Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Un día de Suerte

Un día de Suerte

Luis Alberto ALCARAZ/www.noticiasvallarta.com

El jueves de la semana pasada fue un día de mucha suerte para este servidor. Y es que con diferencia de unas cuantas horas recibí dos llamadas a mi celular en las que se me informaba haber ganado dos regalos debido al buen historial en el uso de mi tarjeta de crédito.

La primera llamada la recibí de un número privado, algo extremadamente raro si recordamos que en México ya no existen los números privados, o al menos eso es lo que presume la autoridad. Tras verificar mi identidad la telefonista me informó que me había ganado un Ipod y que para recogerlo debería pasar a recogerlo al hotel Marriot de Puerto Vallarta mañana jueves.

Para ello debería llevar una identificación, comprobante de domicilio, esposa en caso de estar casado y, por supuesto, mi tarjeta de crédito. La segunda llamada me informó que me había ganado mil pesos y una cortesía en hospedaje para cualquier destino turístico de playa del país, para recogerla debía pasar el sábado pasado a un hotel de la zona hotelera con mis documentos en mano.

La oferta en principio parece ser muy atractiva, después de todo quién te regala algo en estos tiempos. El hecho de que a mi esposa también le llamaran para informarle que se había ganado su cortesía en un destino de playa hizo mayor el interés por acudir a recoger el premio, es fácil imaginar las vacaciones de ensueño que podríamos tener en Cancún o Cozumel si juntamos las dos cortesías.

Por desgracia se trata de una de las estafas más recurrentes en nuestro país, pues tales regalos son en realidad un gancho para convencerte de comprar un tiempo compartido. Es verdad que en el proceso nadie te pone una pistola en la cabeza para obligarte a firmar un contrato, sin embargo los expertos de esa industria son especialistas en venderte algo que no quieres comprar.

El chiste es tenerte sentadito frente a ellos, con tu plástico en la mano listo para hacerte caer. De lo demás se encargan ellos, los genios del cocoguash, esos que son capaces de venderle chiles a Clemente Jacques.

La pregunta obligada es una: ¿quién chingados se encarga de hacer públicos datos tan confidenciales como nuestro teléfono y nuestro historial crediticio? ¿Cómo demonios son capaces de conocer a la perfección nuestra capacidad de endeudamiento y nuestro historial crediticio?

En este caso estamos hablando de empresas dedicadas a la venta de tiempo compartido, pero igual podría tratarse de estafadores o extorsionadores que igualmente encontraron la forma de hacerse de un padrón con la identidad y datos claves de millones de mexicanos.

Lo anterior sirve para evidenciar el tamaño de la estupidez cometida por el Partido Movimiento Ciudadano al permitir la divulgación del padrón electoral de México, cuya copia estuvo a la venta durante varios días en el portal de la empresa Amazon.

En un mundo gobernado por políticos y funcionarios dedicados las 24 horas del día a corromperse y enriquecerse a costillas del erario, parece no haber nadie interesado en salvaguardar la información confidencial de todos los mexicanos.

El problema viene desde los mismos bancos, en los que más tarda uno en entregarles una solicitud de crédito que ellos en vender la base de datos a una empresa sin la menor consideración. En un moderno Big Brother ellos saben quiénes somos, dónde vivimos, cuánto ganamos y cuánto podemos gastar. Sólo nos resta rezar para que esta información no caiga en manos de grupos criminales.

En cuanto a la estupidez de Movimiento Ciudadano al permitir la comercialización internacional de nuestro padrón electoral, por lo menos algo bueno ha quedado, ya que a partir de ahora el INE ha decidido aplicar protocolos más estrictos a la hora de que los partidos consulten el listado nominal.

Pero no deja de ser ofensiva esa facilidad con la que grupos particulares, mayoritariamente comerciales, invaden nuestra privacidad de manera cotidiana con todo tipo de ofrecimientos, como el que acabo de recibir para obtener una tarjeta de crédito del banco Invex asociada con Volaris, banco que hasta el día de hoy no sabía que existía.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *