Home / Colaboradores / Juan Cabello / Sobre el Transporte Público

Sobre el Transporte Público

Por Juan CABELLO

Según un estudio de la Alianza de Camioneros, la sobreposición de rutas y la sobreoferta del servicio en algunas zonas, generan las carreras a altas velocidades que favorecen los accidentes, reza el periódico “La Crónica de Jalisco”, señala que el estudio de manera concluyente que el actual sistema para remunerar a los choferes influye de manera contundente en todo lo malo que tiene el actual servicio de transporte público, sin menoscabo de la falta de mantenimiento de las unidades.

El estudio también indica como factores secundarios el exceso de parque vehicular, la deficiente señalización, tanto para circular como para delimitar las zonas de ascenso y descenso de los pasajeros, las condiciones físicas del pavimento en algunas vialidades y la deficiente vigilancia en la prestación del servicio.

La situación imperante me obliga a sonreír ligeramente, no era necesario hacer el estudio, ya se sabía que los choferes se pelean el pan nuestro de cada día subiendo incontables pasajeros a la unidad, sin importar el trato que se le daba a los usuarios, nuestros gobernantes deberían subirse a los camiones sin reflectores, ni cámaras que los retraten subiéndose a ellas, deberían subirse de incógnito para que puedan sufrir los cotidianos martirios que los usuarios comunes y corrientes, padecen de manera sistemática día a día.

No se necesita ser genio para descubrir que los camiones circulan llenos de pasajeros que no solo van parados sino que van colgados en los escalones de las puertas, arriesgando el físico y generando una oportunidad de hacer su agosto a los amantes de lo ajeno, sin dejar de lado a los que se repegan de manera tal que contagian su erotismo y que conste que no importa el sexo de quien lo reciba ni de quien lo proporcione (pues antes eran hombres sobre las mujeres, pero hoy ya no es así), también a bordo de las unidades se perciben toda una variedad de fétidos olores, de múltiples fragancias que en revoltura dejan un aroma dulzón desagradable, se pierde el respeto a algo tan personal como lo es el espacio vital de cada quien, es más, cuando uno se sube al camión tiene que dejar abajo su dignidad.

Lo que falta para resolver el problema del transporte en la zona metropolitana de Guadalajara es voluntad y visión de empresa a largo tiempo, aunado a lo propuesto ya por las autoridades es el pago del sueldo fijo y compensación por puntualidad, calidad en el servicio, atención a los usuarios y respeto a la norma vial.

Puntualidad para llegar a las “paradas” y permanecer pacientemente detenido en ella por el tiempo estipulado en la ruta (esto significa que el camión se deberá detener en todas las paradas y permanecer en cada una de ellas por un tiempo determinado (dos minutos), que permitirá saber a los usuarios que el camión estará ahí en un determinado horario.

Calidad en el servicio, para conseguirla no es necesario hacer grandes modificaciones, es más bien cambio de actitudes tales como que el chofer ya no cobre, es más que ya no se reciba pago en efectivo, que todo sea a través de boleto pre pagado, pero como en otros países un boleto o tarjeta de determinado precio (y color) que te permitirá usar el transporte que quieras y necesites por un periodo de 24 horas, otra que te permita usar el transporte por 7 días (las veces que sean necesarias) y la última de 30 días con el mismo sentido que las anteriores, las cuales se mostrarán al chofer y éste te dejará subir a la unidad.

Dichos boletos o tarjetas deberán ser cambiadas en los centros de canje (los cuales tienen que ser muchos más de los que hay hoy en día para los transvales y los bienevales) y los choferes no tienen por qué saber quién pagó menos o quién no pagó, basta con que vea la tarjeta para permitir el acceso (en todas las unidades de transporte, llámese trolebús, minibús, macrobús o tren ligero).

La atención a los usuarios deberá ser excelente, los choferes únicamente se detendrán en donde tengan autorizado, no se permitirá que persona alguna viaje de pie, y deberán mostrar diligencia en su trato.

Será fundamental el respeto a la norma, deberá existir un reglamento que esté fijado en cada parada que permita a los usuarios saber a qué tienen derecho y a qué está obligado el transporte.

No se trata de descerebrarse, se trata de apoyar en la planificación de un proyecto de transporte para una ciudad de primer mundo, de aportar granitos de arena a la mega obra, saber que puedes opinar, saber que te escuchan.

Check Also

El PRI y las Razones de su Próxima Derrota

Por Juan CABELLO Conocer las razones por las que las personas militan en un partido …

El Fuero, el Desafuero y Otras Payasadas

Por: Juan CABELLO El circo no está instalado, es más, ni siquiera se ha anunciado …

Ellas Contra Ellos

Por Juan CABELLO Desde hace años, la mujer ha sostenido una lucha incesante por adquirir …

La Fuerza de uno

Por Juan CABELLO En los estados unidos se vive bien, se gana en dólares pero …

La Corrupción, un Asunto Inequitativo

Por Juan CABELLO La rendición de cuentas es un gran avance en la lucha anticorrupción, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *