Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Turismo y Seguridad

Perfil Político: Turismo y Seguridad

Por Luis Alberto ALCARAZ

DESDE LA RIVIERA. De visita en la Riviera Nayarit, el Presidente Enrique Peña Nieto lanzó su plan Política Nacional Turística haciendo hincapié en un hecho fundamental: sin seguridad México jamás podrá aspirar a consolidarse como un gran destino turístico de calidad mundial. Durante los seis años anteriores México fue sinónimo de inseguridad en el plano turístico internacional, al grado de que la embajada de Estados Unidos emitió frecuentes alertas para que sus ciudadanos se abstuvieran de visitar algunas ciudades de México. Por suerte Puerto Vallarta y la Riviera Nayarit nunca han estado en la lista negra, aunque ambos destinos han sufrido las repercusiones de la imagen de país inseguro que tiene México ante el mundo. El asalto de un grupo de turistas provenientes de un crucero que atracó en Puerto Vallarta el año pasado provocó la cancelación de algunas rutas navieras que atracaban en el puerto, lo que agudizó la marcada tendencia a la baja en el número de cruceros que visitaron la zona en los últimos meses. En la Riviera Nayarit el clima de seguridad ha sido más que aceptable, pese a los largos meses en los que Nayarit, particularmente Tepic y el norte del estado, fue escenario de una cruenta batalla por el control de la plaza entre diversos grupos criminales. Por desgracia en los últimos meses el buen clima de seguridad que había recuperado Nayarit amenaza con romperse a consecuencia de la acción de algunas bandas de secuestradores que han enlutado varios hogares de bahía de Banderas y otros puntos de Nayarit.

SEGURIDAD LO ES TODO. Por lo tanto, cualquier esfuerzo que haga el nuevo gobierno federal por relanzar turísticamente a México será dinero tirado a la basura si antes no se garantiza la integridad física de nuestros visitantes. ¿Habrá forma de cuantificar el enorme daño que la violación de seis turistas españolas le generó a la ya de por sí paupérrima imagen turística de Acapulco? Mientras nuestros visitantes corran el riesgo de ser extorsionados, violados, asaltados o asesinados no tendremos cara para invitar al mundo a visitarnos, por lo tanto la prioridad de todos debe ser la seguridad pública, por encima de cualquier otra cosa. Lógico que al conseguir este preciado bien, los primeros beneficiados eremos los mexicanos, que por fin volveremos a vivir en paz, sin el temor de ser víctimas de la violencia. Pero ese es un sueño todavía lejano en muchos puntos del país. Por el contrario, aunque la percepción de inseguridad ha descendido notablemente a raíz del cambio de gobierno federal, cada vez son más los puntos del país donde la sociedad civil está optando por crear sus policías comunitarias para defenderse personalmente. Las imágenes de ciudadanos encapuchados y armados que se organizan para defender sus comunidades son cada vez más frecuentes en el sur del país, lo cual habla de que no estamos avanzando en el tema, por el contrario, la decadencia continúa.

CADA QUIEN LO SUYO. Por supuesto que se esperan grandes cosas del gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto, sin embargo está claro que la batalla no podrá ganarse sin el esfuerzo de los gobiernos locales, especialmente los gobernadores que tienen recursos suficientes para apoyar a los municipios que están totalmente desprotegidos a merced del hampa. El reto parece demasiado grande pero en realidad no lo es, porque la mayor parte de los delitos son del fuero común, cometidos por delincuentes comunes que al amparo del clima de inseguridad generado por el narcotráfico han aprovechado la coyuntura para hacer su agosto. Los robos cotidianos a casa habitación que padece el ciudadano común y corriente son perpetrados por delincuentes comunes que operan gracias a la ineptitud o complicidad de las policías locales. Es un hecho que los cuerpos policiacos municipales están coptados por la corrupción por culpa, en parte, de los bajos salarios que perciben, lo cual no es un pretexto pero si una causal para explicar su incapacidad. El experto en temas de seguridad Santiago Roel ha demostrado que se puede abatir hasta en un 70% los índices de criminalidad sin necesidad de grandes inversiones, por el contrario, sólo se requiere un buen manejo de la información para aplicar adecuadamente los recursos disponibles. ¿Pero cómo se puede combatir un problema que ni siquiera se acepta que se tiene?

LA PRIORIDAD. México lo tiene todo para convertirse en una potencia turística mundial, además su cercanía con el enorme mercado que representa Estados Unidos lo coloca en una posición de privilegio, pero es requisito indispensable que al menos en los centros turísticos de mayor nivel se garantice al 100% la seguridad de los turistas. La muerte de un solo turista víctima de la inseguridad es suficiente para echar a la basura cualquier campaña de promoción, como se ha demostrado en Acapulco, ciudad considerada recientemente como la número dos a nivel mundial en el ranking de las ciudades más peligrosas del mundo, lista en la que México tiene el nada honroso privilegio de mantener nueve ciudades. Por lo tanto, antes que salir al mundo a vendernos como un paraíso, se requiere poner en paz el país, y sólo cuando se haya cumplido esa meta podremos aspirar a ser la potencia que merecemos ser. Mantener pendiente esta asignatura es una estupidez y una falta de honestidad que se paga caro, por suerte la Riviera Nayarit y Puerto Vallarta son dos destinos que tienen una excelente seguridad pública, pero en los últimos días hemos visto síntomas de que el escenario podría cambiar si los gobiernos no hacen un trabajo de fondo para evitar que los criminales tomen por asalto las zonas turísticas de esta región.

POSDATA. Tras varios sexenios de orfandad, la Riviera Nayarit, y concretamente Punta de Mita, parece tener finalmente un padrino del más alto nivel. Desde antes de asumir la presidencia de la república Enrique Peña Nieto mostró un enorme gusto por esta región, por lo que ha generado grandes expectativas en el sentido de que este será el sexenio de la Bahía de Banderas. La afinidad que tiene Peña Nieto, tanto política como generacional, con los dos personajes más influyentes de la región, Roberto Sandoval y Aristóteles Sandoval, hacen suponer que los mejores años están por llegar a la Bahía.

VOX POPULI. Dicen los enterados que el origen de la atracción que Peña Nieto y su familia tienen por Punta Mita se origina en un hecho circunstancial: al hijo del Presidente le fascina surfear y ha encontrado en las aguas de Punta de Mita el mejor lugar de México para practicar ese deporte. Aunque sea por eso, los gobernadores de Nayarit y Jalisco deberán capitalizar esa situación para trabajar unidos en busca de la grandeza turística de la región.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *