Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Rodolfo González Macías, In Memoriam

Rodolfo González Macías, In Memoriam

Luis Alberto ALCARAZ/www.noticiasvallarta.com

Lo conocí en octubre de 1989, cuando el rumor de su inminente nombramiento como director del Seapal Vallarta corrió como reguero de pólvora por toda la ciudad.

Y no era para menos, el mismísimo hijo de Rodolfo González Guevara sería el sucesor de Juan José de la Torre en el organismo operador de agua y drenaje de Puerto Vallarta. Poco se sabía de Rodolfo Jr., en realidad el famoso era su padre Rodolfo González Guevara, creador de la Corriente Crítica en el PRI nacional y uno de los últimos ideólogos de ese partido. Pero en el pecado llevó la penitencia, porque poco después de que Rodolfo González Macías asumiera la dirección del Seapal Vallarta, su padre Rodolfo González Guevara salió del PRI por la puerta trasera, al lado de Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez.

Fueron tiempos duros para González Macías, cuyo nombre y apellido pasó de la gloria al infierno, para su fortuna le había heredado algo más que el nombre a su padre, y a base de oficio político supo afianzarse como director del Seapal y convertirse en el líder político que el municipio necesitaba en un tiempo en que la insensibilidad política de Efrén Calderón Arias había hecho de Puerto Vallarta un auténtico palenque.

A bordo de su flamante Ram Charguer roja González Macías recorrió a fondo todo el municipio y estableció fuertes lazos políticos con una serie de personajes que serían clave en su futuro inmediato, destacando Gustavo González Villaseñor, Máximo Martínez Aguirre, Humberto Famanía Ortega, Sergio Arat Sánchez Cervantes y María Inés Francia de Baños.

La visión de estadista de González Macías lo llevó a convertir al Seapal Vallarta en el organismo modelo a nivel internacional que es actualmente. “Esa chingadera no es una planta de tratamiento, es un bote de mierda” –solía decir cuando se refería a la planta de tratamiento Centro ubicada en las actuales oficinas administrativas del Seapal Vallarta.

De ser un organismo que desperdiciaba por fugas la mitad del agua que potabilizaba el Seapal se consolidó como una empresa eficiente, para lo cual fue necesario construir el gran colector y la moderna planta de tratamiento Norte II.

Por supuesto que no fue tarea fácil, para construir el gran colector era necesario abrir el corazón de Puerto Vallarta justo por el centro, lo que provocó que muchos de los viejos vallartenses se opusieran a la obra, sin embargo, con más fuerza que negociación, González Macías sacó adelante la obra.

Con la misma tenacidad concretó la firma de un acuerdo para que la empresa inglesa Biwater construyera la planta de tratamiento Norte II, una obra de avanzada a nivel mundial por ser de las primeras en su tipo mediante concesiones público-privadas.

Sin embargo ya no le tocó colocar la primera piedra de la planta de tratamiento, porque en noviembre de 1991, apenas dos años después de haber llegado a Puerto Vallarta, rindió protesta como candidato del PRI a la alcaldía de Puerto Vallarrta.

Fue la culminación de un complicado proceso interno en el cual el PRI Vallarta se partió literalmente por la mitad. Con González Macías estaban Gustavo y Andrés González, además de Humberto Famanía; en su contra estaban Rafael Yerena Zambrano y Josemaría Ibarría, encabezando a los famosos vallartenses de Vallarta.

Gracias al impulso decidido de Salvador Cosío Gaona, Rodolfo González Macías logró salir adelante como candidato, llevando a Rafael Yerena como candidato a vicepresidente. La campaña se ganó tranquilamente contra el panista Guillermo Ruiz Vázquez.

Ave de tempestades, González Macías inició su trienio bajo la sombra de una tragedia: el 22 de abril de 1992 Guadalajara estalló en sus entrañas y días después el gobernador Guillermo Cosío Vidaurri fue obligado a dejar el cargo, entregando el poder a su amigo Carlos Rivera Aceves.

Pese a ya no contar con el respaldo absoluto del gobernador de Jalisco, Rodolfo González Macías decidió emprender otra obra prioritaria pero igual de polémica: la primera gran remodelación del malecón de Puerto Vallarta. “Se necesitan muchos huevos para hacer una obra de esta naturaleza” –declaró el escritor Rafael Ramírez Heredia durante una visita a Puerto Vallarta.

Y vaya que tenía razón, de nueva cuenta los vallartenses de Vallarta se le fueron a la yugular pero igualmente la obra salió adelante. Con ese estilo provocativo pero eficiente González Macías emprendió las grandes obras que requería el municipio:

Pavimentación en concreto hidráulico de la Av. Francisco Villa, construcción de la mayor parte de la Av. de Ingreso y la construcción de dos grandes vialidades, el par vial Ramblases-Puerto Tampoco y el par vial de la Etziquio Corona.

Fue el doloroso parto entre el Vallarta de finales de siglo y el Vallarta de la modernidad. Al grito de “hágase lo que se deba aunque se deba lo que se haga”, Rodolfo González Macías tramitó un crédito con Banobras de 40 millones de pesos para financiar esas obras que transformaron radicalmente el rostro de Puerto Vallarta.

Dos años le bastaron para cambiar el futuro de Puerto Vallarta, porque en mayo de 1994 dejó la alcaldía para irse como candidato a la diputación federal por el entonces XII distrito electoral, enfrentándose a quien desde años atrás se había convertirlo en su peor enemigo político: el empresario Fernando González Corona, a quien derrotó ampliamente.

Luego de terminar su encargo como diputado federal González Macías ocupó la dirección de delegaciones en la Profeco, además de haber fungido como delegado del CEN del PRI en estados como Chiapas.

En 1997 regresó a Vallarta en calidad de delegado especial del CEN del PRI para el proceso interno del PRI Vallarta para después regresar al Distrito Federal. Su retorno al puerto fue en el 2003, irónicamente convertido en candidato del PRD a la presidencia municipal.

Soberbio como a menudo solía serlo, González Macías creyó que realmente podía ganar la alcaldía por segunda vez, sin importarle que el candidato del PRI fuera precisamente Gustavo González Villaseñor, quien lo derrotó de manera apabullante.

Pese a su derrota, González Macías consiguió los votos necesarios para ser regidor plurinominal, sin embargo jugó en su contra una mala decisión: su empeño de ser candidato de una alianza PRD-Convergencia, lo que elevó a un 5% el porcentaje mínimo de votos para aspirar a una regiduría plurinominal.

Así se marchó por última vez de Puerto Vallarta el Ing. Rodolfo González Macías, derrotado en lo político y vencido por la edad. Cuentan quienes lo vieron salir del hotel Velas Vallarta unos días después de la elección que se notaba triste, seguramente traicionado por quienes esperaba que de nueva cuenta lo llevaran al poder.

Ya enrolado en el PRD González Macías ocupó su último cargo de importancia en el Gobierno del Distrito Federal como Subsecretario de Desarrollo Institucional de la Secretaría de Seguridad Pública.

Ayer domingo, a sus 75 años de edad, Rodolfo González Macías falleció en la ciudad de México víctima de un paro cardiaco. Una tenue llovizna caía sobre buena parte de la ciudad cuando la noticia de su deceso se empezó a difundir a través de las redes sociales.

Hoy lunes sus restos mortales serán velados en la funeraria Gayosso de Félix Cuevas a las 12:00 y finalmente, a las 18:00 horas, será cremado. Descanse en paz uno de los políticos más brillantes, sino el que más, que han tenido la suerte de gobernar Puerto Vallarta.

Descanse en paz un gran ser humano que pese al enorme beneficio que le dejó a la ciudad su nombre no es bien recordado por las nuevas generaciones debido a que siempre se preocupó por el fondo de las cosas pero se olvidó de cuidar las formas, y eso en política se paga muy caro.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *