Home / Colaboradores / Carlos Enrigue Zuloaga / Sigue de Amor la Llama

Sigue de Amor la Llama

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA

Nada ha impedido que nuestros amados padres conscriptos que sin escamotear esfuerzo posible se han dedicado a aprobar todo género de leyes con lo que se confirma mi tesis de que nuestros mujeres y hombres públicos no son flojos, por el contrario son muy, pero muy trabajadores, lo que insisto es que no se puede saber en beneficio de quien se hacen tan heroicos quehaceres .

Me preocupa particularmente que todos los cambios, en uno u otro sentido, prometan grandes beneficios o grandes desgracias, pero nunca cercanas, siempre serán visibles tras muchos años pero tenemos la duda de si no podríamos tener un adelantito.

Ahora que los miembros del glorioso infelizaje no sabemos si correr o quedarnos quietos y esto es porque en estos arreglos legislativos no hay puntos intermedios o sea se acusa a los de los otros grupos políticos de ser unos canallas desgraciados, ruines, despreciables, bribones, rastreros, mezquinos, viles infames, vende patrias, hampones, sinvergüenzas , vociferamentativos e hijos del siete de espadas en tanto que cada grupo se autodenomina como patriotas, honestos, devotos, pundonoroso, bien nacidos, magnánimos generosos y puede que sean todo eso y más, lo que nunca he escuchado que siquiera que una minoría de cualquiera de ambos grupos sepa algo de finanzas, ni de cuestiones tributarias, de seguridad financiera –como prueba si usted ha estado con uno de los enviados de la UIF a explicar lo del lavado de dinero- verá como los funcionarios están tan dudosos de la aplicación de la ley como los demás sujetos.

Si usted hace un análisis de las reformas impositivas llegara a la conclusión que se trata de un mega aumento de impuestos que no creo haga ni remotamente más justo el pago de contribuciones, vamos, ni siquiera nuevos contribuyentes.

Y porque no hablar de que, prácticamente ninguno de ellos sabe nada de sistemas de seguridad ni combate a la delincuencia en sus versiones de delincuencia organizada o desorganizada y si hubiera alguno que lo supiera habría que preguntarnos por qué la sensación de seguridad tan solo aparece en las pomposas declaraciones oficiales y no en la realidad.

Y qué decir de la reforma energética, habremos de preguntarnos cuantos diputados o senadores tendrán alguna idea, siquiera lejana de que en qué fregados es la energía, algunos que hayan sido suertudos en negociar con PEMEX o con los pillos de clase mundial de la CFE, habrán ganado harta lana pero de ahí energía hay mucha distancia.

Los que atacan el fenómeno por considerarlo antipatriótico no parecen tener idea y se refugian en lugares comunes defendiendo su pureza, pero lo peor es que los que defienden la modificación tampoco parecen tener idea, aunque por fortuna afirman que los primeros resultados se verán dentro de unos siete años o sea cuando ya estemos cantando aquella de “te acuerdas lo que prometiste”.

Espero que tengan suerte los que lograron los cambios aunque ya sabemos que del gobierno pueden esperarse pocas cosas buenas y tal vez nuestra última esperanza sea acogernos bajo el manto de Santa María de Guadalupe.

Check Also

¿Para qué Escribir?

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Me puse a considerar cuál es la causa por la que …

‘La Unidad Popular’

Por Carlos ENRIGUE Yo siempre he creído que los mexicanos no necesitamos que nadie nos …

La Manzana de la Discordia

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA No lo digo por el director de Conade y amigo del …

Las Gestas de Gloria

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Mienten miserablemente quienes -fuera del congreso porque ahí es la casa …

Me he Estado Acordando

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Tradicionalmente los jacobinos han establecido que el sacramento de la confesión …