Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Turismo Galletero

Perfil Político: Turismo Galletero

Por Luis Alberto ALCARAZ

EL VIEJO SUEÑO. “¡Qué destino Boutique ni qué la chingada!” –dicen que exclamó don Guillermo Cosío Vidaurri, cuando siendo gobernador de Jalisco un grupo de empresarios vallartenses le manifestó su oposición a la vía corta Guadalajara-Puerto Vallarta porque ello implicaría un abaratamiento del nivel de los turistas que llegaban al puerto. Sin duda alguna el espejo en que se reflejaban era el de Acapulco, destino que por estar a unas cuantas horas de viaje por carretera se convirtió en el principal balneario popular del Distrito Federal. Desde entonces se acuñó una frase para identificar al turismo de bajo nivel adquisitivo que toma por asalto las playas del país sin provocar una gran derrama económica: Turismo Pambimbero, en alusión al famoso pan Bimbo que es consumido por millones de mexicanos. Y es que en la cabeza de algunos empresarios con intereses en Puerto Vallarta ha prevalecido históricamente el sueño de que el puerto se consolide como un centro turístico receptor de visitantes de alto poder adquisitivo, algo que cada vez se ha visto más lejano por diversos motivos, principalmente porque el turismo de alto poder económico ha encontrado otros paraísos en los cuales puede descansar con exclusividad. Para no ir más lejos, tenemos ejemplos al otro lado del río Ameca, donde amplias zonas de Punta de Mita fueron diseñadas para atraer turismo de alto poder adquisitivo que se hospeda en los exclusivos ranchos, muchos de ellos propiedad de extranjeros.

LA CRUDA REALIDAD. 20 años después Puerto Vallarta sigue sin una vía corta, pero es evidente la masificación del turismo que visita el puerto. Basta realizar un recorrido por diversos puntos de la ciudad para ver el enorme número de autobuses estacionados en zonas como Fluvial Vallarta después de haber dejado a cientos de turistas en los hoteles más populares del centro de la ciudad. El fenómeno alcanza niveles hilarantes en Semana Santa, cuando miles de turistas llegan con una mochila al hombro y unos cuantos pesos, decididos a pasar unas excelentes vacaciones aunque para ello tengan que dormir en la playa y hacer sus necesidades en baños públicos. No es mentira eso del pan Bimbo, los anaqueles de las tiendas de autoservicio son literalmente arrasados por estos visitantes, quienes tras haber hecho un enorme gasto para pagar el paquete vacacional que incluye hotel y transporte terrestre se quedan con poco dinero para consumir alimentos y bebidas. Junto al pan de caja y el jamón del súper, las bebidas alcohólicas por litros para llevar son el complemento ideal para unas vacaciones inolvidables.

VALLARTA PARA TODOS. Por desgracia para estos hoteleros que sueñan con ser visitados exclusivamente por príncipes y magnates, Puerto Vallarta está considerado como uno de los destinos más populares del país, con opciones para todos los niveles económicos, porque hay habitaciones hasta de 200 pesos diarios. Si el grueso del turismo que nos visita es popular, posiblemente se debe a la incapacidad de estos mismos empresarios para atraer turistas de alto nivel adquisitivo. Por desgracia para quienes quisieran que Puerto Vallarta fuera el destino boutique del país, como en un tiempo lo fue Cancún, todos los mexicanos tenemos derecho a hacer turismo de acuerdo a nuestras posibilidades. ¿Quién en su infancia no disfrutó de este tipo de turismo económico? ¿Quién no vacacionó gracias a la creatividad de unos padres que con unos cuantos pesos nos llevaban a conocer los puntos más atractivos del país como el Distrito Federal y su famoso bosque de Chapultepec? Bastaría hurgar en el pasado de estos comerciantes, disque empresarios, para comprobar que en sus inicios se beneficiaron del turismo que hoy desdeñan, vendiendo tacos en la esquina o regentando algún centro botanero.

LA NOVEDAD, EL TURISMO GALLETERO. Todo esto a raíz de las reacciones generadas por las lamentables declaraciones atribuidas a Martín Puebla Ontiveros y Evangelina Sánchez Dueñas, a quienes un reportero del diario Mural de Guadalajara atribuyó la acuñación de la nueva definición del turismo popular que visita el puerto: Turismo Galletero. Si la frase viniera de cualquier ciudadano no pasaría de un chiste de mal gusto, pero sucede que Martín Puebla es presidente de la Canaco y Evangelina Sánchez es titular de la Canirac, dos importantes organismos empresariales de Puerto Vallarta. En el caso de Evangelina Sánchez tuve oportunidad de dialogar con ella y fue categórica al señalar que ella jamás se refirió en esos términos al turismo popular que visita el puerto. La presidenta de la Canirac se muestra sorprendida por la polémica generada por las citadas declaraciones, asegurando que ya habló con el reportero a quien le pidió la grabación en la cual aparecen sus palabras en términos despectivos, ante lo cual el periodista reconoció su error y ofreció disculpas. Por parte de Martín Puebla no ha habido aclaración alguna, por lo que cabe la posibilidad de que haya sido este señor el único autor de la criticada frase de “turismo galletero”, aunque también es posible que todo se haya debido a la intención de un reportero de hacer más espectacular su nota poniendo en labios de sus entrevistados una frase que jamás pronunciaron, aunque podría desprenderse de una interpretación de sus declaraciones. Por suerte el escándalo ha servido para que amplios sectores de Puerto Vallarta manifiesten su respeto y agradecimiento a quienes conforman el llamado turismo popular, que realmente salva la economía del puerto en las temporadas de vacas flacas.

POSDATA. Hay decenas de estudios que demuestran la forma en que el turismo popular salva la economía vallartense en los meses de temporada baja, pero para nuestros magnates seguramente eso no importa. Ellos quisieran que Puerto Vallarta fuera un principado al que sólo se pudiera llegar por vuelo privado. Para su desgracia Puerto Vallarta es un destino popular, cada vez más al alcance de la mano de millones de mexicanos que tienen derecho a disfrutarlo sin importar su condición económica. Está claro que el éxito de un destino puede ser su fracaso, ahí radica el reto que deben enfrentar nuestros empresarios, para atender al turismo popular sin que eso implique renunciar al turismo de alto poder adquisitivo.

VOX POPULI. En contraste, lejos de apostarle al gran turismo, muchos hoteleros siguen estimulando el turismo carretero, como se comprueba al viajar por la autopista Guadalajara-Tepic, donde hay varios espectaculares de diversos hoteles de gran turismo de Puerto Vallarta que ofrecen rembolsar el costo de las casetas a los automovilistas que se hospeden en sus hoteles. Mientras tanto, Riviera Nayarit recibe cada mes a importantes personalidades del espectáculo mundial, algo que en Puerto Vallarta ya prácticamente no se ve porque nuestros hoteleros se conforman con hospedar a Teo el de la Colita o a Jo Jo Jorge Falcón.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *