Home / Colaboradores / Omar Andrade (Dash) / Re-Evolución: La Guerra de las Mantas

Re-Evolución: La Guerra de las Mantas

* Por Francisco JIMENEZ REYNOSO

Es viernes 23 de julio, mi destino es Puerto Vallarta, con la finalidad de impartir una cátedra de derecho en este hermoso Puerto.

Cuento con el antecedente informativo de que se esta viviendo una ¡guerra!, si una guerra de mantas en el aeropuerto Internacional de “Guadalajara” ubicado curiosamente por unos cuantos metros en el municipio de Tlajomulco de Zuñiga, en nuestra entidad: Jalisco.

Ya desde el descenso del hotel El Tapatío, es evidente la agresión visual que recibimos propios y extranjeros. 

Esto es, la guerra comercial, mercadotécnica se hace notar camino al aeropuerto en comento. Y esta feroz batalla  se da tanto en lo macro como en lo micro. Se anuncian desde pollos, tacos, tortas ahogadas, talleres mecánicos, hoteles y moteles, hasta prestigiadas marcas de muy diversos productos. Es más ya se puede apreciar un espectacular con el recién lema “No manches” Guadalajara.

Ahora sí que no “manchen”, como dicen los chavos,  que quieren decir: no se equivoquen. La pregunta es: ¿quienes serán los vencedores en esta “guerra” de mantas? En las que por un lado se encuentran las autoridades del municipio de Tlajomulco de Zuñiga y por el otro, el  Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP).

El pleito se da en virtud de que el municipio de Tlajomulco exige el pago de licencias e impuesto predial, y el GAP argumenta que el cobro es ilegal, y que éste no procede.

En esta guerra, en mi opinión, no habrá vencedor ni vencido, es más todos los que vivimos en el estado de Jalisco, seremos los perdedores. ¿Por qué? En primer lugar si bien es cierto el Aeropuerto Internacional de “Guadalajara” está ubicado en el municipio de Tlajomulco de Zuñiga, los visitantes no distinguen la diferencia (es más, ni los propios jaliscienses en su mayoría distingue la línea divisoria entre Guadalajara y Tlajomulco), no se diga los extranjeros, pues ellos vienen a Guadalajara, la Ciudad de las Rosas. Y su visita puede ser desde conocer la ciudad, visitar municipios en particular por sus atractivos turísticos (desde playas, pueblos mágicos y hasta religiosos, entre otros). Y los más importantes, los inversionistas, que al ver este deprimente espectáculo se ausenta lógicamente.

Aquí es donde todos perdemos, la imagen de la entrada a Guadalajara está por los suelos, la contaminación visual es altamente agresiva al visitante, eso para empezar, no sigamos con el tema de los baches por que sería entrar a otros terrenos que no corresponden en este momento.

Piénsenle mejor ambas partes en conflicto, y en mi humilde opinión: la ropa sucia, “en este caso”, se lava en casa.

Además, debemos mencionar que se supone que vivimos en un estado de derecho y que para eso tenemos tribunales, para que diriman las diferencias entre autoridades y particulares como es el caso. Por lo anterior, deberían ser los juzgadores quienes sentencien, y las partes acaten la resolución.

Y no precisamente a “mantazos” es como se dirima este conflicto.

Ya tenemos suficiente con las narcomantas que azotan a nuestro país, en múltiples estados. Para que ahora también le entren autoridades y particulares a este juego.

* Maestro en Derecho Constitucional U. de G.  jimenezabogado@gmail.com

Check Also

Emilio, Juan Sandoval y el “Chicharito”

Por Santos URBINA (de la página electrónica Unidad)  Si al gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, le …

Re-Evolución: Candidatos Ciudadanos

* Por Francisco JIMENEZ REYNOSO Una de las exigencias del poeta y escritor Javier Sicilia es …

Re-Evolución: Licencia de Paternidad

* Por Francisco JIMENEZ REYNOSO La licencia de paternidad tiene como objetivo otorgar un permiso de …

Re-Evolución: Clamor Social, que Regrese el Auditor

Pero los 10 millones… * Por Francisco JIMENEZ REYNOSO Hace unos meses, el polémico auditor …

Re-Evolución: Salud y Educación vs Narco

Por Francisco JIMENEZ REYNOSO  En virtud del recrudecimiento de la violencia que hemos padecido los últimos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *