña electoral Arturo Zamora Jiménez se ha reencontrado con los miles de jaliscienses que hace seis años votaron por él, durante su campaña a gobernador de Jalisco. Tiene recorrido ya más del 80 por ciento del territorio de Jalisco.

Check Also

PAN Contra Caudillismo y Oportunismo Político

El Partido Acción Nacional en Jalisco conmemoró 77 años de su fundación, con la entrega …

Mentiras del Informe Tlaquepaquense

Compras por más de 50 millones de pesos autorizado de manera personal por la alcaldesa …

Anarquía y Vialidad en Guadalajara

Por Carlos OROZCO SANTILLÁN La semana pasada, por mi conducto, el Consejo Directivo del Colegio …

Queja de Trabajadoras Sociales Vs. Fiscal

Las trabajadoras sociales de Jalisco consideraron inadmisible que el encargado de la seguridad en Jalisco …

Aristóteles da Espaldarazo a Lemus en Zapopan

Jalisco se posiciona con mayor empleo, crecimiento económico, nuevas inversiones, aumentando exportaciones y en el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *