Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Una Sociedad Desarticulada

Perfil Político: Una Sociedad Desarticulada

Por Luis Alberto ALCARAZ 

UN CASO APARTE. Pocas ciudades tan reaccionarias como Puerto Vallarta, pero a la vez hay muy pocas ciudades en el país tan desarticuladas como sociedad, a merced de las malas decisiones de sus gobernantes, como Puerto Vallarta. Hubo un tiempo en que la sociedad vallartense tenía diversos organismos que la cohesionaban y le daban fuerza. Fue el caso, por ejemplo, de la Asociación Femenil Vallartense que por años defendió los intereses de la sociedad en conjunto, aunque desde una óptica ultraconservadora. Imposible olvidar la batalla que dieron las damas de la AFM encabezadas por María Inés Francia de Baños para impedir la operación del que fuera el primer table dance de Puerto Vallarta, el legendario Caballo Loco que funcionó por poco tiempo en Olas Altas, irónicamente en una finca de don Máximo Cornejo. Dispuestas a acabar con ese tugurio donde las meseras atendían a los clientes en topless, las aguerridas señoras abordaron el autobús presidencial y acusaron al alcalde Efrén Calderón de ser socio del Caballo Loco, lo cual generó una reacción inmediata del gobernador Guillermo Cosío Vidaurri, quien ordenó a Calderón el cierre inmediato del tugurio. De nada importó que Rafael Yerena Zambrano interviniera a favor del establecimiento, el table dance cerró para siempre sus puertas. Hoy faltan dedos en las manos para contar el número de antros similares que operan en toda la ciudad, auténtico burdeles que provocaron la quiebra de la zona roja de la ciudad.

  LOS IPECOS REBELDES. Al mismo tiempo los dirigentes de los organismos empresariales también jugaban un papel fundamental en las decisiones que tomaban los gobernantes, al grado de que el gobernador en turno los consultaba a la hora de elegir al candidato del PRI a la alcaldía. En  un salón del Camino Real don Guillermo Cosío Vidaurri les pidió a los ipecos una terna para elegir al candidato del PRI a la vicepresidencia municipal, haciendo mancuerna con Rodolfo González Macías. La terna que le presentó Lupita Bejos, entonces presidenta de Canirac y propietaria de dos de los antros más prestigiados del malecón, no fue del agrado del gobernador: Fernando, González y Corona. Vino el rechazo, se acusó al empresario de negocios turbios y se le obligó a hacer política en el PAN, en lo que fue la primera debacle del priismo local. Hoy los dirigentes empresariales utilizan el cargo para beneficiar sus negocios particulares, sin el menor interés por defender los intereses de toda la sociedad. Una tercera vertiente integrada por decenas de las llamadas ONG’s operaba en torno al poder público, alzando la voz cuando se cometían excesos de poder. Pero uno a uno fueron desapareciendo, unos coptados y otros ignorados, al final se acabó la llamada sociedad civil vallartense. Hoy todo se resume a intereses políticos y partidistas, unos militando en el PRI, otros abiertamente panistas, los menos en el PRD. Como en los cuentos del Chapulín Colorado, preguntándonos ¿y ahora quién podrá defendernos?

 CON SUS PROPIAS UÑAS. Por desgracia los abusos de poder no terminaron, por el contrario, se sucedieron sin ninguna limitación. Los principales parques de la ciudad fueron entregados a la iniciativa privada para que hicieran jugosos negocios con ellos, sin mayor beneficio para la sociedad en su conjunto. Sin un organismo rector que represente a nivel municipal los intereses de la sociedad vallartense, cada grupo de colonos se ve obligado a rascarse con sus propias uñas, porque al resto de la sociedad no le importa lo que suceda más allá de su colonia. De manera especial algunas zonas de la ciudad han sufrido más que otras los excesos y abusos del poder. Los pequeños comerciantes se duelen en privado de la agresiva entrada de las cadenas OXXO y Kiosko que en el mediano plazo acabarán con la mayoría de las tienditas de la esquina, llevándose lejos del municipio una gran cantidad de recursos económicos. Desde la presidencia municipal, e incluso desde organismos como la Canaco, se ha impulsado la expansión de OXXO y Kiosko, sin detenerse a pensar en el enorme daño que se está haciendo a los comerciantes nativos que están condenados a desaparecer por su incapacidad para formar un frente que les permita obtener productos a bajos precios que les ayuden a competir con las grandes cadenas.

 LOS AUSENTES. Si en otras partes del país las universidades han jugado un papel fundamental para darle cohesión a los movimientos ciudadanos, en Puerto Vallarta las universidades de plano están totalmente desinteresadas en jugar un papel de agentes de cambio. El Centro Universitario de la Costa sólo se pone en acción cuando se trata de defender sus intereses, pero una vez que les pusieron sus paradas de autobús y les arreglaron el problema de las inundaciones se les acabó el motivo para salir a la calle en defensa de la sociedad vallartense. Sin líderes naturales con arraigo y carisma, la sociedad vallartense está condenada a seguir desarticulada, sin el menor interés por unirse para enfrentar los excesos de los políticos y los empresarios, porque no sólo las acciones del gobierno, como autorizar gasolineras en zonas habitacionales, nos dañan como sociedad, también los actos de los empresarios, como cerrar los accesos al mar, nos afectan en gran medida. Tristemente los dirigentes de colonias limitan su activismo en función de sus intereses políticos, en busca de una regiduría o de una chamba en la presidencia municipal. Mientras tanto, miles de ciudadanos ajenos por completo a los procesos políticos conviven diariamente en la ciudad, convencidos de que la credencial de elector sólo sirve como documento de identificación oficial. En ese contexto, da lo mismo que unos vivales violen el Reglamento de Construcción al levantar una clínica o edificio de consultorios en Las Aralias, con la complicidad de los funcionarios pasarán una vez más por encima de los derechos de los ciudadanos. Lo más triste de todo es que esos atropellos tolerados por el gobierno son cometidos por ciudadanos comunes y corrientes, que sólo buscan el beneficio personal aunque ello implique ir en contra de los derechos de toda la sociedad.

 POSDATA. ¿Quién será el influyente funcionario de la Dirección de Policía y Tránsito Municipal que se pasea a bordo de una nueva patrulla con los vidrios totalmente polarizados? El vehículo, a pesar de ser oficial y portar los emblemas de la policía municipal, no cuenta con un número que lo identifique, sólo se distingue por portar las placas JHJ 4407. Es una pena que haya funcionarios prepotentes que no entienden que están para servir al pueblo, no para servirse de él. Una patrulla con los vidrios polarizados y sin número oficial va en contra de todas las normas de seguridad pública. Ojalá que el presidente Salvador González Reséndiz corrija esta estupidez.

 VOX POPULI. Desde la ciudad de Guadalajara llega cada mes por internet el boletín que da cuenta del contenido de un proyecto editorial que ya va en su tercer número. Se llama Nosotros la Prensa en mi Colonia, y está encabezado por Marcela Leopo Flores, aquella dama que provocó enormes incendios en la Canaco vallartense. Seguramente más de alguno la extraña, aunque muchos respiran tranquilos al saberla lejos de Puerto Vallarta. Si alguien le quiere seguir la pista, el enlace es: http://www.nosotroslaprensaenmicolonia.com

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …