Todos Felices

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA

Al señor diputado don Miguel Castro Reynoso, quien se ha caracterizado por querer darle al cargo de diputado un cierto rasgo de dignidad, lo que es cuando menos un intento muy difícil de lograr, ya que las encuestas de opinión estiman la credibilidad de nuestro padres conscriptos dentro del nivel más bajo que culturalmente podemos aceptar.

Si fuéramos veraces quedarían bastante peor, pero aún así son los peores calificados, incluso creo que peor calificado que las bandas de la delincuencia organizada: personalmente considero que no coincido con la referida clasificación, ya que yo considero que las peores entidades gubernamentales, lo que ya es mucho decir, son Medio ambiente de Guadalajara, DEPREDADORES por sus siglas en turquestano, y sin duda la mayor desgracia que este sufrido país ha padecido en toda su historia lo serían los denominados pillos de clase mundial de la CFE, pero ésta última clasificación es mía.

El problema es que los diputados creen que su chamba es hacer leyes y lo siento, no es así, su chamba es vigilar que los recursos públicos se apliquen conforme a la ley y las leyes son no el fin de su trabajo, sino un instrumento para que su vigilancia sea efectuada adecuadamente. No están para decirnos cómo debemos vivir, qué hacer o cómo debemos comportarnos, ni siquiera cómo nos van a proteger con ocurrencias, ni preocuparse por problemas tales como los embarazos causados por alienígenas ni temas semejantes.

Pues el referido representante ha propuesto para calificar al cuerpo a que pertenece uno de los sistemas más complicados que ningún ser humano, excepto un diputado haya podido concebir y que aunque pudiera llevarse a cabo sería de muy dudosos efectos. Si el nuestro fuera un sistema democrático las elecciones serían un sistema de verificación, pero no lo somos y estamos muy lejos de serlo así que tendremos que buscar otro sistema.

No sé si usted haya calculado lo que nos cuesta como contribuyentes tener un cuerpo legislativo, pues presupuestado en el presupuesto de egresos para 2014, que es menor que el presupuesto real, por aquello de las aportaciones especiales es de 912 millones 210 mil 20 pesos, que dividido entre 39 diputados nos da un costo de 23 millones 390 mil pesos por diputado, lo que son casi 10 millones más de lo que nos cuesta un diputado Federal, lo que tenemos que reconocer no está nada mal.

Para adicionar la estructura del diputadometro me permito propone si lo desean una adición para que la valuación sea totalmente justa y fácilmente comprobable por el infelizaje que formamos el glorioso infelizaje. Así, si tomamos en cuenta que cada minuto de diputado nos cuesta 44.50 propongo no que nuestros amados legisladores dejen de gozar el dinero público, eso sería terrible ya que quitarles el hueso sería una pena inusitada y trascendental prohibidas por nuestra carta máxima, no eso no, que sigan gozando de su estipendio pero en consideración a la raza pelona se le descuente de su raya dicha cantidad por cada minuto en el que proponga cualquier iniciativa, punto de acuerdo, exhorto, comparecencia, que gocen su lana pero nos dejen el paz.

Check Also

¿Para qué Escribir?

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Me puse a considerar cuál es la causa por la que …

‘La Unidad Popular’

Por Carlos ENRIGUE Yo siempre he creído que los mexicanos no necesitamos que nadie nos …

La Manzana de la Discordia

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA No lo digo por el director de Conade y amigo del …

Las Gestas de Gloria

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Mienten miserablemente quienes -fuera del congreso porque ahí es la casa …

Me he Estado Acordando

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Tradicionalmente los jacobinos han establecido que el sacramento de la confesión …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *