Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Justicia o la Ley del Talión

Perfil Político: Justicia o la Ley del Talión

Por Luis Alberto ALCARAZ 

EL ESCÁNDALO. Al asumir la alcaldía del municipio más rico de México, San Pedro Garza García, Nuevo León, el empresario Mauricio Fernández sorprendió a los invitados a su toma de protesta que uno de los secuestradores más temidos de esa ciudad había amanecido muerto en el Distrito Federal. El inesperado anuncio del alcalde panista ocurrió el sábado 31 de octubre a las 11:55 de la mañana, tres horas con 20 minutos antes de que la policía del Distrito Federal encontrara la camioneta Equinos con cuatro cuerpos en su interior, uno de ellos el de Francisco Saldaña Perales alias El Negro, el famoso criminal señalado por Mauricio Fernández. Sin embargo fue hasta las 5 de la tarde de ese sábado cuando los forenses validaron que en efecto se trataba del famoso capo nuevoleonés, quien hasta uno cuantos días de su muerte se paseaba por las calles de San Pedro a bordo de un impresionante Lamborghini sin que nadie lo molestara a pesar de tener una orden de aprehensión en su contra por presunto narcotráfico.



OPERACIÓN LIMPIEZA. El inusitado acontecimiento encendió los focos de alarma en todo el sistema político nacional por un simple detalle: el 6 de octubre el entonces alcalde electo Mauricio Fernández anunció que los criminales de la región tenían de plazo el 31 de octubre para abandonar la ciudad, porque de lo contrario serían obligados a hacerlo por las buenas o por las malas. Vencido el plazo, justo en su toma de protesta, el nuevo presidente municipal anunció la ejecución del principal secuestrado de su municipio, quien fue abandonado en el Distrito Federal en compañía de un hermano, un primo, un medio hermano. La limpia había comenzado. Unos días antes de su toma de protesta, el panista Mauricio Fernández, conocido como el empresario más rico del municipio, admitió en entrevista radiofónica con Joaquín López Dóriga que en esa ciudad se estaba armando una brigada blanca

 por parte de algunos empresarios con la finalidad de lograr lo que los cuerpos policiacos no han conseguido: librar a la sociedad sampedrina de una gran cantidad de lacras sociales que incluso exigen fuertes cantidades de dinero a muchos empresarios a cambio de ofrecerles “protección”. Por desgracia en este país nadie puede hacerse justicia con su propia mano, que para eso está la autoridad, dicen.



OJO POR OJO. Por todo lo anterior, la pregunta obligada era: ¿cómo pudo un alcalde panista del norte del país enterarse antes que nadie de que un capo nuevoleonés había sido ejecutado y su cadáver había amanecido a miles de kilómetros de ahí, en una calle de la capital del país? Por supuesto que la explicación más obvia fue en el sentido de que la brigada blanca de la que había hablado el alcalde Mauricio Fernández ya había empezado a trabajar. Lo malo es que la respuesta del bando ofendido no tardó en llegar: apenas cinco días después de la ejecución del narcotraficante apodado El Negro fue asesinado el Secretario de Seguridad Pública de San Pedro Garza García, el general brigadier en retiro Arturo Esparza García, quien fue ejecutado junto con sus cuatro escoltas al momento de acudir a un llamado del propio alcalde Mauricio Fernández, quien pidió auxilio cuando descubrió que su casa estaba rodeada por un gran número de sujetos a bordo de 10 camionetas. Ninguno de los 70 policías municipales intervino en auxilio de su presidente municipal, el único que lo hizo fue su jefe de Seguridad Pública, quien fue acribillado por un comando de 30 sujetos que portaban armas largas.



EL DEBATE. Estos violentos acontecimientos han abierto un debate nacional en torno a la conveniencia de hacer justicia por mano propia, ante la incapacidad de los cuerpos oficiales por garantizare la seguridad de la sociedad civil. Aunque algunos cuantos se han atrevido a manifestar su apoyo el alcalde de San Pedro, la gran mayoría de las voces que se han escuchado en el concierto nacional reprueban la actitud del alcalde panista y hacen un llamado a actuar con apego a la ley. Lo malo es que con la ley en la mano el brazo de la justicia se acorta, mientras que los criminales tienen todo el margen de maniobra necesario para cumplir sus fines. Quienes exigen el respeto a la ley son aquellos que jamás han sido víctimas de la inseguridad y los criminales, por eso profesan un amor ciego por los derechos humanos de los asesinos. Quienes han sido secuestrados, mutilados, navajeados o han sufrido el dolor de ver morir a un ser querido a manos del crimen organizado, celebran que finalmente llegue al poder una persona que está dispuesta a combatir a los criminales por los medios que sean necesarios, aunque eso implique pasar por encima de la ley. Ojalá que el alcalde San Pedro salga bien librado de esta, y que aprenda una de las enseñanzas más recordadas de Jesucristo: “Que lo que haga tu mano derecha no lo sepa tu mano izquierda”.


POSDATA. Con relación a lo anterior circula una leyenda urbana que le atribuye al entonces gobernador de Nayarit, Rigoberto Ochoa Zaragoza, la creación de una brigada blanca que se encargó de erradicar literalmente a todos los secuestradores y salteadores que habían convertido a Nayarit en uno de los estados más inseguros de la república. Con Rigoberto gobernador se acabaron los secuestros en Nayarit, aunque hay quienes afirman que no se actuó conforme a la ley. Como dijo Felipe Calderón, “haiga sido como haiga sido”, lo importante es que se acabó la impunidad y los criminales desaparecieron. Al menos en Nayarit muchos opinan que valió la pena.



VOX POPULI. El escándalo de los cinco ladrones menores de edad que fueron vejados y exhibidos en You tube por personas no identificadas después de robar una residencia de Tepic es el antecedente al escándalo del alcalde Mauricio Fernández. En ambos casos sorprende la gran cantidad de manifestaciones a favor de los presuntos criminales que sufrieron la Ley del Talión que dice ojo por ojo, diente por diente, lo cual no deja de sorprender en un país que cada vez está más al borde de los linchamientos. Al respecto solo puedo recordar la famosa frase que le ayudó a Arturo Montiel a ganar la gubernatura del Estado de México: “los derechos humanos son para los humanos, no para las ratas”. El famoso spot de televisión fue diseñado por el publicista Carlos Alazraky.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *