Home / Colaboradores / Producciones Rancho Azul, de Alfredo Don / ¿Qué Significa ser Mexicano? (I)

¿Qué Significa ser Mexicano? (I)

Por Alfredo DON OLIVERA

El pasado viernes 16 de Septiembre, nuestro país festejó, según la historia oficial, 206 años del inicio de la gesta militar mediante la cual la nación azteca se independizó del yugo español para dar lugar al nacimiento de una nueva nación, llamada México. Suena muy heroico, pero lamentablemente no es del todo cierto.

Si algo tiene en grande en su idiosincrasia el pueblo mexicano, es ese enorme sentimentalismo que tanto nos caracteriza y que suele llevarnos a exaltar las emociones hasta grado tal que no acabamos de intelectualizar nuestra realidad.

La verdad es que la nación mexicana, más que de un teórico proceso de maduración política surgió de los movimientos sociales que se derivaron en Europa del pensamiento ilustrado. Filosofía que planteó la necesidad de acabar con los regímenes monárquicos por derecho divino, para crear en su lugar las repúblicas o estados de derecho en que actualmente vivimos. El pensamiento de la Ilustración, alcanzó su gran detonador con la revolución francesa y su gran exportador en la invasión de Napoleón Bonaparte a Europa, y para nuestro caso particular, en la invasión de Napoleón a España.

Precisamente de la falta de acuerdos para que la colonia reaccionara ante esa invasión –un grupo sostenía la necesidad de separarse de España para rescatar a este reino de la invasión, para su legítimo Rey Fernando VII quien se había visto obligado a abdicar su corona ante el invasor francés, mientras el otro grupo, se oponía a la separación y mejor optaba por mantener el orden existente y apoyar a España en su lucha por expulsar a Napoleón.

De este desacuerdo, se derivó la lucha armada que inició el padre Hidalgo en 1810, y que sucesivamente fue continuada por López Rayón entre 1811 y 1812, enseguida por Morelos entre 1813 y 1815, hasta que la derrota de Napoleón en Europa, a manos de los ingleses en Warterloo, implicó la liberación del Rey Fernando VII quien así recuperó en 1815 el trono español. Todavía en 1816, Pedro Moreno y el español Francisco Javier Mina, realizaron fallidamente un último intento independentista para nuestro país.

Durante ese proceso, fue Morelos, quien con su documento denominado “Los Sentimientos de la Nación”, le dio sentido al movimiento, no como un rescate del reino para el monarca español, sino para la creación de una república independiente y soberana, a la que unos años después, Agustín De Iturbide denominaría como México –bueno, más bien como “República de los Estados Unidos Mexicanos”.

El caso real es que aquel movimiento armado que iniciara en Dolores el cura Hidalgo, llegó a su término cuando el nuevo virrey Juan Ruiz De Apodaca, enviado a la Nueva España en 1816 por Fernando VII en substitución de Félix Ma. Calleja, apoyándose en el hecho de que las condiciones de invasión de Francia a España, así como el cautiverio del rey Fernando VII ya no existían, ofreció el indulto a los insurgentes que depusieran las armas.

Los insurgentes, con excepción de Vicente Guerrero, tras de casi 7 años de guerra, se acogieron al indulto, y podemos concluir que aquella gesta militar, llegó a su fin.

Sin embargo, en España el regreso del rey Fernando VII trajo nuevos problemas, porque le quisieron imponer la Constitución de Cádiz, una constitución elaborada durante el cautiverio del monarca, a la cual se opuso estableciendo que su calidad de monarca era un reinado por derecho divino y resultaba inadmisible que reinara sometido a leyes humanas.

Pero en Diciembre de 1820, finalmente en España el General Rafael Del Riego, logró someter a Fernando VII a la Constitución de Cádiz, y de este suceso se derivó la verdadera independencia de México.

La razón fue, que esa Constitución, había sido elaborada y aprobada entre 1809 y 1812 con la participación de representantes de todo el reino español, incluidos los virreinatos en América, y se trató de una ordenanza de corte liberal e inspirada en los principios del pensamiento de la lustración -Que curiosos fueron los españoles, definitivamente estuvieron de acuerdo con las ideas de Napoleón, lo que no estuvieron dispuestos a permitir, fue que Napoleón los gobernara- En fin, la nueva ley, permitía la libertad de cultos eliminando la obligación de que la religión católica fuera la única y obligatoria; Por lo tanto, suprimía la obligación de pagar el diezmo a la iglesia y por lo mismo también eliminaba al Tribunal de la Santa Inquisición, además de que los sacerdotes perdían el fuero que su investidura hasta entonces les había concedido.

Y claro que la iglesia católica mexicana no iba a admitir semejantes condiciones y optó por pedirle al jefe de los ejércitos mexicanos, el personaje admirado de la época, el héroe que con gran valentía se había batido contra los curas alborotadores que desarrollaron la insurgencia, a Agustín De Iturbide, que ahora fuera él, quien lograra la independencia de México –paradójicamente, contra la que antes había luchado- a efecto de rescatar a la queridísima religión católica de todas las herejías que concentraba la Constitución de Cádiz.

Iturbide primero buscó la reconciliación con los antiguos insurgentes a través de Vicente Guerrero y proceder de inmediato a la elaboración del Plan de Iguala, el 24 de Febrero de 1821 donde se inscribió el nombre de México para la nueva nación que nacería de ese plan, a través de las llamadas tres garantías representadas por los tres colores de nuestro lábaro nacional:

* EL VERDE.- Significaba la garantía de que ya éramos una nación independiente, libre de España.

* EL BLANCO.- Significaba que le objetivo de la independencia era rescatar a la queridísima religión católica de la influencia de la constitución hereje de Cádiz.

* EL ROJO.- Que significó la unión de todos frente a este proyecto.

Iturbide envió sus generales a todo el país, y la nación se entregó en paz al plan de Iguala, sólo en Veracruz hubo resistencia armada. Pero en apenas 7 meses, el 27 de Septiembre de 1821, por las vías de la paz, la unidad y el acuerdo nacional, Agustín De Iturbide al frente del ejército trigarante entró a la ciudad de México, culminando así la independencia y dando nacimiento a la nación de los mexicanos.

Esta es la verdad de lo que sucedió entonces, pero aun más importante es pasar a entender quiénes somos los mexicanos y por qué no hemos logrado llegar a ser la nación próspera y justa, que nos planteamos, y que sí podemos llegar a ser. ¿En verdad somos la nación azteca que se liberó hace más de 200 años del yugo español?

Creo que hay mucho que revisar al respecto. Pero para ello, permítanme aguardar al próximo lunes, para ofrecer las reflexiones e informaciones que a este respecto me gustaría plantear.

Check Also

La Lamentable Reunión de Patos

Por Alfredo DON OLIVERA La verdad, que ya no quisiera seguir con los temas de …

La Evolución del Conflicto Magisterial (2)

Por Alfredo DON OLIVERA En la pasada entrega, en mi breve narración sobre la evolución …

La Evolución del Conflicto Magisterial (I)

Por Alfredo DON OLIVERA Desde Benjamín Bloom, María Montessori y Pierre FaureNo hay nada nuevo …

El Terrorismo

La religión es el opio de todos los pueblosKarl Marx Por Alfredo DON OLIVERA Sin …

México, al Carajo

Por Alfredo DON No se sí usted se ha preguntado alguna vez sobre el significado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *