Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Urgente o Importante

Perfil Político: Urgente o Importante

Por Luis Alberto ALCARAZ

LA CALDERA DEL DIABLO. Dice un dicho que no hay que confundir lo urgente con lo importante, pero a los políticos les ocurre lo contrario ya que siempre están enfocados en resolver lo urgente antes de entender lo importante. Hoy el Seapal Vallarta se enfrenta a su primera crisis en la era de César Abarca debido al colapso del colector central en un tramo de la calle Colombia. Lo urgente era corregir la fuga y evitar al máximo la contaminación, lo urgente es realizar un diagnóstico y dar mantenimiento a toda la red de drenaje del municipio. Por desgracia, si se descuida, César Abarca se pasará los seis años de su gestión tapando fugas, enfrentado a lo urgente sin oportunidad de resolver lo importante. Se empiezan a pagar las consecuencias de haber manejado al Seapal como un organismo ejemplar a nivel nacional, sin posibilidad de mostrar debilidades. Como la caca de los gatos, los graves problemas que empezó a enfrentar el Seapal desde el año 2010 fueron simplemente ocultados, especialmente en la zona de Fluvial Vallarta, donde una empresa privada lleva casi tres años haciendo trabajos de reparación del colector central, el cual se colapsó en tres ocasiones sin que el entonces director del organismo Humberto Muñoz Vargas hiciera pública la grave situación.

PEQUEÑAS GRANDES DIFERENCIAS. Convertido en agencia de colocaciones del panismo vallartense, el Seapal Vallarta fue a partir de 1995 el mejor refugio para panistas privilegiados que soñaban con vivir del presupuesto. Durante las gestiones de Jorge Carlos García Chavira, Javier Rojas y Humberto Muñoz Vargas el Seapal se consolidó como el club de Tobi de los panistas, quienes finalmente fueron echados de la paraestatal mediante un muy bien cuidado proceso legal y laboral que permitió la salida de 60 funcionarios que ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje aceptaron de conformidad los términos de su liquidación, lo cual evitará en el futuro millonarias pérdidas al organismo por concepto de despidos injustificados. En cambio, Humberto Muñoz Vargas ordenó la falsificación de firmas para fabricar las renuncias de funcionarios como Luis Mario Figueroa y Jorge Robles, quienes hasta el día de hoy no han podido recibir justicia, aunque el segundo murió sin que el Seapal le pagara lo que en derecho le correspondía. De ese tamaño fue la gestión de Humberto Muñoz, cuyo equipo de trabajo se ganó varias llamadas de atención de parte del Instituto de Acceso a la Información de Jalisco por su negativa a proporcionar documentación requerida por Luis Carlos Figueroa.

UN DEBATE OCIOSO. Expulsados del Seapal y del ayuntamiento, la Nomenklatura panista se la vive hoy añorando los tiempos de bonanza, criticando a la nueva administración del Seapal presumiendo que todo tiempo pasado fue mejor. De manera ridícula acusan a la nueva administración del Seapal Vallarta de incapacidad para operar el organismo, pretendiendo ignorar que toda la estructura operativa del organismo es prácticamente la misma ya que en total solamente fueron cambiados 60 mandos de primer, segundo y tercer nivel, manteniendo intacta la estructura operativa. Y para muestra un detalle: el actual gerente operativo Manuel Acosta se desempeñó por muchos años como gerente de Calificación y Catastro bajo el mando de Humberto Muñoz Vargas. De igual forma Merced Venegas, subgerente operativo, fue gerente de Operación durante buena parte de las administraciones panistas del Seapal Vallarta, además de haber sido titular del Oromapas en Bahía de Banderas. Cierto que César Abarca utilizó el Seapal para dar empleo a 60 personas representativas de los diversos grupos que integran el PRI Vallarta, pero respetó al máximo la estructura técnica del organismo que ha garantizado su efectividad durante los últimos 20 años.

LA MISMA COSA. Hoy algunos panistas utilizan especialmente las redes sociales para acusar a César Abarca de haber instalado su casa de campaña en el Seapal Vallarta, pretendiendo con ello olvidar que Humberto Muñoz Vargas utilizó el organismo durante cinco años para proyectarse políticamente en aras de su proyecto rumbo a la presidencia municipal. De manera irresponsable Humberto Muñoz utilizó dinero público para organizar eventos que nada tenían que ver con el Seapal, como cuando pagó más de 50 mil pesos a un columnista de la Ciudad de México para que viniera a ofrecer una conferencia sobre el agua, cuando el columnista es exclusivamente un analista político. Si el Seapal había hecho costumbre sortear un auto compacto como parte de su campaña anual de pago de agua, con Beto Muñoz se aumentó a dos el número de carros sorteados. Es ocioso dedicar más tiempo enumerando los excesos en los que incurrió Muñoz Vargas al frente del Seapal Vallarta porque están a la vista de todos, como hoy empiezan a verse las consecuencias de su negligencia por haber manejado el Seapal de forma cosmética, sin atreverse a meterse a las entrañas del organismo, entrañas que hoy queda claro están al borde del colapso. Por lo mismo, no vale la pena el debate de si César Abarca es mejor que Humberto Muñoz, lo importante es que el Seapal haga un diagnóstico integral del estado actual de su infraestructura y diseñe una estrategia para resolver cualquier problemática futuro.

POSDATA. Mientras la polémica se centra en el Seapal, en el ayuntamiento los funcionarios dan una muestra más de su elevadísimo profesionalismo al dedicar buena parte de su tiempo a discutir públicamente por el control de los cajones de estacionamiento de la presidencia municipal. De manera abierta el director de Turismo, Carlos Gerard, evidencia a la jefa de Relaciones Públicas, Leticia Baca, por agandallarle su cajón de estacionamiento, lo que provocó que Gerardo estacionara su auto en otro espacio que no le correspondía. El asunto llegó a tal grado que el alcalde Mochilas tuvo que intervenir ordenando al Subdirector de Tránsito que se hiciera cargo del problema, así que a partir de esta semana elementos de Tránsito Municipal vigilarán el sótano de la presidencia para infraccionar a quienes no respeten los cajones exclusivos.

VOX POPULI. Por su parte la súper regidora Susana Carreño no se quiso quedar atrás y también sufrió un colapso que la obligó a acudir a recibir atención médica. Igualito que le pasó al Mochilas en alguna de sus intensas reuniones de trabajo. Ante este lamentable escenario la única buena noticia es que ya solamente faltan 790 días para que se acabe esta administración. ¡Ánimo, no hay fecha que no se cumpla!

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *