Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Mil Millones de Deuda Pública

Perfil Político: Mil Millones de Deuda Pública

Por Luis Alberto ALCARAZ 

EL PRONÓSTICO. Cuando Manuel Galindo apostaba a sus amigos que la deuda heredada por Javier Bravo Carbajal superaría los mil millones de pesos, estaba pensando en los 450 millones de deuda más los intereses que ésta generará en los próximos 15 años, lo cual por sí solo implicaría un monto muy cercano a los mil millones de pesos. Porque Javier Bravo, tramposo como al final resultó, nunca cuantificó en su deuda el enorme monto de los intereses que ésta generaría, sino que sólo hablaba de una deuda de 450 millones de pesos a pagar en 15 años sin mencionar los intereses generados, que serán casi similares al moto del capital. Por eso sorprende que ahora, de acuerdo con las cuentas hechas por la Contraloría Municipal a cargo de Miguel Angel Rodríguez Curiel, la deuda real heredada por Javier Bravo es, sin considerar los intereses que ésta generará en los próximos años, superior a los mil millones de pesos, 1,023.1 millones para ser exactos, según el cálculo realizado por El Yerbabueno. Esa cantidad generará en los próximos años intereses mínimos por 500 millones de pesos, lo cual nos ayuda a entender el origen de los problemas financieros que ya está enfrentando el municipio.

 EL OFRECIDO. Tras varios meses de pasársela vociferando en contra de Javier Bravo y Salvador González Reséndiz, el diputado local del PAN, Ramón Guerrero, fue invitado por el alcalde de Puerto Vallarta a fiscalizar a fondo esa deuda pública para establecer con certeza si hubo irregularidades en su aplicación, sin embargo El Mochilas respondió con evasivas,

 condicionando su actuación a una serie de requisitos difíciles de cumplir de parte del ayuntamiento. Pretextos pues, porque como diputado local Ramón Guerrero tiene a su disposición todo un aparato que le permite acceder a documentos confidenciales del ayuntamiento de Puerto Vallarta que servirían para saber si Javier Bravo incurrió o no en delitos al contraer esa deuda millonaria y su posterior ejecución. Pese a que en reiteradas ocasiones El Mochilas ha declarado a la prensa que Javier Bravo incurrió en graves delitos, hasta el momento no ha tenido el valor de presentar una denuncia formal en contra del ex presidente municipal, asegurando que está valorando la posibilidad de hacerlo. En realidad el legislador sólo se interesa por montar sus numeritos mediáticos para buscar posicionarse con fines electorales, porque si tuviera pruebas, y sobre todo si realmente le importara el municipio de Puerto Vallarta, ya hubiera acudido ante la autoridad correspondiente a interponer su denuncia en contra de Bravo y compañía.

 POR SI LAS DUDAS. Y es que en estos momentos, justo cuando Rafael Yerena Zambrano ha iniciado formalmente un juicio civil en contra de quienes lo acusaron de desvío de recursos públicos, no cualquier persona se animará a presentar una denuncia que al final podría terminar en su contra. En Puerto Vallarta son muchos los que acusan a Javier Bravo de haber desviados recursos públicos en su beneficio, sin embargo hasta el día de hoy no hay una sola prueba contundente que lo sustente. A simple vista hay muchas evidencias de las pillerías cometidas por Javier Bravo y su tía tesorera, lo cual es el origen de la crisis financiera que hoy padece el ayuntamiento, pero hasta este día no se ha presentado ninguna denuncia formal al respecto, salvo los shows mediáticos de panistas como El Mochilas y Miguel Ángel Rodríguez Herrera, quienes sin ninguna evidencia certera han denunciado a Bravo por meras suposiciones. De ahí la importancia de que el diputado Ramón Guerrero tome en serio la invitación que le hizo el alcalde Salvador González y se convierta en abogado de oficio del municipio y fiscalice a fondo la deuda heredada por Javier Bravo para establecer si hay algún delito que perseguir. Porque al rato nos van a salir con la misma cantaleta panista de que “los estamos acusando de rateros, no de pendejos”.

 TERDE O TEMPRANO. Pero al margen de lo que hagan o dejen de hacer los panistas, el alcalde Salvador González Reséndiz está obligado a transparentar esa enorme deuda que le dejó Javier Bravo, porque mientras exista la sospecha de que buena parte de esos mil millones de pesos fueran a parar al bolsillo de algunos funcionarios de la pasada administración no habrá en Vallarta nadie que en su sano juicio se atreva a avalar una nueva deuda. Se entiende que el daño ya está hecho, pero ayudará en mucho el tener la certeza de que si hubo delitos los culpables sean castigados de manera ejemplar. Si a Rafael Yerena y a Humberto Famanía se les enjuició y encarceló por un cheque del DIF de 15 mil pesos cobrado fuera de tiempo, ¿qué castigo se merecen quienes dedicaron 145 millones de pesos del erario público a la compra de miles de luminarias que nadie sabe a ciencia cierta dónde están? Se entiende la actitud de Chava González de no levantarse en contra de Javier Bravo, pero cada vez es más reducida su capacidad de maniobra y pronto estará obligado a definirse, o está a favor de Javier Bravo o está en su contra. Y para demostrar que no fue cómplice de los abusos de Bravo el alcalde está obligado a ordenar una fiscalización a fondo que deje bien claro si hubo o no delitos en la pasada administración. Mientras el alcalde llega a su Día D, el Congreso del Estado a petición de los panistas puede hacer mucho para saber si Javier Bravo es realmente el villano que todos damos por hecho que fue.

 POSDATA. Y a propósito de Javier Bravo, hay quienes aseguran que el profesor de El Pitillal ya vive en Miami, donde se compró un lujoso departamento. En contraste abundan quienes afirman que el ex alcalde sigue viviendo en Puerto Vallarta, preparando el proyecto para tratar de recuperar el poder en el 2012. La verdad sólo la saben el Instituto de Migración y el propio Javier Bravo, aunque la versión de que se compró una propiedad en Miami no suena descabellada, sobre todo si recordamos el tamaño del boquete financiero que le generó a Puerto Vallarta.

 VOX POPULI. Pero Javier Bravo no es el único que se encuentra en el ojo del huracán. En Guadalajara el Secretario General del Congreso, Carlos Corona, cada vez se debilita más en el cargo conforme salen a la luz sus excesos. Según el diario Mural, Corona se compró de contado y en efectivo en el mes de abril dos autos Mercedes con un valor cada uno de más de un millón 200 mil pesos. Aunque Corona jura que ese dinero es fruto de su trabajo, en Jalisco nadie cree que lo haya juntado trabajando en el PRI nacional, donde cobraba 30 mil pesos al mes como Secretario de Acción Juvenil al lado de Beatriz Paredes. Lo irónico es que Javier Bravo aspiraba a conseguir ese mismo puesto a través de la propia Beatriz Paredes pero al final, gracias a los abusos cometidos en Puerto Vallarta, fue descartado de la contienda, lo cual es una pena, porque ahora se sabe que Javier es más bravo que el propio Carlos Corona. Como diría el refrán, Dios los hace y Beatriz Paredes los recomienda.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …