Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: La Batalla por el Agua

Perfil Político: La Batalla por el Agua

Por Luis Alberto ALCARAZ

UN PROYECTO INTEGRAL. Hasta antes de 1989 el Seapal Vallarta había sido un organismo dedicado por completo a la generación de agua potable y su distribución entre los habitantes del municipio, además de encargarse medianamente del tratamiento de las aguas residuales. Pese a su bonanza económica, el Seapal mostraba muchas deficiencias, al grado de que el 50% del agua potable que salía de sus instalaciones se perdía en las calles de la ciudad por culpa de una enorme cantidad de fugas en la red de distribución. Y del tratamiento de aguas negras mejor ni hablar, en 1990, al referirse a la planta de tratamiento Centro, el entonces director del Seapal Rodolfo González Macías señaló de manera sarcástica: “esa no es una planta de tratamiento, es un pinche tambo de mierda”. Fue precisamente con González Macías cuando el Seapal recibió su primera gran transformación, al grado de que la planta centro dejó de emitir los fétidos olores que hasta entonces la caracterizaban. Pero sería injusto decir que con González Macías el Seapal se convirtió también en una plataforma electoral, porque su antecesor Juan de Dios de la Torres también intentó saltar del Seapal a la alcaldía, aunque para su desgracia González Macías fue más hábil y terminó consiguiendo la candidatura.

CUESTIÓN DE ESTILOS. Durante los tres años en los que Eduardo Lares Moreno dirigió el Seapal la empresa alcanzó su máximo nivel como plataforma política, aunque al final quedó claro que Lares Moreno era solamente un técnico mediano, carente por completo del oficio político. Consiguió su sueño de ser director del Seapal pero ni de broma se acercó a la candidatura. Lo más cercano que estuvo de ser candidato a la alcaldía fue años después, cuando se atrevió a ser precandidato por el PRD, pero ni siquiera en ese partido lo tomaron en serio. Vinieron luego seis años de estancamiento cuando el primer gobernador panista mandó a uno de sus viejos profesores a hacerse cargo del Seapal. Con el profesor Jorge Carlos García Chavira el Seapal volvió a ser un mero operador de agua potable y drenaje, sin intensiones de influir en la política local. Ya con Javier Rojas en la dirección regresaron los grandes años del Seapal gracias a la capacidad de su nuevo director, quien gracias a su excelente gestión a menudo fue manejado como un probable candidato a la alcaldía por el PAN, cosa que nunca pasó de ser un mero proyecto en la cabeza de algún personaje local. Fue con Humberto Muñoz Vargas cuando el Seapal regresó a su vieja condición de plataforma política, llegando a extremos ni siquiera vistos durante la época dorada del PRI. Pese a todo, Beto Muñoz Vargas fue incapaz de ser presidente municipal de Puerto Vallarta, aunque de consuelo podrá decir que ya fue alcalde en 1997 cuando Fernando González Corona lo dejó de interino unos meses.

 

LOS DESPERTARES. Así llegó al Seapal Vallarta a su primera administración priista en el nuevo siglo, ahora bajo las órdenes de un joven político que ha tenido muy claro que para hacer un buen trabajo se requiere de un gran equipo. Pese a su inexperiencia en la materia, César Abarca supo rodearse de un amplio equipo de colaboradores y asesores que le ha permitido dar muy buenos resultados en su primer año de gestión. Curiosamente uno de los principales asesores de César Abarca es el Ing. Enrique Dau Flores, quien al igual que hoy era presidente del consejo de administración del Seapal en 1989 cuando Rodolfo González Macías asumió la dirección del organismo. Pero César Abarca ha llevado más lejos la misión del Seapal de dotar de agua potable y alcantarillado a los cientos de miles de habitantes del municipio, incursionando en un área que sus antecesores no habían explorado: el fomento a una cultura del agua que combata el consumo de bebidas y refrescos embotellados que además de representar un alto costo en la economía familiar implica un serio daño en la salud de miles de niños que acuden diariamente a las escuelas del municipio. Con el proyecto de dotar de bebederos a todas las escuelas públicas del municipio César Abarca y el Seapal Vallarta están librando una enorme batalla que implica grandes beneficios para la sociedad vallartense en su conjunto. Lo de menos es el fuerte impacto que este programa tiene en la economía de las familias vallartenses, cuyos padres cada día gastan fuertes cantidades de dinero para permitir que sus hijos vayan a la escuela con el dinero necesario para adquirir agua embotellada o refrescos, lo mejor está en los beneficios que implica para la salud de las nuevas generaciones de vallartenses.

UN NEGOCIO MILLONARIO. Pese a la abundancia de agua en la región y la excelente calidad de este recurso natural, en Puerto Vallarta la industria del agua embotellada se ha convertido en un negocio millonario, en parte debido a la moda de consumir agua embotellada como señal de buena salud. Muchas familias del municipio gastan fuertes cantidades de dinero cada mes en el consumo de agua embotellada, sin que hasta el momento ninguna autoridad se haya interesado en promover el consumo de agua potabilizada de manera alterna, ya sea mediante el clásico método de hervirla o utilizando modernos filtros de bajo costo. En ese contexto la decisión de César Abarca de impulsar el consumo de agua purificada en bebederos escolares generará un impacto de corto, mediano y largo plazo en la sociedad vallartense, garantizando generaciones de mejores vallartenses que consumirán menos bebidas chatarra y más agua purificada. Con el apoyo de organismos privados como la asociación New Life, el Seapal Vallarta ya ha conseguido dotar de bebederos públicos a más de 20 mil niños que cada día cursan la educación primaria y secundaria del municipio. La meta es ambiciosa, dotar de bebederos a más de 300 centros educativos del municipio, por eso se requiere del apoyo de todos los sectores de la sociedad vallartense. Ni siquiera vale la pena buscar argumentos para cuestionar este ambicioso programa, por donde se le mire es un proyecto excepcional.

POSDATA. Es justo destacar el valor que ha tenido César Abarca de enfrentarse a las poderosas empresas embotelladoras y distribuidoras de agua embotellada, sobre todo si tomamos en cuenta el evidente interés de Abarca por consolidar una carrera política de largo plazo. Sin embargo en este terreno el interés de unos cuantos empresarios jamás podrá estar por encima de la salud y la economía de cientos de miles de habitantes de este municipio.

VOX POPULI. Lo más irónico de todo es que este proyecto del Seapal no compite sólo con los intereses de las empresas embotelladoras de agua, sino que también atenta contra los intereses de directivos escolares y pequeños empresarios que se han amafiado para ostentar el control de las llamadas cooperativas escolares, auténticas minas de oro que en cada escuela del municipio se benefician al tener a cientos de alumnos en condición de consumidores cautivos. Poner un bebedero de agua purificada frente a una tiendita de la escuela es un gran reto para todos, pero vale la pena librar esta batalla.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *