Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: La Generación Perdida

Perfil Político: La Generación Perdida

Por Luis Alberto ALCARAZ 

TIEMPOS PASADOS. “La inexperiencia es un defecto que se quita con la edad”, dice un dicho popular que busca enfrentar ese obstáculo que miles de jóvenes padecen cuando al buscar trabajo se les exige experiencia, a pesar de que están recién egresados de las aulas y por lo mismo carecen de experiencia. Por ello el Congreso de la Unión aprobó la Ley del Primer Empleo que incentiva fiscalmente a los empresarios para que contraten jóvenes sin experiencia, lo cual debiera ser un gran avance en nuestro país. Sin embargo hay áreas donde la juventud no debe ser un inconveniente, pero hay otras donde la experiencia debe ser un requisito indispensable, como es el caso de la administración pública. Por desgracia hemos pasado de un extremo al otro sin buscar las bondades del punto medio. Hace unos cuantos años un político joven tenía 45 años, aunque en la CTM un dirigente joven tenía por encima de los 50 años, hoy en cambio cada vez es más frecuente ver casos de jóvenes menores de 30 años ocupando cargos muy importantes como una alcaldía o una diputación. El senado de la república era un auténtico club de la tercera edad al que sólo accedían senectos en el ocaso de sus carreras políticas, hoy en cambio abundan los senadores jóvenes, sobre todo en partidos como el PVEM que se caracteriza por la juventud de sus cuadros políticos.

 MALOS EXCESOS. Sin embargo esa madurez de los políticos de antaño no era garantía de honestidad o buenos resultados, por eso cuando se consolidó la democracia en México surgió un boom de políticos jóvenes muy carismáticos que consiguieron el apoyo de los electores, mandando a los dinosaurios directito al cementerio de la historia. 

De manera especial el PRI, tras su debacle electoral del 2000, se vio obligado a ceder espacios a una nueva generación de jóvenes que gustosos entraron a la competencia electoral, mientras que los viejos priistas optaron por refugiarse en las candidaturas plurinominales. Lo malo es que cuando estos jóvenes consiguieron el reposicionamiento del viejo PRI de inmediato volvieron los dinosaurios para incrustarse como en la vieja época de poderío tricolor, por eso no es extraño que en el PRI sigan mandando los mismos de siempre, como Manlio Fabio Beltrones, Beatriz Paredes y Emilio Gamboa Patrón, mismos que en su tiempo fueron sinónimo de lo peor del viejo PRI. En Jalisco siguen vigentes, o mejor dicho resucitaron, algunos como Guillermo Cosío Vidaurri, Carlos Rivera Aceves y otros que en 1995 fueron los responsables de la derrota de su partido y que hoy se afilan las uñas para regresar al poder. Como típicas rémoras, subsisten pegados a jóvenes políticos que han logrado una vigorosa recuperación del PRI, especialmente Aristóteles Sandoval, en Guadalajara, y Héctor Vielma, en Zapopan.

 EL SHOW DE LOS PEQUES. Prácticamente encarrilado como próximo candidato del PRI al gobierno de Jalisco, el alcalde de Guadalajara Aristóteles Sandoval nació el 22 de enero de 1974, por lo cual si lograra ganar la gubernatura el año entrante tendría apenas 38 años al momento de asumir el poder. Pero si creemos que Aristóteles es muy joven para el nivel de cargos que aspira, veamos lo que pasa en Puerto Vallarta en los últimos años, a raíz de que un auténtico kínder garden ha tomado por asalto el palacio municipal. De los excesos de la vieja guardia, pasamos a los abusos de una nueva generación que está decidida a mandar a la banca a toda una generación de políticos que a pesar de estar en su madurez han sido marginados por el PRI. Si el PRI recuperó la alcaldía de Puerto Vallarta fue en gran medida gracias a Gustavo González Villaseñor, quien desde 1997 le habría devuelto al PRI la alcaldía de Puerto Vallarta pero Rafael Yerena y los dueños del PRI se lo impidieron. En el 97 Gustavo ya era el candidato natural a la alcaldía, sin embargo Rafael Yerena, apoyado por Rafael González Pimienta y Jorge Lepe se empeñaron en imponer de candidato a Rodolfo Gómez Bernal, quien fue presa fácil del entonces joven panista David Cuevas García. Fue hasta el 2003 cuando finalmente se le dio oportunidad a Gustavo y el resultado fue abrumador a favor del PRI, lo que permitió el triunfo de Javier Bravo tres años después. El problema fue que Javier Bravo se rodeó de jovencitos que en el mayor de los casos sólo sirvieron para  satisfacer sus bajas pasiones, porque como funcionarios fueron una total mediocridad.

 GARBANZO DE A LIBRA. De ese grupo supo brillar por cuenta propia Salvador González Reséndiz, quien nació el 26 de marzo de 1981, por lo que al asumir la alcaldía contaba apenas con 28 años. A pesar de tener un asesor de la vieja guardia, su padre Rafael González Pimienta, el alcalde Salvador González mantuvo la constante de Javier Bravo, integrando un equipo de colaboradores integrantes de su misma generación, lo cual ha provocado que hoy el aspirante más visible de ese grupo sea el director de Desarrollo Social, Adrián Méndez, quien nació el 29 de abril de 1980. Para tener una idea más exacta de la juventud de estos funcionarios hay que decir que ambos apenas tenían 9 años cuando el Dr. Efrén Calderón Arias asumió la alcaldía de Puerto Vallarta y estrenaron su credencial de elector en la elección del año 2000, cuando Luis Reyes Brambila fue candidato del PRI a la alcaldía de Puerto Vallarta. Nada de malo tiene que estos chavales sean los que manejan el destino del municipio de Puerto Vallarta, lo malo es que se han negado la oportunidad de enriquecerse con la experiencia de otros priistas que sin ser de la vieja guardia ya han quedado marginados por el hecho de rondar los 50 años. Hoy vemos funcionarios de apenas 30 años que van por la ciudad a bordo de camionetas de lujo, leyendo cómodamente un periódico mientras un chofer los lleva a colonias que nunca habían conocido, y que seguirían sin conocer de no haber tenido la suerte de ser funcionarios públicos.

 POSDATA. No se pueden quejar los jóvenes del PRI, tuvieron  una gran oportunidad que pocos de su generación han tenido, sin embargo el saldo no les será del todo favorable ya que no es un secreto que Puerto Vallarta padece la peor crisis financiera de su historia, muy superior a la que en 1995 le tocó encabezar a Rafael Yerena Zambrano. Esto demuestra que todos los excesos son malos, es bueno tener gobernantes jóvenes pero es indispensable que cuenten con colaboradores de mucha experiencia. Dejarlos solos con todo el poder es como poner a un chango a cuidar plátanos. En nuestro caso Javier Bravo y su grupito se acabaron por adelantado los plátanos de los próximos 15 años.

 VOZ POPULI. En el PAN se libra un debate similar: Humberto Muñoz Vargas nació el 7 de diciembre de 1961 mientras que Juan José Cuevas García vio la luz primera en El Monteón, Nayarit, el 2 de abril de 1965. Ambos están sumando fuerzas para enfrentarse al Mochilas, quien debió nacer en Ayutla entre 1977 y 1978. Dos visiones de la vida, dos generaciones en pugna con resultados similares. No hay ni a cuál irle.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *