Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: La Hora Final del PAN

Perfil Político: La Hora Final del PAN

Por Luis Alberto ALCARAZ

EL PEOR ES NADA. Si revisamos las estadísticas electorales del siglo pasado veremos que el PAN, sin registrar candidato a la alcaldía de Puerto Vallarta, obtenía 2 mil votos en alguna elección. Ante la falta de una oposición con posibilidades de triunfo frente el PRI, miles de vallartenses manifestaban su malestar votando a favor del único partido que ha tenido una vida casi paralela al PRI. Ante la incapacidad de otros partidos por consolidarse como opciones reales de poder, el panismo penetró en Puerto Vallarta como cuchillo en mantequilla, a pesar ser un membrete literalmente secuestrado por un puñado de familias clasemedieras que desde la década de los 80´s se ha repartido en petite comité todos los espacios de poder que ha conseguido. Hay panistas de Puerto Vallarta que llevan más de 17 años saltando de una nómina a otra gracias a su influyentismo en ese reducido grupo que ha llegado a operar como una mafia. Irónicamente el PAN alcanzó su momento de gloria gracias a una fuga del PRI, cuando en 1991 Fernando González Corona fue rechazado como candidato a vicepresidente municipal en la planilla del PRI y, tres años después, se postuló como candidato a diputado federal por el PAN. Perdió la contienda, pero al año siguiente fue candidato del PAN a la alcaldía y le dio el primero de los tres triunfos que ha tenido ese partido en este municipio.

GLORIA Y DECADENCIA. Hay que reconocer que en sus nueve años de poder municipal los panistas demostraron ser muy ordenados en las finanzas, pero de ahí en fuera resultaron igualitos que los del PRI, porque sólo gobernaron buscando el bienestar de sus familias. Pueden alegar que ellos no endeudaron a Puerto Vallarta, como sí lo hizo Javier Bravo, pero el PRI también tuvo alcaldes que no dejaron ni un solo peso por concepto de deuda pública, como fue el caso de Gustavo González Villaseñor, quien a pesar de haber hecho obra públicas y promoción en cantidades históricas al final dejó un ayuntamiento con cero deuda pública, algo que por desgracia no hizo Javier Bravo, quien le endilgó al municipio una deuda cercana a los mil millones de pesos. Y el muy cínico todavía se atreve a presumir que fue el mejor alcalde de la historia. El más rata sí, el más corrupto, pero el mejor nunca. El caso es que el PAN no llegó para quedarse y tres trienios le bastaron para que el electorado le diera la espalda y votara de nueva cuenta por el PRI, esto por la incapacidad del PRD por convertirse en una auténtica posibilidad de cambio. Por eso el PAN se mantuvo como un trabuco electoral, con votaciones cercanas a los 30 mil sufragios a pesar de no contar con más de 400 militantes.

LA DESBANDADA. Por desgracia para el PAN finalmente miles de vallartenses encontraron en el Movimiento Ciudadano una opción verdadera para derrotar al PRI sin tener que recurrir a la mojigatería del PAN. Incluso cientos de panistas de hueso colorado entendieron que el blanquiazul había dejado de ser una opción real de gobierno y abiertamente emigraron al movimiento ciudadano que encabeza el ayutlense Ramón Guerrero Martínez. Estamos, por lo mismo, ante el ocaso de un partido que lo tuvo todo y está a punto de casi desaparecer, como está pasando a nivel estatal y nacional. Hoy, a 12 días de que se realice la elección del 1 de julio, la duda no es en torno a si el PAN ganará o perderá la elección, sino qué tan abajo quedará del segundo lugar. Felizmente los vallartenses inauguran la etapa en la cual cuenta más el candidato que el partido. El PAN, pese a su poderío, se equivocó al postular candidatos mediocres en los tres niveles y ya está pagando las consecuencias, en cambio el Movimiento Ciudadano tuvo el talento de sumar liderazgos brillantes que hoy lo tienen en la antesala del poder, ya convertido en la segundo fuerza a nivel nacional, estatal y local.

EL NUEVO ESCENARIO. Ante este panorama, a partir del 1 de octubre próximo Puerto Vallarta tendrá un nuevo escenario político en el cual el PAN no será la figura estelar, ni como gobierno ni como partido de oposición. De acuerdo con las encuestas más recientes, el PAN podría llegar al grado de sólo obtener uno o dos regidores máximo en la próxima integración del cabildo, porque incluso el PRD estará en posibilidades de conseguir por lo menos un regidor plurinominal. De mantenerse la tendencia actual, el PRI ganará la elección y las seis regidorías plurinominales tendrán que repartirse entre el Movimiento Ciudadano que encabeza Ramón Guerrero, el PAN que lidera Humberto Muñoz y el PRD de Tito Yerena. De ser así, probablemente le corresponda a la planilla de Ramón Guerrero tres regidurías, dos a Humberto Muñoz Vargas y una a Tito Yerena, lo cual permitirá que por primera vez el ayuntamiento vallartense tenga una conformación pluripartidista, con regidores del PRI, PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y Partido Verde Ecologista. Sólo el Panal, y muy posiblemente el PT, no tendrán representación en el cabildo, a menos que uno de los tres ediles del grupo de Ramón Guerrero prefiera adherirse al PT en lugar de militar en el Movimiento Ciudadano.

POSDATA. Polémico el papel que está jugando la Canaco Vallarta al convertirse en un organismo abiertamente opositor al PRI, primero respaldando públicamente las propuestas de El Mochilas y luego haciendo el juego a Humberto Muñoz Vargas para tratar de exhibir la falta de transparencia en el ayuntamiento vallartense. Carlos Gerard no tuvo la valentía de sumarse a la planilla de Ramón Guerrero pero es evidente que le sigue moviendo los hilos a Martín Puebla para que la Canaco opere a favor del Movimiento Ciudadano. Por supuesto que estamos hablando sólo de la dirigencia de la Canaco, porque en ese organismo están afiliados empresarios de diversas tendencias políticas.

VOX POPULI. Indignación y mucha diversión generó el planteamiento de Josefina Vázquez Mota realizado a las mujeres el viernes pasado: “Si sus parejas no acuden a votar no les den cuchicuhi en un mes” –pidió la bocabajeada candidata del PAN. Pese a tratarse de una ocurrencia, el desplante refleja lo que ya todos saben: que la campaña panista es un barco a la deriva, sin timón ni rumbo fijo. Ni siquiera los altos mandos panistas intentan disimular que la causa está perdida, solo Josefina sigue recorriendo el país como merolico, pronunciando los discursos que le redactan sus asesores pero sin convencer a nadie. Lo mismo pasa en Vallarta con Humberto Muñoz Vargas.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *