Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: PMC, Hora de Definiciones

Perfil Político: PMC, Hora de Definiciones

Por Luis Alberto ALCARAZ

LA CRUDA REALIDAD. Pese a los 15 minutos de fama que ha vivido recientemente el Partido Movimiento Ciudadano a raíz de la excelente campaña realizada en Jalisco por Enrique Alfaro, es un hecho que en la jornada electoral del pasado domingo el MC no fue un protagonista. Fundado por el ex priista Dante Delgado con el nombre de Partido Convergencia por la Democracia, el Movimiento Ciudadano tuvo el tino de cambiarse de nombre y capitalizar el voto de castigo opositor al PRI que no encontró acomodo en el PAN y el PRD debido a los intereses grupales que prevalecen al interior de esos partidos tribales. Fue el caso de Puerto Vallarta, donde Ramón Guerrero perdió apretadamente la elección interna del PAN y aceptó la candidatura que le ofreció el MC, lo cual terminó con el triunfo electoral en Puerto Vallarta, rompiendo por primera vez el monopolio político establecido entre PRI y PAN, que se han disputado históricamente el control del municipio. Hoy con El Mochilas en la alcaldía el Movimiento Ciudadano tiene una gran oportunidad de proyectarse a nivel estatal y nacional como un partido que realmente representa una opción novedosa de gobierno, aunque hasta el momento todo ha quedado en una mera promesa, lejos, muy lejos, de la realidad prometida en campaña.

EL BOMBERO DE ALFARO. Formado en la vieja escuela del PRI Jalisco, Juan Enrique Ibarra Pedroza alcanzó niveles de mito en el área electoral del PRI, sin embargo como muchos viejos cuadros terminó migrando al PRD, desde donde saltó al PT por razones de estrategia política convenientes al proyecto de Andrés Manuel López Obrador. Con un pie en el nuevo tren llamado MORENA, Ibarra Pedroza decidió desligarse de El Peje, optando por privilegiar su futuro político en el Movimiento Ciudadano que a nivel Jalisco encabeza Enrique Alfaro, quien al igual que Ramón Guerrero ha mantenido un pie en el MC y otro en la sociedad civil, aunque en el caso del Mochilas, su otro pie lo mantiene en el PAN. Precisamente esa dualidad manifestada por el alcalde vallartense ha preocupado a los altos mandos del MC en Jalisco, que están convencidos de que lo que haga el gobierno de Vallarta será fundamental para el futuro de la franquicia en las elecciones del 2015, cuando Enrique Alfaro buscará la alcaldía de Guadalajara para de ahí saltar a la gubernatura. Y es que en Jalisco pasó lo mismo que en Nayarit, donde Roberto Sandoval ganó la gubernatura a pesar de haber perdido la capital Tepic, municipio que gobernó durante dos años.

GANAR PERDIENDO. Lo mismo le pasó a Aristóteles, quien desde la alcaldía de Guadalajara se proyectó a todo el estado para ganar la gubernatura, pero su triunfo fue mediano debido a que prácticamente perdió Guadalajara, el municipio que le sirvió para consolidarse como el candidato natural del PRI a la gubernatura de Jalisco. En cambio a Enrique Alfaro le bastó un aceptable gobierno en Tlajomulco de Zúñiga para convertirse en el candidato favorito de miles de votantes que tradicionalmente habían canalizado en el PAN su voto de castigo en contra del PRI. Pese a su enorme popularidad, Enrique Alfaro y el Movimiento Ciudadano sólo lograron triunfos en municipios pequeños del estado, siendo Puerto Vallarta la posición de mayor importancia, y de ahí el interés de Alfaro porque el gobierno del MC en este municipio sea prácticamente ejemplar. Por desgracia para Alfaro, el alcalde Ramón Guerrero mantiene una ambigüedad política debido a sus fuertes nexo con grupo políticos que se empeñan en seguir militando en el PAN. Es el caso de Abraham González Uyeda, quien pese a haber operado abiertamente en contra de la campaña panista anterior sigue siendo uno de los cuadros más influyentes en lo que queda de ese partido. La debacle panista en Jalisco provocó que Puerto Vallarta se convirtiera en un santuario para los panistas de Guadalajara, quienes encontraron en la nómina del puerto su única opción para mantenerse en el presupuesto público durante los tres años de vacas flacas.

LA DISPUTA POR EL PARTIDO. Decidido a continuar con su meteórica carrera política, Ramón Guerrero Martínez parece más interesado en garantizar su futuro que en consolidar su gobierno, para lo cual se dedica a fortalecer una estructura electoral que sólo le responderá a sus intereses. Ante este virtual secuestro del MC, Enrique Alfaro mandó a Puerto Vallarta a Juan Enrique Ibarra Pedroza a realizar un control de daños y diseñar una nueva estrategia para reposicionar al partido con miras al 2015. En su carácter de delegado especial del MC en Puerto Vallarta Ibarra Pedroza ha iniciado tímidamente realizando un diagnóstico de la realidad y su primera conclusión deberá ser la reestructuración del CDM del partido, el cual prácticamente es inexistente aunque formalmente es dirigido por una señora de nombre Leticia Baca Olguín, quien aprovechando la cercanía de su hermano con Luis Walton consiguió la franquicia en Puerto Vallarta cuando a nadie le interesaba representar a ese partido. Obligadamente ligada a Ramón Guerrero por los intereses económicos, Leticia Baca es inoperante como dirigente del nuevo partido, por lo cual próximamente deberá entregar el CDM a una persona que seguramente obedecerá a los intereses de Enrique Alfaro, aunque el proceso debe realizar con mucho tacto para evitar un rompimiento con el alcalde, lo cual implicaría el cese de recursos económicos hacia el partido provenientes del ayuntamiento.

POSDATA. Mientras que Enrique Alfaro sólo tiene como opción el MC para seguir adelante con su carrera política, en Puerto Vallarta el Mochilas prefiere jugar con otras opciones, de ahí que está creando una plataforma electoral que responderá sólo a sus intereses, sin importar al final qué partido lo respalde. La opción natural para Ramón Guerrero será la diputación federal en el 2015, sin embargo su mayor prioridad será retener la alcaldía de Puerto Vallarta porque eso le garantizará el financiamiento necesario para su campaña.

VOX POPULI. Para desgracia del Mochilas no se ve un futuro muy promisorio en su camino inmediato, ya que le será muy difícil ganar una diputación federal de mayoría en el 05 distrito, por lo cual no sería nada extraño que incluso opte por postularse por un distrito de Guadalajara, donde la campaña de Enrique Alfaro le serviría como paraguas y le pondría en niveles de competencia real. En cuanto a su sueño de ser el poder tras el trono en Puerto Vallarta más allá del 2015, está igualmente complicado, principalmente por la falta de cuadros carismáticos que padece su grupo, lo cual incluso podría general un ambiente propicio para la candidatura de la actual presidenta del DIF, quien se la pasa en las colonias populares repartiendo cemento y tinacos en compañía del ex panista Arturo Dávalos, quien también pretende ser el candidato.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *