Home / Colaboradores / José María Pulido / Tienen la Cancha Libre, les Dice Zamora

Tienen la Cancha Libre, les Dice Zamora

Los elogios que recibió el Secretario General de Gobierno durante el foro para la Reforma Energética realizado en el Instituto Cabañas fueron premonitorios o sus compañeros senadores ya sabían que Arturo Zamora Jiménez pediría licencia al cargo de “02” en Jalisco para volver a su trabajo de legislador en cuanto inicie el próximo periodo extraordinario de sesiones.

Luego de saludar a los senadores, el presidente de la Comisión de Energía, David Penchyna, hizo un alto para felicitar especialmente a Arturo Zamora, a quien le dijo: “nada más no me pida su cheque porque lo está cobrando la senadora Verónica Martínez”.

Y a partir de ahí, el rumor que lo ha acompañado desde hace meses cobró fuerza el martes al mediodía; el miércoles el gobernador Aristóteles Sandoval, durante una gira por Arandas, no descartó “la posibilidad que de acuerdo a la reconfiguración y, sobre todo en estos momentos, de que podamos tener mayor presencia en la Ciudad de México. Vienen cambios importantes y bueno el Gobernador viaja dos o tres veces a la Ciudad de México entonces se están valorando algunas alternativas”.

De paso, con la afirmación, el gobernador arrasó a los diputados federales y a los dos senadores también de extracción priísta que no han dejado de buscar apoyos para Jalisco.

El argumento se combinó además con una supuesta necesidad de que se requiere su experiencia en el senado para sacar adelante las leyes secundarias de la reforma energética. Nada más alejado de la verdad si se toma en cuenta que lo que viene sólo requiere de una mayoría simple porque el momento de las mayorías calificadas (dos terceras partes) ya pasó en el periodo ordinario.

 

Finalmente, el jueves Arturo Zamora se despidió en Casa Jalisco tras una reunión con los integrantes del gabinete, los delegados federales y directores de organismos públicos descentralizados.

En el contexto, pocos recuerdan que un relevo en el gabinete haya causado tanto revuelo y tantos comentarios en los corrillos políticos, ya sean por la salida como por el posible sucesor de Arturo Zamora.

En su carta de despedida, el Secretario General de Gobierno asegura que “desde el Senado trabajaré para que Jalisco tenga mayor capacidad de gestión ante la federación para poder cumplir con el plan estatal de desarrollo”.

Además de fijar como fecha el inicio del periodo extraordinario de sesiones, escribió que “como Secretario General he cumplido con la meta de mantener un equilibrio de los poderes del Estado y buena relación con los todos los actores sociopolíticos. Logramos construir muchos acuerdos que se han convertido en leyes y disposiciones que rigen el Estado.

“La Secretaría General de Gobierno ha abonado a un ambiente que permite la colaboración entre Estado y Sociedad Civil para alcanzar el proyecto estatal.

“Las puertas de la SGG siempre han estado abiertas, lo que me permitió conocer de primera mano los problemas, necesidades y propuestas de los jaliscienses que buscaron un acercamiento. Esto nos permitió atender a 12 mil 692 ciudadanos.

Antepuso su lealtad con el gobernador Aristóteles Sandoval y solicitó “una auditoría a la Secretaría General de Gobierno para dejar las cuentas y resultados con absoluta transparencia, salgo por la puerta de enfrente”.

Tanto las declaraciones del Gobernador como el Secretario merecen el calificativo de salida tersa, para poner fin a lo que desde el principio de consideró una imposición del centro para lograr el equilibrio entre la juventud que impera en el gabinete y la experiencia de un político que supo utilizar la mano izquierda en los primeros 15 meses de la administración priísta.

Muchas son las lecturas que pueden darse con la salida de Arturo Zamora, la coincidencia entre la mayoría del círculo rojo es que de su boca no se sabrán los motivos reales, pero apuntar a que no fueron pocos los roces con otros integrantes del gabinete debe ser tomado en cuenta.

Y CUANDO DESPERTÓ, EL RUMOR SEGUÍA AHÍ

Hace 15 meses, la incursión de Arturo Zamora como Secretario General de Gobierno fue la sorpresa del gabinete porque provocó muchos reacomodos desde antes de tomar posesión como tal.

Se dijo que era una imposición del Gobierno Federal ante la falta de experiencia de muchos de los integrantes y la versión contraria fue que el gobernador electo lo había convencido porque Arturo Zamora estaba cómodo en el Senado de la República.

Lo cierto que su llegada causó molestia en más de dos integrantes del gabinete y desde su incorporación el rumor común era que no terminaría la administración por dos motivos. 1. A la mitad del camino buscaría un cargo de elección popular, concretamente la candidatura a la alcaldía de Guadalajara o a la de Zapopan.

De ser así, no creció lo suficiente, a pesar de que al momento de su partida era el hombre mejor posicionado en las preferencias electorales, por lo que deberá esperar al regreso en busca por la gubernatura en el 2018.

2. La otra posibilidad era regresar al Senado donde todavía le quedan cuatro años más en el encargo para el que fue electo, como ocurre, gracias a la cercanía que logró con el coordinador de la bancada priísta, Emilio Gamboa Patrón, una vez cubierta la encomienda.

La salida de Zamora, como último en llegar pero primero en irse, “va a permitir que muchos compañeros de partido y de otros partidos y muchas personas tengan una vía más libre para el cumplimiento de sus anhelos. Yo, de momento, lo digo con toda claridad, el único interés que tengo es que le vaya bien a Jalisco en donde yo esté”, le dijo a Jaime Barrera, en entrevista para Milenio apenas concluida la despedida en Casa Jalisco.

A Jaime Barrera le dijo también que cumplió con la labor que le encomendó el Gobernador, “el equilibrio político ahí está, mantener la paz social también está; conflictos no los hay, no hay conflictos graves, irresolubles; buscar que todo lo que se diera a partir de las reformas del Presidente de México se secundaran aquí, como se hizo con la Energética, con la de Educación, con la Laboral, etcétera y entre otras cosas, mantener una eficaz comunicación con el Gobierno Federal, con los gobiernos municipales, con los otros poderes del Estado, con los partidos políticos y entendemos que prácticamente se cumplió con el compromiso, se cumplió con la meta a cabalidad.

LUZ

Apenas nueve días después de iniciada la administración, como secretario General de Gobierno, Arturo Zamora, tuvo que dar su primera rueda de prensa emergente luego de que fuera asesinado el secretario de Turismo, José de Jesús Gallegos Álvarez, en el cruce de la avenida Acueducto y Patria.

El caso, cuando todavía la responsabilidad recaía en la secretaría General porque faltaban pocos días para modificar las leyes necesarias para que el Fiscal General se hiciera cargo de toda la cartera de seguridad, el caso fue esclarecido.

En una declaración ante la prensa tras los hechos en la que no aceptó preguntas, el secretario de Gobierno de Jalisco, Arturo Zamora, confirmó el homicidio y dijo que en el ataque “se utilizó un arma de fuego calibre 9 milímetros” pero no “armas largas” habituales en las acciones del crimen organizado.

SOMBRA

Una de las encomiendas para el Secretario General fue el Pacto por Jalisco, sobre el que el 25 de junio del año pasado Zamora Jiménez declararía que las negociaciones estaban en pausa, pues han decidido darle prioridad a los asuntos cotidianos.

Descartó en ese momento que se tratara de un fracaso porque “no puedo decir que hay un fracaso en algo que no existe y que nunca ha existido, lo que sí se ha venido trabajando (…) es la posibilidad de generar un gran acuerdo donde se plantea la participación de diferentes actores, no sólo de partidos políticos, sino de los poderes del Estado. En tanto ese acuerdo no se concrete, el Estado no se puede detener”.

No hubo pacto y el estado tampoco se detuvo.

Otro momento difícil fue una manifestación de maestro el 3 de septiembre, cuando alrededor de cincuenta maestros lo rodearon y otros más le gritaban que se fuera. Ante esto, el secretario se devolvió a Palacio de Gobierno.

Los acuerdos con los maestros se alcanzaron en la mesa y se despresurizó el movimiento gracias a la mano tersa de Zamora.

LOS SALDOS

La incorporación de Arturo Zamora Jiménez permitió arropar a mucha de su gente cercana: promovió las reformas a la ley para crear la Fiscalía General, en lo que se dio por llamar la “Ley Nájera”, porque estaba hecha a la medida de Luis Carlos Nájera Gutiérrez.

“Las modificaciones a la ley no parecieron acotar el poder de la Secretaría General de Gobierno, pero sí ayudaron en los temas escabrosos, por ejemplo, cuando se detuvo a Jorge Sánchez, ex titular de IPROVIPE para soltarlo casi de inmediato Zamora Jiménez”, señaló que la Secretaría General de Gobierno dejó de tener opinión al interior de la Fiscalía General, de ahí que esos temas “responden a ellos, yo no tengo ninguna opinión”.

Además, entre otros personales que fueron colocados, aunque no en las posiciones inicialmente pensadas, fueron nombrados como Maricelca Gómez Cobos como fiscal de Reinserción Social, y la procuradora social, Felícitas Velázquez.

De rebote, en el Senado su suplente ha sido siempre una persona cercana, Verónica Martínez, quien regresará a Jalisco.

 

Check Also

Las Alternativas de Trump y Clinton

El Partido Republicano está quebrado en dos facciones, la que apoya a Donald Trump (blancos …

El Abuso de Poder

Poco ayudan, en la necesidad de alcanzar acuerdos políticos, amagar con la fuerza, como ocurrió …

El Desgaste de PMC en los Números del PAN

En los sondeos del Partido Acción Nacional, que la semana pasada les trajo como regalo …

Aporta SEDIS Recursos Para Beneficiarias del IJAS

Generar un acompañamiento y brindar una mejor atención al Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) …

Nada Novedosa la Ideología de Trump

“Aunque en décadas recientes exhibir una ideología nativista se ha vuelto incorrecto políticamente y se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *