Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: PAN, Adiós a las Campañas

Perfil Político: PAN, Adiós a las Campañas

Por Luis Aberto ALCARAZ

LA DENUNCIA. En rueda de prensa el presidente del PRI Vallarta dio a conocer la existencia de un documento denominado Plan Emergente Bahía Azul, presumiblemente atribuido a los operadores del PAN. El documento presenta un certero diagnóstico de la situación por la que está pasando el panismo en Puerto Vallarta, especialmente la candidatura de Ignacio Guzmán García, por lo que recomienda una serie de acciones encaminadas a forzar el triunfo del PAN en las próximas elecciones. Por desgracia el documento traza una serie de actos a todas luces ilegales, como la compra de operadores y activistas del PRI y el recrudecimiento de la guerra sucia. Ya en diversos puntos del país y en distintas

 épocas electorales se ha denunciado la existencia de planes similares, alguno de ello identificado con el nombre de Operativo Ave Azul, por lo que no extraña el asunto de Puerto Vallarta. No es extraño, tampoco, que el propio candidato del PAN Ignacio Guzmán García salga de inmediato a desmentir la acusación, aduciendo que “miente el PRI, porque no tengo ninguna necesidad de recurrir a la guerra sucia”. Por supuesto que es normal que Nacho Guzmán diga que el documento Bahía Azul es falso, lo notable habría sido que diera una rueda de prensa para reconocer la autenticidad del documento, por lo mismo el hecho de que Nacho diga que el panfleto es falso no es garantía de que en realidad lo sea. Por el contrario, haría muy bien Nacho en obtener una copia del documento y llevarlo a la práctica, porque le ilustra al pie de la letra sus problemas y le indica el camino a seguir para repuntar en su campaña. Si, como dice Nacho Guzmán, el documento fuera apócrifo y se hubiera originado en alguna oficina del PRI, el PRI estaría cometiendo un grave error al diseñar una interesante estrategia para que el PAN lo derrote. Por lo mismo, es difícil imaginar a los estrategas del PRI dedicando tiempo y esfuerzo para diseñar una estrategia que, en caso de seguirse al pie de la letra, podría ayudar al PAN a levantar el vuelo, aunque sea mediante el recurso de la guerra sucia. Por desgracia a Nacho Guzmán lo desmiente la realidad, porque ha dejado de lado su campaña de propuestas para dedicarse a hacer campaña en contra del candidato del PRI, Salvador González Reséndiz, quien se ha convertido en el eje de la campaña panista.
 EXPLICACIÓN NO PEDIDA… La denuncia del PRI Vallarta en torno al Plan Emergente Bahía Azul desató las más airadas reacciones de los panistas, tanto a nivel local como estatal. En Guadalajara el coordinador general de las campañas panistas, Abraham González Uyeda, respondió violentamente en contra de los priístas, acusándolos de ser los verdaderos autores del polémico plan. Según González Uyeda, el PAN no tiene necesidad de recurrir a la guerra sucia para ganar las próximas elecciones. Sin embargo la realidad es muy distinta, porque es precisamente Abraham González Uyeda el principal promotor de la guerra sucia, lo cual le ha generado enérgicas protestas de parte de varios candidatos panistas que se oponen a la guerra sucia como estrategia de campaña. Para ilustrar lo anterior me permito citar una nota del periodista tapatío José María Pulido, publicada en su blog fueradejuicio.com el pasado miércoles 10 de junio: “Debido a la diferencia de criterios con varios candidatos del Partido Acción Nacional, el coordinador de las campañas en Jalisco, Abraham González Uyeda, se tambalea. La petición es que deje la coordinación o dejarán de hacerle caso en su estrategia. Entre los inconformes se encuentra un grupo cada vez más numeroso de aspirantes panistas, a alcaldes y diputados, que se opone a la guerra sucia implementada abiertamente desde hace quince días, de manera abierta. Además de su destitución, los candidatos que se ofrecen como puente de negociación con otras fuerzas políticas piden cambiar la estrategia de la campaña, que además, aseguran, les ha dejado escasos dividendos en el actual proceso electoral intermedio. Los inconformes comenzaron a marcar distancia del coordinador desde el viernes de la semana pasada, luego del postdebate organizado por la estación de Radio DK. La incomodidad cobró auge porque tras los resultados de las últimas encuestas, donde el aspirante a la alcaldía de Guadalajara, Jorge Salinas, apareció abajo del priísta Aristóteles Sandoval, aseguran que las campañas sucias les están dando más enemigos que votos”.
 CON EL LODO HASTA EL CUELLO. Como se puede comprobar, a pesar del discurso, Ignacio Guzmán García se ha puesto en manos de sus asesores y se ha embarcado en una estrategia de guerra sucia que no solamente no le dará más votos, sino que terminará manchando una reputación hasta hoy bastante buena. Es lamentable, lo dicen los propios ciudadanos, ver a Ignacio Guzmán en sus discursos en las colonias populares denostando a Salvador González Reséndiz. La gente que acude a sus mítines con la esperanza de conocer sus propuestas se desilusionan al oír la cantaleta de Nacho en contra de Chava, a quien le critica ser joven sin experiencia. “¿Qué quieren?” –les pregunta Nacho a los asistentes a sus actos de campaña, “¿un joven sin experiencia o una persona con experiencia como yo?”. Por desgracia los casi 20 años de carrera política de Nacho no han sido de gran utilidad a los vallartenses, porque siempre se ha desempeñado en las burbujas del PAN, nunca a ras de suelo. Cuando terminó su mandato como alcalde interino de Puerto Vallarta, luego de entregar la presidencia municipal al priísta Gustavo González Villaseñor, Nacho Guzmán se fue a vivir un largo tiempo en París, un lujo que hasta la fecha ningún otro expresidente municipal se había podido dar. Pero los políticos panistas están hechos de una materia muy diferente, por desgracia muy distinta a la del grueso de los ciudadanos. Por eso la mayoría de los electores no se identifica con Nacho, sino con el joven Salvador. Lo peor de todo es que en su desesperación Ignacio Guzmán resbala e incurre en iniciativas bastante ridículas, como la de retar a Chava Reséndiz a un examen de cabello para establecer con certeza si alguno de ellos es adicto a las drogas. Resulta increíble que el candidato más pelón de la contienda sea al único que se le ocurre exigir un análisis de cabello. A leguas se nota que los asesores de Nacho están empeñados en hundirlo cada vez más, porque sólo así se entienden esas iniciativas descabelladas.
 A GANAR LA CALLE. En este contexto, la más reciente iniciativa de Nacho Guzmán es convocar a una marcha “en contra del mal gobierno” por el centro de la ciudad, como si en estos momentos lo que más necesitara Puerto Vallarta es una muchedumbre marchando por sus calles gritando consignas en contra del “mal gobierno”. Lo peor de todo es que Nacho no especifica si su marcha es en contra del mal gobierno federal, el mal gobierno estatal o el mal gobierno municipal, porque ni Felipe Calderón ni Emilio González Márquez pueden presumir de estar encabezando buenos gobiernos. Es obvio que Nacho quiere marchar en contra de lo que el llama el mal gobierno a nivel municipal, pero corre el riesgo de que a su marcha lleguen ciudadanos hartos de los abusos y excesos del gobernador Emilio González Márquez, a quien en Guadalajara ya le están organizando una marcha multitudinaria en la que se espera meter al libro de récords Guinnes la mentada más grande del mundo en contra de un gobernador. Por lo tanto, una vez más se equivoca Ignacio Guzmán al distraer su campaña para dedicarse a hacer campaña en contra del ayuntamiento o en contra del PRI. Lo que la gente quiere son propuestas, compromisos reales y concretos, no demagogia. Lamentablemente a Nacho la demagogia siempre lo ha caracterizado, al grado de que su mayor gestión en los dos años que estuvo de diputado local fue conseguir que su natal Villa Purificación fuera declarada recinto oficial del Poder Legislativo con motivo del aniversario de ese municipio, pero a los vallartenses de nada les sirvió que Nacho fuera uno de los diputados más poderosos de la actual legislatura local. Cancelada la posibilidad de ganar por la vía de las propuestas, Nacho Guzmán se pone en manos de sus operadores y da su visto bueno a la guerra sucia, comportándose como un porro en lugar del político adulto y maduro que presume ser. 
 VOX POPULI. Otra prueba contundente de que el Plan Emergente Bahía Azul es real lo constituye la sucia campaña de desprestigio en contra de la candidata a regidora del PRI, Esther Blanco, a quien se le pretende enlodar con asuntos estrictamente personales. Lo dicho, es una lástima que a tres semanas de la elección el PAN haya decidido renunciar a la decencia y se haya entregado por completo a la tarea de remover el lodo. Fue exactamente lo mismo que hizo Eva Contreras en el 2003, cuando al entender que tenía perdida la campaña decidió desatar una lamentable guerra sucia en contra del candidato del PRI. Hoy Eva anuncia la organización de una comida con mil mujeres para apoyar la campaña de Nacho Guzmán, en lugar de dedicarse a cumplir con la representación por la que cobra decenas de miles de pesos cada quincena, que es la de senadora de la república.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *