Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / ¿Y los Diputados, Apá?

¿Y los Diputados, Apá?

Por Luis Alberto ALCARAZ

Como ya es tradición, Puerto Vallarta cuenta con una excelente dotación de diputados, al menos en la cantidad, porque en la calidad no hay mucho qué presumir. Como diputado local tenemos a Ramón Guerrero Martínez, el famoso Mochilas, quien orgullosamente ganó su curul por las vías de mayoría y plurinominal, así que nadie le puede regatear sus méritos para despachar en el Congreso de Jalisco.

En cuando al Congreso Federal, Puerto Vallarta y el 05 distrito están representados por dos diputados, el de mayoría Luis Munguía, quien de manera sorpresiva derrotó al priista Gustavo González Villaseñor, y el priista Rafael Yerena Zambrano, quien llegó a la curul gracias a las cuotas de poder que le corresponden a la CTM.

Podríamos revisar las estadísticas oficiales y ciudadanas para concluir lo que es del dominio de todos: de los tres diputados no se hace uno, los tres son verdaderamente intrascendentes y pasarán a la historia como uno más de tantos levantadedos que han desfilado por el Congreso de la Unión.

De Rafael Yerena no hay mucho qué decir, ya lo conocemos gracias a su carrera de más de 30 años en la política de buen nivel. Su prioridad es la CTM y seguramente lucha por defender los intereses de sus agremiados, por desgracia el grueso de los habitantes del 05 distrito no formamos parte de la CTM.

El principal problema de don Rafa es su exceso de chamba, porque al mismo tiempo es líder de la CTM Vallarta y de la CTM Jalisco, responsabilidades que por sí solas reclaman la mayor parte de su tiempo. Por lo mismo es de esperarse que su rendimiento como diputado sea poco menos que cero.

Su momento más importante lo vimos cuando promovió una ley para la paz en México. Mientras el país requiere acciones urgentes de todo tipo nuestro diputado federal se entretiene promoviendo la paz y la armonía de todos los mexicanos.

No es novedosa su actitud, como senador de la república tampoco hizo algo que valiera la pena, como tampoco lo hizo la vallartense Eva Contreras cuando también se desempeñó como senadora por varios años. Es la naturaleza la que los iguala, o El Principio de Peter que define sus limitaciones y no hay forma de que vayan más allá.

En cuanto al diputado federal de mayoría Luis Munguía, su mediocridad es proporcional a su ambición política. Sin el perfil mínimo para ser un buen legislador, el joven Munguía está dedicado de tiempo completo a su precampaña por la alcaldía de Puerto Vallarta, para lo cual dedica todo su tiempo y esfuerzo a fortalecer su estructura política con miras a las elecciones del 2018.

En cuanto a sus logros como legislador no hay nada qué decir, tristemente nada, está completamente hueco, pero su carisma lo mantiene a flote sumando más adeptos en todo el municipio y a lo largo y ancho del 05 distrito, lo cual es un claro indicio de que su Plan B, en caso de que le falle la alcaldía, será buscar su reelección como diputado, o en el peor de los casos un enroque con El Mochilas en la diputación local.

Y hablando del Mochilas, su ausencia es total en el municipio. Si acaso vine a Puerto Vallarta debe hacerlo de madrugada o enfundado en una botarga del Doctor Simi, porque desde el día de su elección no se le ha vuelto a ver en el municipio, lo cual fortalece el rumor de que está peleado con el grupo de Arturo Dávalos y ya tiene un pie fuera del MC.

Lo terriblemente malo de todo esto es que a pesar de sus nulos resultados como legisladores estos tres señoritos siguen siendo grandes protagonistas políticos al interior de sus respectivos partidos. Don Rafael Yerena es al día de hoy el poder más influyente en el PRI Vallarta, como lo ha sido en los últimos 20 años. Es una lástima que ese poder no sirva para generar beneficios en favor de la mayoría de los vallartenses.

Por su parte El Mochilas y Luis Munguía también representan contrapesos al interior del MC y el día que decidan marcharse seguramente partirán por la mitad esa franquicia. No hay que olvidar que el MC no era nada en Vallarta hasta antes del 2012, cuando a base de Mochivales el Mochilas lo convirtió en la primera fuerza política del municipio.

El desempeño de estos políticos lo único que genera en Puerto Vallarta es un desencanto mayor hacia la clase política y hacia el gobierno en general, lo que hace que el ciudadano común cada vez se interese menos en ejercer sus derechos políticos. No es gratuito que en las elecciones del 2015 solamente el 44.35 % de los vallartenses empadronados decidió acudir a las urnas, permitiendo el retorno del abstencionismo a niveles similares a los del siglo pasado.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *