Home / Colaboradores / José María Pulido / Tomás Figueroa, al Filo de las Urnas

Tomás Figueroa, al Filo de las Urnas

Su trabajo profesional ha corrido paralelamente a la función electoral y ahora camina en el filo de la navaja por lo que consideró, en su propuesta, un avance cuando propuso implementar en Jalisco la urna electrónica.

Como tal, sabe que uno de los principios rectores de la función electoral es la certeza, que en estos días varios diputados han puesto en duda por los resultados que arrojaron los simulacros para afinar su puesta en funcionamiento. 

“Espero el exhorto”, dice en respuesta a las críticas y dudas de los diferentes partidos.

En 1994, Tomás Figueroa comenzó a trabajar como coordinador distrital en el Instituto Federal Electoral y desde entonces no ha parado. Pasó al entonces Consejo Electoral del Estado de Jalisco en el 94-95, regresó al IFE en el 97 como coordinador de técnicos de organización electoral del distrito 12.

Fue consejero electoral de la junta distrital 17, en 99-2000, y los dos siguientes años director de organización en el Consejo Electoral del Estado.

De director salió en el año 2002, por pérdida de confianza del PRI, pero regresó como consejero en el año 2005 y el Congreso del Estado lo nombró presidente del organismo desde hace dos años. Fue entonces que propuso el uso de la urna electrónica que ahora recibe el rechazo de los diputados locales porque en sus primeros tres simulacros han detectado fallas.

A pequeña escala, utilizada en dos municipios, dio resultados y eso provocó que echaran las campanas a vuelo.

En el camino incluso adelantaron a Coahuila y al Distrito Federal, cuyos organismos fueron pioneros en el tema durante muchos años.

A pesar de ello, los consejeros electorales Nauhcatzin Bravo Aguilar y Juan Alcalá habían mostrado sus reservas al respecto.

Pero desde el 29 de abril del presente año, cuando se realizó el primer simulacro, encendieron las luces rojas, pero desde la asignación de los aparatos se han venido conjuntando una serie de factores porque no se entregaron a tiempo, como se comprometió el proveedor.

En la propuesta contó con el apoyo del gobernador del estado, Emilio González Márquez, y se pensó inicialmente instalarla en todo el Estado, pero el retraso los llevó a seleccionar sólo dos distritos, el uno y el 17, además del municipio de Gómez Farías, donde ya se usó el proceso extraordinario.

Al tercer simulacro, realizado la semana pasada, asistió la presidenta de la Comisión de Asuntos Electorales, Ana Bertha Guzmán Alatorre, quien exhortó para pedir al Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco (IEPCJ) que se fije el cuarto simulacro como plazo para que los aparatos funcionen plenamente.

De no ser así, pide, que se recurra al procedimiento a la antigüita, al papel.

En su postura coincidieron también los diputados Raúl Vargas López, del PRD; José María Martínez, del PAN; y Mariana Fernández, del PRI.

Tomás Figueroa, tranquilo, asegura que preparar la elección en papel en esos dos distritos, le lleva siete días, que es lo que tardan en entregar la papelería, por eso esperará, confiado, a que se realicen los cinco simulacros y que el pleno del Instituto tenga más elementos para decidir.

El llamado es a que se deje de lado la urna electrónica y los casi 37 millones de pesos que se han gastado hasta el momento.

La legisladora del PRI-PANAL visitó varias casillas en las que detectó fallas como el hecho de que los testigos caen en el depósito transparente con la impresión hacia arriba, con lo que se pierde la secrecía del voto, establecida en el artículo 41 de la Constitución.

“La secrecía del voto no se viola”, dice Víctor Hugo Bernal, porque no se sabe de quién es el voto emitido, pero también eso se corregirá al 100 por ciento y subraya que para eso son los simulacros.

Previamente se habían detectado también fallas en el suministro de energía eléctrica que ocasionaba se apagones en las pantallas, riesgo que no se puede correr durante la jornada electoral, así como en la transmisión de datos.

A ello, Tomás Figueroa asegura que eso no es atribuible a las máquinas receptoras, sino a una falta de cobertura de la telefonía celular.

“En todos los casos la urna podía transmitir, lo que no se podía era en los lugares donde estaban instaladas las casillas porque no existía la cobertura y no se transmitió en el 20 por ciento de las mil 167 urnas desplegadas”, justificó.

De contar con zonas sin cobertura se informará e involucrará a los partidos cada uno de los pasos para transmitir los datos y puedan contabilizarse.

“También hubo casos en que la impresión de los testigos se trabó y fue necesario reiniciar la urna electrónica o incluso agotar todo el rollo de papel con votos ficticios, para poder colocar uno nuevo”, dice Ana Bertha Guzmán.

Figueroa Padilla descartó por completo el riesgo del “embarazo” de urnas y dijo que los problemas en la caída de los testigos de votos deberán ser solventados por el proveedor sin cargo al instituto”.

El primer simulacro se llevó a cabo el 25 de marzo y, según declaraciones hechas por el presidente del IEPCJ, Tomás Figueroa Padilla, 40 por ciento de las urnas no pudo transmitir datos, cantidad que se redujo a 20 por ciento en el tercer simulacro.

El próximo simulacro está programado para 27 de mayo y de habría uno más el 17 de junio, si los diputados no logran convencer al resto de los consejeros.

Las dudas de los diputados las comparten al interior del Instituto Electoral algunos consejeros, como Nauhcatzin Bravo, quien advierte que de encontrar problemas durante el cuatro simulacro “correríamos un riesgo innecesario, no sólo en la operación y la responsabilidad del IEPCJ de organizar la elección, sino en el impacto que tendría a escala nacional, en cuanto a la implementación de esos sistemas y la certidumbre que darían a los procesos electorales a lo largo y ancho del país”.

También él piensa que con los resultados del 17 de junio debe tomarse una decisión “porque desde mi punto de vista no tendríamos el tiempo necesario para pensar en un quinto simulacro si en el cuarto tenemos las mismas deficiencias e irregularidades de los últimos tres”.

Nauhcatzin Bravo acepta que se tiene encendidos los focos amarillos… y los rojos también.

La diputada Guzmán Alatorre observa otras anomalías como el hecho de que los ciudadanos no pueden escribir el nombre de candidatos no registrados porque las máquinas sólo ofrecen la opción de otros alerta sobre lo que algunos expertos en informática señalan como riesgo de que sean hackeadas el día de la elección.

La urna ofrece la ventaja de conocer al posible ganador el mismo día de la jornada, el presidente del instituto deberá evaluar si esa razón es suficiente para continuar adelante con la idea, enfrenta a los diputados o proponer al pleno que se pidan las fianzas si las fallas son atribuibles a la empresa proveedora.

Tomás Figueroa cursó la licenciatura en Derecho del 92 al 96, en la Universidad de Guadalajara. Como abogado sabe que la legalidad debe imperar, aunque su función sea eminentemente administrativa al frente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana.

Con su experiencia en la función electoral requiere la certeza para seguir adelante, o enfrentará los diputados y posteriormente asumir las consecuencias de quien lo nombró para este cargo en el año 2000.

El tiempo, porque también existen plazos fatales, no juega a su favor.

Check Also

Las Alternativas de Trump y Clinton

El Partido Republicano está quebrado en dos facciones, la que apoya a Donald Trump (blancos …

El Abuso de Poder

Poco ayudan, en la necesidad de alcanzar acuerdos políticos, amagar con la fuerza, como ocurrió …

El Desgaste de PMC en los Números del PAN

En los sondeos del Partido Acción Nacional, que la semana pasada les trajo como regalo …

Aporta SEDIS Recursos Para Beneficiarias del IJAS

Generar un acompañamiento y brindar una mejor atención al Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) …

Nada Novedosa la Ideología de Trump

“Aunque en décadas recientes exhibir una ideología nativista se ha vuelto incorrecto políticamente y se …