Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Los IPECOS Quieren Hueso

Perfil Político: Los IPECOS Quieren Hueso

Por Luis Alberto ALCARAZ

EN EL SIGLO PASADO. Como si el país y el municipio no fueran diferentes, los llamados empresarios de Puerto Vallarta pretenden volver a prácticas políticas superadas. Porque hubo un tiempo en que el PRI concedía cotos de poder a grupos empresariales aliados, quienes a cambio de espacios en el gobierno operaban como puntales para que el PRI se mantuviera en el poder. Por décadas la vicepresidencia municipal de Guadalajara fue un espacio otorgado en automático a un empresario, algo que se quiso implantar en Puerto Vallarta en aquella elección de 1991, cuando los empresarios encabezados por Lupita Bejos le pidieron al entonces gobernador Guillermo Cosío Vidaurri la vicepresidencia municipal en la planilla del PRI para uno de los suyos. Hasta entonces el papel de los verdaderos empresarios de Puerto Vallarta, léase José Martínez Güitrón, Arturo Altamirano Shehab y Abelardo Garciarce, se concretaba a emitir una recomendación cuando el gobernador en turno les planteaba la posibilidad de que tal o cual persona fuera el candidato del PRI a la presidencia municipal. Por desgracia los verdaderos empresarios dejaron de intervenir en política y cedieron su representación a simples gerentes de hoteles o restaurantes, lo cual generó una devaluación total de la representación que hasta entonces tenían los organismos empresariales.  

LA TERNA DE CUATRO. Fue precisamente en 1991 cuando los empresarios vallartenses se propusieron meter a uno de los suyos en la planilla del PRI, logrando que el gobernador Guillermo Cosío Vidaurri les pidiera una terna de prospectos para ocupar la segunda posición en la planilla de Rodolfo González Macías. “Ya tenemos una terna de cuatro nombres” –decía Lupita Bejos cuando la prensa le preguntaba sobre el tema. Pero al final la terna sólo fue de tres: “Fernando, González y Corona”. Sin la madurez para entender el planteamiento de Guillermo Cosío, los ipecos vallartenses cometieron la osadía de querer imponer un solo nombre, el de Fernando González Corona, en aquel momento presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Puerto Vallarta. Fue Rodolfo González Macías el más interesado en dinamitar la posibilidad de que Fernando González fuera su segundo, argumentando la leyenda negra que desde entonces rodeaba al polémico empresario mazatleco que se hizo millonario vendiendo tiempos compartidos, aunque en su juventud cortaba cabezas de camarón en los barcos pesqueros de Mazatlán. Ese expediente negro, que muchos mencionaron pero que nadie tuvo en sus manos, fue la pauta para que el PRI rechazara la candidatura de Fernando González Corona, quien en despecho se fue a tocar las puertas del PAN y se convirtió en candidato a diputado, marcando el principio del fin de la hegemonía priista en el siglo pasado, porque en 1995 González Corona la ganó al PRI por primera vez la alcaldía de Puerto Vallarta. 

  VOLVER AL PASADO. Hoy los empresarios de Puerto Vallarta, léase Luis Eduardo Legorreta, Gema Garciarce, Enrique Tron, Claudio Ortega, Arnulfo Ortega y Evangelina Sánchez, han tomado la iniciativa de escribirle una carta al candidato del PRI, Aristóteles Sandoval Díaz, para pedirle muy gentilmente que en la próxima planilla del PRI se incorpore el nombre de Mago Ortiz como candidata a regidora en representación del sector empresarial del municipio. Y sin el menor rubor, sin el mínimo de decencia, los señorones esperan que el PRI acceda a sus peticiones, pese a que está comprobado que muchos de ellos no solo no simpatizan con el PRI, sino que cada tres años juegan en su contra. En el mejor de los casos algunos van a lo seguro, financiando por igual a los candidatos del PRI y PAN, aunque alguna de ellas es famosa por haber financiado anteriores campañas del PRD. Es realmente lamentable que olviden que cada quien debe dedicarse a lo suyo, los políticos a gobernar y los empresarios a generar riqueza. Los empresarios no requieren tener representación en el cabildo puesto que sus organismos cúpula como la Canaco y Coparmex son interlocutores privilegiados del gobierno, y si no lo han sido en Vallarta es simplemente por la incapacidad de los propios empresarios de convertirse en auténticos contrapesos del poder público. 

  EMPEZAR POR EL PRINCIPIO. Es muy cómodo para algunos grupos de la iniciativa privada exigir un espacio en la planilla del PRI a cambio de nada. De entrada equivocan el rumbo al pretender utilizar a Aristóteles Sandoval para imponer a uno de los suyos en la planilla del PRI Vallarta, como si no tuviera el PRI suficientes problemas para satisfacer las exigencias de los auténticos grupos y sectores que lo integran. Otra cosa muy distinta sería si este grupo de empresarios se conformara como un sector del PRI y asumiera compromisos claros de frente a cada contienda electoral. Podrían decir, por ejemplo, cuántos millones de pesos van a aportar a la campaña, cuántos miles de votos garantizan a la planilla del PRI, qué compromisos ideológicos asumen en concordancia con los principios doctrinarios del PRI. Porque luego resulta que, como son empresarios, al llegar al cabildo se declaran independientes porque no se identifican con los principios del PRI. Pero sobre todo, sería una mentada de madre, que el PRI marginara a sectores que en cada campaña lo hacen fuerte en las colonias populares por privilegiar a un grupo de empresarios que quiere sentirse representado por uno de los suyos en el próximo ayuntamiento. En realidad lo único que buscan es chamba para uno de los suyos, porque de una u otra forma cada tres años por lo menos uno o dos de los regidores que llegan provienen de la iniciativa privada, aunque al mismo tiempo han tenido la decencia y la congruencia de militar abiertamente en algún partido. Carlos Gerard, por ejemplo, no necesitó cartas de recomendación de sus pares para conseguir un espacio en la planilla panista de Ramón Guerrero, aunque para su desgracia no logró pasar a la final.   

POSDATA. Resulta irónico que hoy algunos de esos empresarios que invirtieron fuertes cantidades de tiempo y dinero para tratar de encarcelar a un ex alcalde priista, Gustavo González Villaseñor, hoy gentilmente firmen cartas entregadas a Aristóteles Sandoval pidiendo una regiduría para su grupo. No habría vergüenza ni dignidad en el PRI si se permitiera esta chacotada. Y es que en su momento Gustavo González Villaseñor atentó contra los intereses de algunos empresarios, lo que le generó una rabiosa embestida que lo sometió a un juicio político y a un injusto desgaste de su imagen pública. Hoy pretenden olvidar eso y se muestran interesados en hacer campaña con el PRI al lado de modestos dirigentes de la CTM o proletarios que han entregado su vida al PRI sin esperar nada a cambio.   

VOX POPULI. En realidad nuestros empresarios se equivocaron de ventanilla. Alguien debió decirles que el partido que recibe empresarios es el PAN, el partido opuesto al PRI. Es en el PAN donde los empresarios se identifican ideológica y monetariamente, no en el PRI. En el PAN, como lo hiciera Carlos Gerard, es donde debieran reclamar un espacio para estar representados en el próximo cabildo. Si en lo personal Mago Ortiz aspira a ser regidora está a tiempo de iniciar una carrera política anunciando su militancia priista y sumándose a los trabajos partidistas. Con su trayectoria y su carisma no tardará mucho en conseguir una candidatura, pero será como producto a su trabajo político, no como concesión exigida por un grupo de notables que ni siquiera sabe dónde están las oficinas del PRI. Claro que también podrían mandarle una cartita a Enrique Alfaro, seguramente no les concede una, sino las once posiciones de la planilla. Cuestión de que se animen a armar otro “trabuco” como el que integraron hace tres años Abel Villa y Oscar Rivero.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *