Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Matar al Mensajero

Perfil Político: Matar al Mensajero

Por Luis Alberto ALCARAZ

TENTACIONES PELIGROSAS. A lo largo de la historia de la humanidad han sido frecuentes los intentos en contra de la libertad de expresión. En realidad sólo en los años recientes hemos gozado de una libertad más o menos aceptable, sin embargo aún es posible escuchar las voces de quienes piensan que para acabar con las malas noticias es suficiente con asesinar al mensajero. Algo similar pasa en Bahía de Banderas, donde empresarios y gobernantes tomaron el acuerdo de prohibir la venta de periódicos policiacos sobre el bulevar Riviera Nayarit durante los días previos al Tianguis Turístico que se celebra a fines de este mes. Como parte de un ambicioso plan para embellecer la zona turística del municipio, empresarios y gobierno han invertido cantidades millonarias en el remozamiento de la avenida que va de Puerto Vallarta a La Cruz de Huanacaxtle, sin embargo el proyecto va más allá de las mejoras materiales y ha alcanzado puntos verdaderamente preocupantes, como el retiro de voceadores de periódicos de nota roja y voluntarios que piden donativos para la Benemérita Cruz Roja. Doy por entendido que la iniciativa también incluye el retiro de decenas de pordioseros que piden limosna en los cruceros con el pretexto de limpiar los parabrisas, o los rastas malabaristas que piden monedas a cambio de tragar fuego o hacer piruetas con algunas pelotas, porque evidentemente son más “contaminantes” que un voceador o un socorrista.   

BASURA BAJO LA ALFOMBRA. Estamos ante una preocupante actitud fascista que sabemos cómo comienza pero no imaginamos cómo podría terminar, porque la mejor forma de acabar con las malas noticias no es asesinando al mensajero. Se entiende el afán cosmético por embellecer una avenida que nunca ha sido hermosa debido al abandono en que la han tenido sociedad y gobierno, pero es lamentable que todo obedezca solo a la intención de mostrar una cara esplendorosa durante los tres días que durará el tianguis. Es coloquialmente limpiar la casa por donde pasa la suegra, pretendiendo esconder la basura debajo de la alfombra. Tal vez lo realmente recomendable sería, en lugar de retirar de la zona turística a los voceadores que venden diarios con nota roja, desplegar un programa de seguridad pública que acabe con la criminalidad que prevalece en la región, donde la mayor parte de los delitos son del fuero común, lo que pone en evidencia la incapacidad de los gobiernos municipales por acabar con la delincuencia común. Si en los pueblos de la bahía no hubiera robos, secuestros o asesinatos, lo periódicos policiacos no tendrían nada sangriento qué presumir en sus portadas, con lo cual serían poco atractivos para sus lectores. Pero acabar con la inseguridad es cosa muy complicada, lo fácil es acabar con quienes se encargan de difundir cada día esa inseguridad.   

UN MAL PRECEDENTE. Es preocupante esa forma en que algunos empresarios turísticos de la región avalan, o mejor dicho promueven, el retiro de los voceadores de diarios policiacos de la franja turística, porque mañana podrían amafiarse con el gobierno para exigir otras cosas que los beneficien a pesar de afectar al grueso de la ciudadanía. En este caso el fin, que es bueno, no puede justificar los medios, porque nadie puede atropellar las garantías constitucionales. En el caso de la libertad de expresión, está garantizada en todos sus puntos por la Constitución y no hay nada que pueda hacerse en su contra sin incurrir en un delito. En caso de que hubiera un acuerdo entre algunos medios de comunicación para establecer una veda de voceadores durante el tiempos del Tianguis, se aplaude, pero aquellos que no estén dispuestos a acatarla no tienen por qué hacerlo ya que la ley se los permite. Con su actitud fascista empresarios y gobernantes de Bahía de Banderas lo único que están logrando es colocar a Bahía de Banderas ante los ojos del mundo como un municipio retrógrada y represivo, lo cual no ayuda en nada a los grandes programas de promoción internacional.   

ESTADO DE SITIO. Lo peor de todo es que, pese al enorme esfuerzo de nuestras autoridades por dar la mejor imagen posible a los miles de visitantes que llegarán con motivo del Tianguis Turístico, al final resultará imposible esconder todo lo malo que padece la región. Simple y sencillamente porque cada noche, al término de la jornada en el Centro de Convenciones, cientos de asistentes al tianguis buscarán la forma de acudir a los diversos antros de la zona, unos buscando diversión sana, otros buscando drogas y prostitución. No habrá forma de que nuestros puritanos empresarios y gobernantes impongan un cerco sanitario a los asistentes del tianguis, porque de cualquier forma tendrán la oportunidad de conocer por sus propios medios la otra cara de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas, el lado oscuro que se pretende ocultar mediante la prohibición de diarios policiacos en la zona turística. Por lo tanto, esta retrógrada iniciativa, avalada públicamente por los empresarios turísticos de la Bahía, esos mismos que exigen que no se publique el nombre de sus hoteles cuando algún huésped se hace pomada al caer de un sexto piso completamente ebrio o drogado, tendrá un efecto boomerang y terminará generando un daño mayor que el que pretendía evitar.

  POSDATA. Podemos estar a favor o en contra de la existencia y venta de los periódicos policiacos, sin embargo no podemos hacer nada contra ellos porque existen gracias a la libertad de expresión consagrada en nuestra Carta Magna. La única forma de acabar con la nota roja es erradicando por completo la criminalidad, y cuando eso ocurra los diarios policiacos estarán al borde de la quiebra y dejarán de ser un problema de mala imagen. Mientras tanto, tienen todo su derecho de seguir siendo los mensajeros de las malas noticias, aunque a muchos no nos guste. 

  VOX POPULI. En cuanto a la prohibición para que los voluntarios de la Cruz Roja hagan boteo en la franja turística de Bahía de Banderas, en realidad no hay mucho qué decir, ya que es una estupidez. Sólo algún mediocre burócrata puede ser capaz de creer que una brigada de jóvenes voluntarios pidiendo donativos para la Cruz Roja afea la cara del destino turístico. Una Cruz Roja activa es sinónimo de una sociedad solidaria y constructiva, humanitaria y por lo tanto amigable y digna de visitar.

 

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *