Home / Colaboradores / Octavio Gaspar / Racismo, Los Patos Tiran a las Escopetas

Racismo, Los Patos Tiran a las Escopetas

Traemos cargando a cuestas una muy larga y tristemente célebre historia de racismo desde la época en que la gloriosa raza azteca sometía y esclavizaba a las otras etnias de su imperio. Ese racismo despiadado solamente cambió de destino en el siglo XVI, pero siguió por los mismos cauces y con la misma avasalladora energía durante la época de la colonia. Ya no había que allegarse a los tlatoanis aztecas de noble alcurnia para ser poderoso; había que aspirar ahora a ser parte del círculo de la gente rubia, católica y peninsular para acceder a un nivel de vida ’’más decente’’.

Desde entonces, y a pesar del origen étnico de Don Porfirio Díaz (promotor incansable de la cultura afrancesada en nuestra patria), el desprecio hacia los ’’chaparros prietos’’ sigue muy patente en nuestros dichos populares, en nuestros chistes, en nuestras actitudes cotidianas y en nuestro discurso.

La última encuesta del CONAPRED (Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, 2010) arroja resultados desoladores para algunos de nosotros: el 55% de los entrevistados reconocen que en este país se insulta a la gente a causa de su color de piel, y a un 11% de los integrantes de este grupo les parece ’’justificable’’ esta actitud porque consideran que ’’los indígenas son en realidad retrasados, negligentes y no trabajan lo suficiente’’. En pleno siglo XXI, en estados como Jalisco, Nuevo León, Sonora y Morelos, la discriminación racial NO aparece tipificada como delito, y los pocos estados de la república que han emitido algunas leyes en contra de la discriminación, lo han hecho de manera demagógica, solamente sobre el papel, pues NO han destinado UN SOLO PESO de su presupuesto para que estas leyes entren en vigor a través de instituciones u organismos gubernamentales especializados.

Cada vez que les conviene, nuestras autoridades se quejan a grito abierto del racismo ejercido en contra de nuestros paisanos en el vecino país del norte, pero callan cínicamente acerca del infame trato que ellas mismas dan a nuestras propias etnias y a los guatemaltecos, salvadoreños y otros extranjeros provenientes del sur de nuestras fronteras que entran también de manera ilegal a nuestro suelo.

Los miembros del selecto 10% de extranjeros y criollos con apellidos forasteros que ostentan la dictadura en nuestra patria a partir de la bendita revolucioncita mexicana y que han proclamado desde entonces una cultura ’’mestiza’’ para darse aires de ’’modernidad’’, han encontrado un epíteto nuevo para referirse a nosotros, los naturales de este país, con el mismo desprecio, pero en términos más técnicos y ’’globalizados’’. Nos llaman ahora: ’’los proles’’.

Dentro de este contexto, no nos sorprende que una Malintzin contemporánea que ha logrado acceder a las esferas del presente poder tlatoani como Secretaria Federal de Desarrollo Social haya sintetizado este destilado racismo en su último discurso dirigido a las diferentes etnias reunidas en Nayarit el pasado 30 de abril: ’’…no por tener muchos hijos van a tener más Oportunidades. Oportunidades ya no va a beneficiar a los que tengan muchos hijos (…). Así es que no se me equivoquen, no me hagan cuentas por diez y por cinco. No. Eso ya se acabó’’.

Y la cuchara saca nada más lo que trae la olla. Las declaraciones de esta noble y casta señora desataron una ola de comentarios igual de racistas por parte de los lectores de la nota en diferentes medios electrónicos. Por ejemplo, un tal Neto Valdez se llevó una estrellita de ’’mejor comentarista’’ en el sitio de SDPnoticias (martes 06 de mayo 2014) al afirmar: ’’aunque se ofendan muchos, la mayoría de los indígenas son unos parásitos de la sociedad, al igual que la gente de rancho’’. Odette Huerta (otra comentarista estrella) afirma entre otras linduras: ’’…los indígenas sí deberían extinguirse por sus prácticas patéticas, venden a sus hijas como si fueran ganado (…) piensan que tenemos la obligación de mantenerlos y no es así, esta gente es mediocre, nunca quiere salir adelante…’’. Patito Ale (también merecedora de una estrellita) declaró: ’’Rosario Robles me cae mal, pero tiene razón, estamos fomentando la holgazanería…’’.

Ahora resulta que el sistema represor, que ha despojado sistemáticamente a través de los siglos a las etnias originarias de nuestra patria de su soberanía, de su hábitat y de sus medios de supervivencia, marginándolas de su presupuesto, ¡Está sufriendo abusos por parte de los indígenas que intencionadamente se multiplican en grandes cantidades para ’’reproducir los esquemas de pobreza’’ y para beneficiarse de los jugosos apoyos económicos del eficiente programa de Oportunidades! Resulta ahora que un gobierno que gasta el presupuesto en sueldos estratosféricos para mantener a todos sus ex presidentes vivos y sus guardaespaldas, para sus magistrados, diputados, senadores, líderes sindicales vitalicios y otras faunas leales al sistema tlatoani, ¡Tiene que cuidar escrupulosamente los pesos y centavos cuando se trata de apoyar a las mayorías que sostuvieron a la patria con su trabajo cuando nuestra economía estuvo fincada en la agricultura!

Cada sexenio incalculables fortunas salen de este país hacia las arcas privadas de ex funcionarios defraudadores sin que nadie les llame ’’parásitos’’ ni proteste diciendo que ’’no es nuestra obligación de mantenerlos’’.

¿Alguien sabe qué pasa? ¿El mundo está de cabeza?

¿O me estará afectando seriamente no ver el fut bol y las telenovelas..?

Check Also

La Mujer Leopardo

Octavio GASPAR Punto de RetornoEscúchanos todos los viernes a las 4 p.m. por www.radiomorir.com Cuando …

Otra Ofensa más a la Inteligencia

Por Octavio GASPAR El 26 de agosto de 1988 Ernesto Zedillo inició la Cruzada Nacional …

Historia de Indolencia y Demagogia

Por Octavio GASPAR El 17 de diciembre de 2013, agricultores de la Ciénega de Jalisco …

¿Dictaduras “Benévolas” o Democracia?

Por Octavio GASPAR Escribía el filósofo Platón en su obra ’’La República’’ que la Democracia …

Servicio Público, Peras al Olmo

Por Octavio GASPAR Existen diferentes maneras de ejercer la administración pública. La actividad de gobernar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *