Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Radiografía de la Realidad Turística

Perfil Político: Radiografía de la Realidad Turística

Por Luis Alberto ALCARAZ

GENTE PELIGROSA. Bien lo dice el refrán, un pendejo con iniciativa es doblemente peligroso. Algo parecido pasa en Puerto Vallarta en el tema de la industria turística, porque todo mundo se siente capacitado para opinar. Mientras los “expertos” que manejan la promoción de Puerto Vallarta presumen que todo marcha viento en popa, los comerciantes del centro claman por ayuda argumentando que están al borde de la quiebra por culpa de la peatonalización del malecón. El malecón, dicen, está muy bonito pero la gente no acude a visitarlo y por lo tanto no hay ventas. Según su deducción el problema es que al impedirse el tránsito vehicular por la zona el turismo ha dejado de acudir condenando al centro histórico a morir por inanición. Unos opinan que el problema de fondo son las caras rentas que se cobran en el centro de la ciudad, lo cual hace inviable cualquier negocio. Otros, que es mi caso, estiman que el problema es más simple: Puerto Vallarta no está de moda en el escenario turístico internacional, si antes el centro era un gran negocio comercial hoy no lo es porque el pastel ha crecido y el número de comensales se ha reducido o apenas incrementado en escaso porcentaje.

LOS NÚMEROS QUE GRITAN. De acuerdo con las cifras oficiales de la Secretaría de Turismo al menos en el terreno del turismo de cruceros la ciudad pasa por una severa crisis, según los expertos derivada de la crisis del 2008. En el 2007 se registraron en los aeropuertos turísticos de México un total de 630,928 vuelos, de los cuales 141,158 eran de procedencia internacional. Para el 2008 el número bajó a 595,570, con 137,291 vuelos extranjeros. En el 2009 el número fue de 504,232, con 121,514 extranjeros. Para el 2013 el número de vuelos fue de 517,855, con 140,266 de procedencia extranjera, cantidad inferior en 117 mil al número de vuelos registrados en el 2007, un año antes de que estallara la crisis. Pero en lo que se refiere a vuelos internacionales, la cifra de 2013 está apenas mil vuelos por debajo del 2007, lo cual quiere decir que en el plano de turismo aéreo internacional el país está prácticamente recuperado. Eso en el panorama nacional, en el terreno de lo local Puerto Vallarta recibió en el 2007 9,467 vuelos internacionales, 9,300 en el 2008 y 7,953 en el 2009. Para el 2012 el número de vuelos extranjeros que llegó a Vallarta fue de 6,820, exactamente 3,838 vuelos menos que en el 2007. Esto quiere decir que al menos en el turismo aéreo, el de mayor poder adquisitivo, Puerto Vallarta perdió en los últimos seis años el 30% de sus llegadas, y a menos de que en el 2014 esa tendencia se revierta es un dato muy ilustrativo.

EL TURISMO DE CRUCEROS. Pero si en el terreno del turismo aéreo Vallarta está en un hoyo, en lo referente al turismo de crucero los números no pueden estar peor. En el 2010 Vallarta recibió 553,514 pasajeros con 216 arribos, para el 2013 el número de arribos bajó a 81 con un total de 154,787 pasajeros. Esto implica que entre 2010 y 2013 la ciudad perdió 398,727 pasajeros de crucero y 1,228 vuelos de procedencia internacional. Si estimamos en un promedio de 200 pasajeros por vuelo podemos decir que dejaron de llegar a Vallarta 245,600 turistas por la vía aérea, más otros 398,727 que no llegaron por la vía marítima, lo que implica que la ciudad ha perdido en los últimos tres años un promedio diario de 1,765 turistas extranjeros de buen poder adquisitivo. ¿Sirve este dato para explicar mejor la situación actual del centro de la ciudad? Estos números por supuesto que contradicen la visión optimista de quienes están encargados de la promoción del destino, quienes ven el vaso medio lleno porque sus respectivos negocios están a reventar. Su posición en los cargos claves de la promoción turística les permite llevar agua a sus molinos, por lo tanto mientras el centro agoniza la zona norte está que no cabe de contenta.

¿UN MAL DE TODOS? Veamos ahora si la crisis que padece Puerto Vallarta es derivada de la crisis mundial del 2008 y si afectó por igual a todos los centros del país. Y aquí es importante empezar por el principio: aunque muchos presumen que Puerto Vallarta está a niveles de Cancún la realidad es muy distinta. Incluso ni siquiera podemos competir con destinos como Cabo San Lucas y Cozumel en materia de turismo de crucero. En el 2010 Cozumel recibió 2 millones 919 mil 221 turistas a bordo de mil 31 cruceros, por su parte Cabo San Lucas tuvo 307 arribos con 699,871 viajeros. Vallarta a su vez recibió ese año 216 barcos con 553,514 personas. Para el 2013, ya superada la crisis del 2008 y en plena ruta de recuperación, Cozumel tuvo 894 arribos con 2 millones 753 mil 608 turistas, por su parte Cabo San Lucas recibió 185,586 turistas con 95 cruceros y Puerto Vallarta 154,787 turistas a bordo de 81 cruceros. Esto demuestra que al menos en el Caribe la industria naviera prácticamente ha recuperado sus niveles del 2010, mientras que el Pacífico sigue en la lona por una simple razón: esta zona de México es mucho menos atractiva para las navieras que el Caribe mexicano. La inseguridad que ha afectado al Pacífico mexicano es en buena medida una explicación de la situación de crisis actual.

POSDATA. Ante este escenario la conclusión es simple y cruda: el centro de la ciudad es una zona fantasma porque el destino ha perdido competitividad a nivel internacional, ya sea por mala estrategia publicitaria o porque simple y sencillamente hay otros destinos más exitosos que el nuestro. Al mismo tiempo el centro se ha desmantelado por la incapacidad de sus empresarios para renovarse y competir con su segmento.

VOX POPULI. Hemos visto cómo empresas foráneas llegan a la ciudad de la noche a la mañana y se convierten en el atractivo de moda para turistas y locales, como es el caso del antro de moda La Santa que de inmediato desplazó a los líderes de ese sector, como antes lo hizo el Strana y más anteriormente algunos antros del centro de la ciudad. Hay que aceptar que Vallarta ya no es el de hace 20 años, hoy el pastel es enorme y el número de visitantes no ha crecido lo suficiente, los tiburones de la industria local devoran salvajemente a los charalitos que están condenados al fracaso irremediablemente, como el histórico Cine Bahía sucumbió ante Cinépolis y Gutiérrez Rizzo cayó ante Cotsco y Walmart. Es el costo de la modernidad, la industria no es para los timoratos, aquí no hay espacio para el romanticismo y la nostalgia.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …