Home / Colaboradores / Omar Andrade (Dash) / Re-Evolución: Fuero Militar

Re-Evolución: Fuero Militar

Por Francisco JIMENEZ REYNOSO

El presidente Felipe Calderón Hinojosa presentó al Senado su iniciativa para modificar el fuero militar. Contempla cambiar el artículo 57 del código de justicia militar, para excluir de su jurisdicción los delitos de desaparición forzada de personas, la tortura y la violación.

Esto quiere decir que el Estado mexicano estará armonizando su legislación interna con lo previsto en la Convención Americana sobre Derechos Humanos, así como con la Convención Interamericana sobre la desaparición forzada de personas y sean investigados y enjuiciados por autoridades civiles, aparentemente sin vulnerar el bien esencial que protege la jurisdicción militar, es decir, la disciplina  en las fuerzas armadas, que es el pilar de dichas instituciones.

Se argumentó por parte de Calderón ante el Senado, que así se cumple con la sentencia del caso Rosendo Radilla, que obliga a México a acotar la jurisdicción  militar en relación  a la protección de intereses jurídicos especiales, vinculados a las funciones propias de las fuerzas militares, esto es, a la comisión de conductas ilícitas que atentan contra la disciplina militar.

Dentro de las reformas propuestas, se plantea la creación del Juez de Ejecución de Sanciones penales, que tendrían en sus atribuciones modificar o declarar extintas las penas o las medidas de seguridad, garantizando el respeto a los derechos y garantías que asisten al sentenciado durante la ejecución de las mismas.

Como consecuencia de la propuesta presidencial, el tema se torna polémico, la organización Human Rights pidió a los legisladores mexicanos que modifiquen sustancialmente dicha iniciativa que reforma el fuero militar, ya que según ellos “se excluyen sólo algunos delitos de la jurisdicción castrense”.

Además agregan que como está la propuesta sólo perpetúa la impunidad para los abusos militares. Según ellos, las autoridades civiles deben ser capaces de investigar y enjuiciar todas las violaciones de derechos humanos cometidas por los militares y solo algunos.

Las voces críticas a la propuesta de reforma, señalan que “otras violaciones graves cometidas por miembros de las fuerzas armadas contra la población civil, tales como ejecuciones extrajudiciales y el trato cruel e inhumano, seguirán siendo investigados por un sistema de justicia militar que no proporciona a las víctimas una vía independiente e imparcial a la justicia.

En realidad, el presidente está haciéndole cosquillitas a un león que ha permanecido dormido por varias décadas en México.

En mi opinión, las primeras reformas tendrían que hacerse a nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, ACLARANDO en qué casos el ejército puede salir a las calles a combatir al crimen organizado, ya que si el ejército sigue disciplinado y subordinado a su jefe que es el presidente de la República Mexicana, entonces seguirá violándose sistemáticamente nuestra Suprema Ley.

Recordemos lo que establece el artículo 129 de nuestra Ley Suprema: “En tiempo de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar. Solamente habrá Comandancias Militares fijas y permanentes en los castillos, fortalezas y almacenes que dependan inmediatamente del Gobierno de la Unión; o en los campamentos, cuarteles o depósitos que, fuera de las poblaciones, estableciere para la estación de las tropas”.

Al ejército lo han metido en un grave problema, en las últimas décadas, después de que los civiles ocuparon el poder, la milicia se dedico a entregar despensas en estados donde ocurrían desastres principalmente naturales. Ello les dio como resultado una alta aceptación social sin lugar a discusión.

En este sexenio se les involucró en una “guerra” a los militares, el resultado es desastroso para ellos. En virtud de que no están preparados para hacer labores policíacas ni preventivas.

Cualquier ejército serio debe estar capacitado para atacar, repeler o eliminar a su enemigo.

Como función esencial para proteger a la población  que en su actividad sustenta la vida nacional

¿Y se les exige respeto a los derechos humanos en esta coyuntura?

Ojalá y no se le estén haciendo cosquillitas a un león que ha permanecido hasta el momento tranquilo, no se descarte un posible golpe de estado si se excede el maltrato hacia la milicia.

¡Cuidado!

Check Also

Emilio, Juan Sandoval y el “Chicharito”

Por Santos URBINA (de la página electrónica Unidad)  Si al gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, le …

Re-Evolución: Candidatos Ciudadanos

* Por Francisco JIMENEZ REYNOSO Una de las exigencias del poeta y escritor Javier Sicilia es …

Re-Evolución: Licencia de Paternidad

* Por Francisco JIMENEZ REYNOSO La licencia de paternidad tiene como objetivo otorgar un permiso de …

Re-Evolución: Clamor Social, que Regrese el Auditor

Pero los 10 millones… * Por Francisco JIMENEZ REYNOSO Hace unos meses, el polémico auditor …

Re-Evolución: Salud y Educación vs Narco

Por Francisco JIMENEZ REYNOSO  En virtud del recrudecimiento de la violencia que hemos padecido los últimos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *