Home / Colaboradores / Francisco Jiménez Reynoso / Re-Evolución: ¿Otro Accidente?

Re-Evolución: ¿Otro Accidente?

* Por Francisco JIMENEZ REYNOSO

Ya nos cuesta trabajo a los mexicanos creer que la muerte del exsecretario de Gobernación, José Francisco Blake Mora, y un grupo de colaboradores fue “otro” accidente…

Aquí, en México, están pasando cosas muy extrañas, o muy claras.

Muy extrañas porque los gobernantes de primer nivel de la administración que encabeza Felipe Calderón Hinojosa: 1. Tienen muy malos pilotos (o novatos). 2 Tienen muy malos mecánicos. 3. Tienen muy mala suerte.

O muy claras… en virtud de que los enemigos del gobierno que encabeza Calderón ya los tienen plenamente medidos, y no estamos hablando de “accidentes”, sino de atentados, claros y directos.

En los últimos años, no son pocos los “accidentes” que han sufrido gobernantes de primer nivel. Recordemos la muerte de Juan Camilo Mouriño, que por cierto nunca se aclaró plenamente dicho acontecimiento.

 Y en la conciencia colectiva mexicana no se convenció de que lo acontecido fue un accidente más en contra de funcionarios de alto nivel en México.

El pasado 21 de septiembre de 2005, otro helicopterazo, no lo olvidemos, el secretario de Seguridad Pública del gobierno del presidente Fox, Ramón Martín Huerta, cuando el helicóptero oficial en que viajaba al penal de La Palma se estrelló en lo más alto de la sierra que separa al valle de México del valle de Toluca, a la altura de Huixquilucan.

En el accidente murieron los ocho acompañantes del responsable federal de los programas de seguridad, entre ellos el Comisionado de la Policía Federal Preventiva, el oficial mayor, el secretario técnico y el vocero de esa secretaría; su jefe de ayudantes, el tercer visitador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, su jefe de ayudantes, y los dos pilotos.

El helicóptero se estrelló contra las rocas, en el espinazo de la sierra, en medio de una espesa niebla, también la niebla aparentemente fue la culpable.

 En el caso de Blake, en paz descanse, el presidente Felipe Calderón dijo que “las condiciones de nubosidad que había en el momento en el que sucedió la caída del helicóptero en el que viajaba el secretario de Gobernación, José Francisco Blake Mora, hacen pensar ciertamente en la probabilidad de un accidente. No obstante, se agotarán exhaustivamente todos los indicios que rodean esta fatal circunstancia”.

 El mandatario nacional giró instrucciones al secretario de Comunicaciones y Transportes, Dionisio Pérez Jácome, para que integre un trabajo de investigación con los expertos más calificados del mundo para indagar las causas del desplome de la aeronave, vehículo en el que viajaba el secretario de Gobernación. 

Según Calderón, la aeronave siempre estuvo resguardada en el hangar del Estado Mayor Presidencial, donde recientemente había recibido el mantenimiento de rigor. También argumentó que el piloto tenía la suficiente pericia, por lo que advirtió que quizá pudo tratarse de un accidente, debido a las condiciones de nubosidad que existían en el trayecto de la Ciudad de México a Cuernavaca, a donde se dirigía el secretario y un grupo de colaboradores.

En conclusión: según las versiones oficiales que corren, la niebla es la asesina de funcionarios mexicanos de primer nivel. 

* Maestro en Derecho Constitucional U. de G.  jimenezabogado@gmail.com

Check Also

Re-Evolución: La Independencia de México

Por Francisco JIMENEZ REYNOSO Felicito a los mexicanos independientes, que salen todos los días a …

Re-Evolución: Los Efectos de Trump

Por Francisco JIMÉNEZ REYNOSO En las últimas décadas, México se ha caracterizado por contar con …

Re-Evolución: Reingeniería en Seguridad

Por Francisco JIMENEZ REYNOSO Uno de los problemas más serios que vivimos los mexicanos es …

Más de Justicia Alternativa

Por Francisco JIMENEZ REYNOSO Mucho se ha escrito sobre la reforma constitucional de “Seguridad y …

Re-Evolución: El Nuevo Abogado

Por Francisco JIMENEZ REYNOSO Desde años inmemorables se ha impartido justicia. Diversas culturas la han …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *