Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Los 80 Años de Dau

Perfil Político: Los 80 Años de Dau

Por Luis Alberto ALCARAZ

UN CASO HISTÓRICO. En este país la constante es que los políticos pasen de la gloria al infierno, como en estos momentos lo vemos con Andrés Granier, quien tras seis años de gobierno absoluto en Tabasco hoy duerme en una celda del Reclusorio Oriente del Distrito Federal. Lo mismo con Elba Esther Gordillo, o con Carlos Salinas y Felipe Calderón, contundentes demostraciones de que el poder es una borrachera de seis años con una cruda para el resto de tu vida. Muy pocos casos hay de políticos que han logrado reconvertir su imagen para dar un salto a la inversa, pasando del infierno a la gloria. A nivel nacional sólo se me ocurre el caso de Manlio Fabio Beltrones Rivera, quien tras haber sido el prototipo del político corrupto y sórdido logró convertirse en un ejemplo de político progresista, moderno y democrático. Ya pocos recuerdan que Manlio Fabio se formó en las alcantarillas del sistema político mexicano con Fernando Gutiérrez Barrios como líder político y guía moral. Tampoco se recuerda al Beltrones sospechoso de narcotráfico y de haber participado en el asesinato de Luis Donaldo Colosio Murrieta, sólo se aplaude al gran estadista que es hoy, impulsando reformas de gran calado desde el Congreso de la Unión. Hoy Manlio Fabio Beltrones es un ejemplo del político concertador y tolerante, pero en el siglo pasado fue la encarnación misma del nefasto sistema político mexicano.

EL BELTRONES DE JALISCO. Algo similar ocurre en Jalisco con el Ing. Enrique Dau Flores, quien en días pasados cumplió 80 años de vida en medio de un reconocimiento generalizado a su carrera política y empresarial. Hoy como cercano asesor del gobernador, Aristóteles Sandoval, Enrique Dau Flores es reconocido como un experto en materia hidráulica, lo que le valió ser de facto el máximo responsable del Seapal Vallarta, donde César Abarca se desempeña con gran respeto a los lineamientos del presidente del Consejo de Administración. 20 años después nadie recuerda el otro rostro de Enrique Dau Flores, la cara que lo convirtió en el chivo expiatorio natural para que el PRI expiara la culpa de la tragedia generada por las explosiones del Sector Reforma en abril de 1992 en la ciudad de Guadalajara. Íntimamente ligado a Guillermo Cosío Vidaurri, Enrique Dau fue conocido como el poderoso súper Secretario de Desarrollo Urbano en la primera mitad del sexenio de Cosío. No había decisión política o económica que no pasara por su despacho, al grado de que estaba proyectado para ser el sucesor de Cosío Vidaurri en las elecciones de 1995. Era ni más ni menos que el delfín de don Guillermo, con todo lo que ello implicaba.

TODO SE DERRUMBÓ… Tras tres años de avasallador desempeño al frente de la Secretaría de Desarrollo Urbano, Enrique Dau Flores fue convertido en alcalde de Guadalajara en 1991 como parte de una ambiciosa estrategia para colocarlo en la gubernatura en 1995. Su plan marchaba viento en popa el 30 de marzo cuando asumió la alcaldía de la capital tapatía, sin saber que un mes después estaría en una celda del penal de Puente Grande, acusado de negligencia por las explosiones del 22 de abril. Junto a otros funcionarios del organismo operador del Agua de la ZMG de Guadalajara, además del Ing. Aristeo Mejía Durán, sucesor de Dau en la Secretaría de Desarrollo Urbano, Enrique Dau pasó ocho meses en prisión, responsabilizado abiertamente de la muerte de más de 200 personas en el estallido del 22 de abril. Agobiado por el gobierno federal encabezado por Carlos Salinas de Gortari, el entonces gobernador de Jalisco Guillermo Cosío Vidaurri reventó el hilo por lo más delgado y acusó al alcalde de Guadalajara de no haber advertido a tiempo el peligro de la explosión. El encarcelamiento de Dau Flores fue el final de la amistad entre éste y Guillermo Cosío ya que el ingeniero nunca le perdonó que lo haya entregado en charola de plata al gobierno federal.

RENACER DE LAS CENIZAS. Pero la vida es una tómbola, al salir de la cárcel Enrique Dau Flores se dedicó a reciclar su imagen pública, logrando ser visto como un chivo expiatorio del 22 de abril. Su polémico desempeño como súper Secretario de Desarrollo Rural y efímero alcalde de Guadalajara fue rápidamente olvidado ante su injusto encarcelamiento, al grado de que su incorporación al equipo de gobierno del panista Francisco Ramírez Acuña fue bien visto por muchos jaliscienses. Como experto en materia de aguas en el segundo sexenio panista Enrique Dau Flores tuvo injerencia en el manejo del Seapal Vallarta, donde entabló una excelente relación con el director del organismo Francisco Javier Rojas, al grado de que hoy, por instrucciones del propio Dau Flores, Javier Rojas se desempeña como asesor de César Abarca, aunque se ignora si en realidad ejerce como asesor o simplemente recibe un sueldo por ello. No fue el primer encuentro de Dau Flores con el Seapal Vallarta, por el contrario, durante los tres años que fungió como Secretario de Desarrollo Urbano del sexenio cosiísta fue por primera vez presidente del consejo de administración, cuando el Seapal estaba en manos de Juan de Dios de la Torre y posteriormente de Rodolfo González Macías.

POSDATA. El poder político de Enrique Dau fue tal que alcanzó a llegar hasta Puerto Vallarta, donde en 1989 Dau fue parte del proyecto del periódico Mercurio, que más allá de su fachada periodística era la punta de lanza para convertir a Juan de Dios de la Torre en sucesor de Efrén Calderón Arias. El periódico fue un desastre, Juan De la Torre perdió fuerza cuando dejó el Seapal y Rodolfo González Macías, impulsado por Salvador Cosío Gaona, les comió el mandado a todos.

VOX POPULI. Hoy, en plenitud de sus 80 años de vida, Enrique Dau Flores es reconocido como un gran político y profesional en todo Jalisco, y en Puerto Vallarta empieza a ser elevado a nivel de leyenda gracias a la devoción que la nueva dirección del Seapal Vallarta le profesa. Lejos, muy lejos, quedaron los 8 meses de prisión y los tres años de ejercicio público absoluto. Ni duda cabe, Enrique Dau es un gran ejemplo de cómo aprovechar una segunda oportunidad.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *