Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Tras las Ruinas del PRI

Perfil Político: Tras las Ruinas del PRI

Por Luis Alberto ALCARAZ

TEMPORADA DE CACERÍA. En otras condiciones, la presidencia del CDM del PRI Puerto Vallarta sería poco apetecida, sin embargo la sospecha de que el gobernador Aristóteles Sandoval tratará de ayudar a toda costa para que el PRI recupere la alcaldía en las elecciones del 2015 hace que el pelotón de aspirantes a suceder a Gloria Palacios Ponce se incremente cada día. Por desgracia hasta el día de hoy la mayoría de nombres barajados carece del perfil necesario para encabezar un Comité de transición que deberá tener la inteligencia para aglutinar un priismo desintegrado y cabizbajo a raíz de la derrota de julio pasado. Se entiende que algunos buscachambas se apunten para aspirar al cargo, sin embargo lo que el PRI requiere en estos momentos es un líder de primer nivel, con autosuficiencia económica para meterle dinero al PRI, no para sacarle. Durante nueve años el PRI Puerto Vallarta vivió una época de oro gracias a la importante cantidad de dinero que se le inyectaba desde la presidencia municipal producto de los descuentos en automático que se hacían a los regidores y funcionarios, lo que garantizaba un presupuesto mínimo de 100 mil pesos para el mantenimiento de la nómina del CDM y sus gastos administrativos. Ya sin la presidencia municipal, el priismo local tendrá que volver a operar bajo un esquema que conoce muy bien ya que lo aplicó durante los nueve años que se mantuvo lejos del poder municipal, esquema que a duras penas le servía para sobrevivir ya que estaba basado en la aportación de cuotas de un puñado de priistas de hueso colorado.

EL SÍNDROME DEL PERDEDOR. En el pasado algunos candidatos del PRI que fueron derrotados en el siglo pasado intentaron encabezar el CDM como un reflejo de su afán por buscar revancha. Si como candidatos fueron derrotados por culpa de una mala estructura partidista, como presidentes del CDM se encargarían de restructurar al partido para llevarlo a la victoria en los siguientes comicios, por eso Rodolfo Gómez Bernal buscó la presidencia del PRI una vez que asumió la regiduría plurinominal en 1997. Por lo mismo, el regidor Adrián Méndez es el primero en anotarse para encabezar el CDM del PRI desde su condición actual de coordinador de la bancada priista en el cabildo. El principal obstáculo de Adrián es su abierta identificación con Rafael Yerena Zambrano, por lo tanto difícilmente será tomado en cuenta. Peor aún, Adrián Méndez fue candidato a la alcaldía en contra de la voluntad de Aristóteles Sandoval y sólo por la imposición de Rafael Yerena, por lo tanto en la actualidad el escenario le es totalmente adverso. Más todavía: con El Archi al frente del CDM el PRI seguiría tan dividido como lo estuvo en la pasada contienda, con un bando de yerenistas y otro de antiyerenistas. No es por lo tanto el mejor momento para que Adrián Méndez se reinvente políticamente.

LOS BUSCACHAMBAS. Otro que ya se ha convertido en ajonjolí de todos los moles es el Maestro Roberto González, quien después de realizar un notable papel como director de la Univa Vallarta de plano ha dilapidado su buena imagen en aras de buscar chambitas que le permitan sobrevivir. Sin posibilidades de conseguir la candidatura a la presidencia municipal en el 2009, Roberto González se entregó por completo a la voluntad de Rafael Yerena Zambrano con tal de conseguir una regiduría, la cual finalmente terminó cambiada por la Dirección de Servicios Públicos Municipales en el gabinete de Salvador González Reséndiz, donde desempeñó un trabajo notablemente mediocre. Hoy Roberto busca alguna chamba como delegado estatal en Puerto Vallarta de lo que sea, al tiempo que se mueve para ser tomado en cuenta en el proceso de renovación del CDM del PRI. Por desgracia Roberto González no ejerce ningún liderazgo al interior del PRI por lo cual es el menos indicado para encabezar al priismo local en esta temporada de vacas flacas. Al igual que ocurre con Adrián Méndez, el principal problema que tiene Roberto González para sobresalir en estos tiempos es su militancia en el equipo de la CTM.

UN LIGAMAYORISTA. Como siempre ocurre, a la hora de designar al nuevo presidente del PRI Vallarta el contexto es el que predomina. En el pasado el presidente del PRI emanaba de una negociación entre el alcalde en turno y Rafael Yerena Zambrano. Hoy el PRI ya no tiene a uno de los suyos en la presidencia municipal, pero eso no quiere decir que don Rafael Yerena está convertido en el máximo factótum de poder, por el contrario, por primera vez en 18 años el PRI Vallarta tendrá a un primer priista en el estado en la persona de Aristóteles Sandoval, por lo tanto es evidente que la decisión será tomada en Guadalajara, considerando los proyectos futuros que el gobernador electo tiene para Puerto Vallarta. Como es lógico, Aristóteles cuidará que el próximo presidente del PRI Vallarta sea un factor positivo para sus proyectos a largo plazo, no un problema en el momento que tome la decisión sobre quién será el próximo candidato a la presidencia municipal de Vallarta. Por lo mismo, el PRI requiere de un político experimentado, que garantice la unidad del partido y que no cargue los dados hacia algún proyecto en particular. Ante ese escenario el PRI requiere un presidente con el perfil de Gustavo González Villaseñor, por desgracia Gustavo sólo hay uno y difícilmente estará interesado en encabezar el CDM en momentos en que está muy ocupado haciendo política en Guadalajara.

POSDATA. Todo lo anterior no implica que personajes como Javier Bravo, Salvador González Reséndiz, Andrés González, Rafael Yerena y César Abarca dejarán de operar políticamente para tratar de colocar a un incondicional al frente del partido. Quien sea que quede en el cargo obligadamente trabajará para acatar las instrucciones de Aristóteles Sandoval, porque está claro que el único vallartense que se atrevió a decirle que no a Aristóteles es Rafael Yerena Zambrano, y evidentemente no lo volverá a hacer.

VOX POPULI. Irónicamente la otra opción que tiene el PRI es colocar en su presidencia a un priista totalmente insignificante, que despache sólo en el edificio sin presupuesto ni apoyos. Un presidente decorativo que cuide el edificio hasta finales del año entrante. Y en ese contexto cualquiera podría ser el sucesor de Gloria Palacios, incluso hasta el velador del edificio de Río Grande.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *