Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil político: Mochilas, del silencio al cinismo

Perfil político: Mochilas, del silencio al cinismo

Por Luis Alberto ALCARAZ

PERMÍTANME TANTITO. Aunque estaba previsto para la semana pasada, el anunciado fallo del Tribunal Electoral de Jalisco sobre el caso Puerto Vallarta podría llevarse un par de semanas más, según lo anunció el presidente del TRIEJAL Jesús Reynoso Loza, quien le enmendó la plana al magistrado responsable de llevar el caso, Luis Corona Nakamura, que días antes había asegurado que el fallo estaría listo a finales de la semana pasada. Pero de acuerdo al presidente del TRIEJAL, el expediente aún está en etapa de integración, lo que implica que las partes involucradas aún se encuentran aportando elementos a favor y en contra, lo cual a su vez es un indicio de lo complejo que está el citado expediente. Hasta donde se sabe, el PRI vallartense aportó pruebas suficientes que sustentan la ilegalidad de la elección, tales como 2,500 vales originales repartidos por el Movimiento Ciudadano amparando cada uno la entrega de materiales para construcción como cemento y lámina para techo a cambio de votar por Ramón Guerrero Martínez. Algunos de esos vales incluso cuentan en el reverso con la firma del regidor electo Humberto Arévalo, mejor conocido como el Beto de la Infonavit, quien abiertamente incurrió en un delito electoral gravemente castigado por la ley. De igual forma el expediente incluye un video en el cual se aprecia claramente a los operadores de El Mochilas repartiendo esos famosos vales.

COMO QUE LA VIRGEN LE HABLA. Ante la contundencia del reparto de miles de vales que abiertamente constituyen un delito electoral, según lo confirmó en Puerto Vallarta el consejero presidente del IFE Leonardo Valdés Zurita, la estrategia inicial de El Mochilas fue evadir el tema, primero negando cualquier comentario al respecto y posteriormente desapareciendo de plano del escenario vallartense, primero por causa de sus merecidas vacaciones y posteriormente debido a la pesada carga de trabajo que ostenta como diputado local en funciones. Sin embargo es bien sabido que al interior del grupo compacto de El Mochilas existe temor y preocupación sobre el rumbo que podría tomar el caso, debido a que está suficientemente demostrado el reparto de más de 10 mil vales que abiertamente constituyen un delito electoral. Si un grupo de comunicadores vallartenses fue sentenciado a prisión por haber publicado encuestas en tiempos prohibidos por el Cofipe, es fácil anticipar lo que le pasará a quien sea hallado culpable de haber coptado el voto de miles de vallartenses mediante el reparto de vales de cemento que abiertamente implicaron una compra masiva de votos condicionados al triunfo del candidato de la alianza integrada por el MC y el PT.

CAMBIO DE ESTRATEGIA. Si hasta hace poco la estrategia del Mochilas consistía en guardar silencio, en los últimos días parece haber cambiado de parecer, ya que en la ciudad de Guadalajara ha realizado declaraciones en las que intenta desmarcarse de los famosos vales, asegurando que todo se debe a una falacia del PRI. Preocupa la actitud de un candidato que primero viola abiertamente la ley para obtener el triunfo y posteriormente, para evitar ser castigado, acusa a sus adversarios de haber inventado los famosos vales. Históricamente El Mochilas siempre ha mostrado un comportamiento cínico en su desempeño público, ya que es fiel seguidor de la máxima de Maquiavelo que establece que el fin justifica los medios, sin embargo en este caso estamos ante ilegalidades que bajo ninguna condición pueden ser justificadas y por lo mismo merecen ser castigadas con todo el rigor de la ley. Es justificable que El Mochilas haya renunciado al PAN con tal de ser candidato a la presidencia municipal de Puerto Vallarta, incluso a pesar de incumplir con el requisito legal de residencia, pero nada puede justificar que para ganar la elección haya impreso y repartido aproximadamente 25 mil vales que amparan la entrega de 5 sacos de cemento cada uno a cambio de votar por el candidato del Movimiento Ciudadano.

DEL TAMAÑO DEL MIEDO. El cambio de actitud de Ramón Guerrero, quien ahora despliega la estrategia que dice que la mejor defensa es el ataque, debe ser un reflejo del temor que tiene de que en los próximos días el Tribunal Electoral de Jalisco emita un fallo anulando la elección de Puerto Vallarta. Por motivos muy inferiores al Caso Vallarta los tribunales anularon elecciones para gobernador en Tabasco y Colima años atrás, incluso el año pasado se anuló la elección para la alcaldía de Morelia por detalles verdaderamente ridículos, por lo tanto hay sobrados elementos para que proceda la anulación del Caso Vallarta, de ahí la postura reciente de El Mochilas de empezar a manejar un discurso populista alegando la defensa del voto popular de un electorado que presumiblemente habría optado por la alternancia. En realidad no hubo tal voto razonado, sino una ominosa compra de votos aprovechando la miseria en la que viven miles de habitantes del municipio, quienes a cambio de un vale que ampara materiales por un valor apenas cercano a los 600 pesos abiertamente comprometieron su voto a favor de El Mochilas. Por suerte para El Mochilas y su grupo, el PRI Vallarta ha puesto poco interés en empujar el expediente por la vía penal, concentrándose exclusivamente en su queja ante el Tribunal Electoral. Sin embargo tarde o temprano el caso deberá ser presentado ante la FEPADE y ahí sus consecuencias tendrán que ser muy graves para quienes sean hallados como responsables de este grave delito electoral.

POSDATA. No hay ni un solo argumento, legal o político, que no apunte hacia la anulación de la elección vallartense, empezando por la contundencia de las pruebas del fraude y terminando por el hecho de que el magistrado responsable del caso es Luis Corona Nakamura, hermano de la famosa priista Rocío Corona Nakamura que cada tres años, desde hace casi tres décadas, salta de un cargo a otro gracias a su pedigrí político. En cuanto al contexto político estatal y nacional, también favorece un fallo en contra de El Mochilas ya que en los próximos seis años Jalisco y México estarán gobernados por el PRI. Nadie, salvo un Enrique Alfaro derrotado, podría meter las manos al fuego a favor de El Mochilas en caso de que se le encuentre culpable de haber violado la ley para ganar la alcaldía de Puerto Vallarta.

VOX POPULI. Desarraigado por completo de Puerto Vallarta, El Mochilas tampoco será respaldado por la sociedad vallartense. El problema será exclusivamente económico: ¿quién pagará las miles de toneladas de cemento que El Mochilas prometió a cambio del voto de miles de ciudadanos vallartenses? Mejor todavía: ¿quién hará efectivos esos miles de vales que hoy son calificados por El Mochilas como una falacia inventada por el PRI? De no anularse la elección, los vallartenses estarán condenados a ser gobernados tres años por un político oportunista, aventurero, delincuente, mentiroso y cínico. Sin duda alguna lo que menos necesita el municipio en la actualidad.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *