Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Un año Perdido

Perfil Político: Un año Perdido

Por Luis Alberto ALCARAZ

DUDA ACLARADA. Una pregunta que se hacen muchos empleados del ayuntamiento es ¿por qué su credencial tiene vigencia hasta septiembre del 2012? La respuesta es muy simple, gracias a las modificaciones a la Constitución del Estado de Jalisco realizadas en el 2008, a partir del año entrante se modificarán las fechas de inicio y terminación de los gobiernos estatal y municipal, así como el período de la Cámara de Diputados. Hasta antes de esa fecha el período de los diputados iniciaba en febrero y culminaba tres años después, mientras que el gobernador arrancaba en marzo y culminaba seis años después. Por su parte los alcaldes asumían el poder el 1 de enero y finalizaban el 31 de diciembre tres años más tarde. Ese largo lapso entre la fecha de la elección y la toma de protesta de alcaldes, diputados y gobernador hizo que los legisladores de la pasada legislatura modificaran la Constitución para acortar el trecho. Gracias a eso, el gobierno de Salvador González Reséndiz en Vallarta (o Jorge Aristóteles en Guadalajara) terminará el domingo 30 de septiembre del 2012, tres meses antes de lo previsto si no se hubiere reformado la ley. Por su parte el gobernador, que será electo el primero de julio del año entrante, asumirá el cargo el 6 de diciembre, mientras que el Congreso integrará su nueva legislatura el 1 de octubre. TOMA Y QUITA. Si en 1992 Efrén Calderón Arias recibió como premio tres meses adicionales a su polémico gobierno por culpa del cambio de la fecha de toma de protesta del nuevo ayuntamiento, ahora le tocará a Chava González ver reducido en tres meses su trienio. En aquella época los alcaldes eran electos en noviembre y asumían el cargo el primero de abril, posteriormente la elección se fue a noviembre y la toma de protesta se mantuvo el 31 de diciembre. Para empatar la elección estatal con los comicios federales se adelantó la fecha de la elección al primer domingo de julio, sin embargo no se contempló el problema que implicaba que la toma de protesta de los alcaldes se mantuviera para seis meses después. Prácticamente medio año perdido en el que el alcalde en funciones era casi cero a la izquierda debido a que el alcalde electo era el que jalaba los reflectores, aunque se dieron casos como el de Javier Bravo que se emperró en seguir ostentando el poder hasta el último día de su mandato, tratando de sacar adelante iniciativas muy cuestionables como la concesión del sistema de recolección de basura, comprometiendo el margen de acción del nuevo gobierno. En esos meses la relación entre Javier Bravo y Salvador González hizo crisis y lo que era una excelente relación se vio finiquitada, y todo porque Javier Bravo se negó a ceder el poder a su joven sucesor.

 TIEMPO PERDIDO. En este contexto, el adelantamiento del relevo estatal y municipal subsanará en buena medida ese vacío de poder que obligadamente existe entre la fecha de la elección y la fecha de inicio del nuevo gobierno, aunque en términos reales también implica otros problemas, principalmente el económico. Y es que para términos prácticos este será el último año de gobierno de Salvador González Reséndiz, quien está sacando adelante sus proyectos prioritarios porque tiene claro que el año entrante será tiempo perdido. Si en el 2009 Javier Bravo salvó su tercer año de gobierno obteniendo un crédito de 450 millones de pesos, el año entrante Chava González no tendrá esa opción debido a lo terriblemente endeudado que está en estos momentos el municipio, por lo mismo, nada hay que esperar del año entrante, salvo una crisis financiera muy superior a la estos días. Ese pronóstico parece complicar severamente las posibilidades del PRI de retener la alcaldía de Puerto Vallarta, aunque algunos priistas confían en que la candidatura de Enrique Peña Nieto fungirá como paraguas provocando un voto mayoritario en favor de todos los candidatos del PRI. Harían bien en no estar tan confiados. 

ZONA DE DESASTRE. Sin ánimo de empañar el ánimo optimista que envuelve a los priistas de Puerto Vallarta, a quienes ni la derrota del PRI en Bahía de Banderas parece preocuparles, es obligado advertir sobre el difícil año que nos espera en el 2012, empezando por una anunciada crisis mundial que de nueva cuenta impactará nuestra economía, tan dependiente del turismo y del precio del crudo. Ante esto, es muy probable que el alcalde Salvador González Reséndiz haga buenos los pronósticos de quienes insisten en la posibilidad de que pida licencia en el primer trimestre del 2012 para incorporarse a una campaña electoral, ya sea la estatal o la presidencial. Agotado ya el 60% de su trienio, con una montaña de deudas por pagar, Salvador González Reséndiz no tendrá ningún aliciente para seguir en la presidencia municipal capoteando deudas y proveedores. Desde hoy es fácil anticipar la feroz crisis económica que padecerá el municipio el año entrante, cuando ni siquiera habrá dinero para el pago de la nómina municipal. En ese contexto, el nuevo alcalde que asumirá el cargo el primero de octubre del año entrante encontrará un municipio en total bancarrota, sin dinero para solventar los gastos más mínimos. Con todo y eso, la lista de aspirantes a la alcaldía sigue creciendo, principalmente en el PRI y en el PAN. En el PRD se mantiene un letrero afuera de su oficina: Cerrado por inventario.

POSDATA. Por tratarse de una elección para renovar gobernador de Jalisco, el año entrante la ley electoral permite tres meses de campaña para gobernador y dos meses parta diputados y alcaldes. En las elecciones intermedias las campañas para alcalde y diputado deben durar 40 días. Por lo mismo, el proceso electoral arrancará en la tercera semana de diciembre próximo, cuando los partidos deberán definir sus mecanismos de selección de candidatos. 

VOX POPULI. De acuerdo con la misma ley, para ser alcalde se requiere comprobar una residencia mínima de tres años a la fecha de la elección en el municipio de que se trate. De ahí el optimismo de los enemigos de Ramón Guerrero, quienes confían en que podrán demostrar ante los tribunales que el famoso Mochilas todavía no vivía en Puerto Vallarta el 5 de julio del 2009, cuando fue electo diputado local por el 05 distrito electoral con cabecera en este municipio. Sólo meses después de su triunfo El Mochilas tramitó ante el IFE su credencial de elector con residencia en este puerto, una vez que se convenció de que tenía serias posibilidades de ser candidato del PAN a la alcaldía vallartense.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *