Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Julio Regalado en Vallarta

Perfil Político: Julio Regalado en Vallarta

Por Luis Alberto ALCARAZ

COSAS QUE PARECEN MALAS. El solo hecho de que los regidores del PAN voten a favor de una iniciativa de los regidores del PRI preocupa porque nos hace recordar la forma burda en la en el trienio pasado cuatro regidores del PAN literalmente se vendieron al entonces alcalde priista Javier Bravo para endosarle a Puerto Vallarta la peor deuda pública de su historia. En 1995 el PRI le heredó al PAN una deuda de 40 millones de pesos (que finalmente pagó  David Cuevas), en esta ocasión el regalito fue de más de mil millones de pesos que deberán ser pagadas por las próximas cinco administraciones, incluida la actual. No se cae en una injuria si se sospecha que los regidores panistas de la pasada administración fueron corrompidos por Javier Bravo ya que al interior del propio PAN los mismos panistas han acusado de corruptos a esos regidores por haber avalado un endeudamiento a todas luces criminal, por eso asusta que de buenas a primeras, los regidores panistas de esta administración voten a favor de una iniciativa priista que permite al ayuntamiento enajenar bienes públicos para hacer frente a sus numerosos compromisos monetarios. Lo que más llama la atención es que una regidora, Dulce María Flores, se negó a avalar esa votación alegando que no contaba con los elementos suficientes para emitir un voto razonado, especialmente porque la sesión fue convocada a las siete de la mañana y apenas 20 minutos antes les fue entregado el contenido de la polémica iniciativa.

HACIENDO MALABARES. No cabe duda que el alcalde Salvador González Reséndiz ha hecho malabares para evitar que el municipio entre en la quiebra financiera a causa del feroz endeudamiento que le heredó Javier Bravo, por eso es muy importante seguir apoyándolo para que el municipio siga respondiendo a sus compromisos y obligaciones. En ese mar de crisis que caracteriza a este gobierno sorprende gratamente el empeño del presidente de sacar adelante obras que podríamos calificar como monumentales, tanto por su tamaño físico como por su trascendencia política y social. Es el caso de la Unidad Municipal Administrativa, que a finales del año muy probablemente ya estará funcionando como sede del gobierno municipal, haciendo realidad el viejo sueño de sacar del centro de la ciudad las instalaciones del ayuntamiento. Fue el sueño de muchos alcaldes y ni siquiera Javier Bravo con sus sueños megalómanos logró hacer realidad la descentralización del gobierno municipal, lo cual si está a punto de concretar Salvador González Reséndiz, aunque es evidente que conforme transcurra este año fiscal la situación financiera será más grave y se tendrá que echar mano de créditos y otras opciones para obtener recursos necesarios para que el ayuntamiento siga operando con relativa normalidad. 

EN CAJA DE CRISTAL. Cerrada parcialmente la puerta del crédito, el alcalde Salvador González Reséndiz ha optado por buscar recursos en otra parte, por eso planteó la necesidad de poner a la venta diversas propiedades del municipio para obtener dinero fresco. De ahí la iniciativa votada en la pasada sesión de ayuntamiento en la cual por mayoría, con el voto de la mayoría panista, se aprobó la desincorporación de algunos predios y propiedades del municipio con lo que se pretende obtener, o al menos hacer frente, a compromisos urgentes por 19 millones 364 mil pesos. Hasta ahí la propuesta del alcalde tiene lógica, como dice el dicho popular, los bienes son para remediar los males. El patrimonio municipal contiene infinidad de terrenos que son propiedad de toda la sociedad vallartense y se suponen están para responder a las necesidades del crecimiento, son terrenos en donde deben construirse escuelas y clínicas conforme lo demande la población, aunque ha sido una costumbre también donar áreas públicas para la construcción de iglesias y obras de asociaciones civiles. Lo malo viene cuando este proceso de desincorporación no se hace de una forma totalmente trasparente, generando el tufo de que en el fondo se buscó el beneficio de particulares, como ocurrió en la pasada administración cuando el ayuntamiento entregó a un particular un terreno en Fluvial Vallarta valuado comercialmente en más de 25 millones de pesos, siendo que la deuda inicial ni siquiera superaba los 100 mil pesos.

 A LA LUZ DEL DIA. En cuanto al listado de propiedades que el ayuntamiento aprobó para su venta, es justo admitir que no se está dando en las mejores condiciones de transparencia, en primer lugar porque los valores que se están aplicando para el avalúo de los predios no están acordes a la realidad. Por ejemplo, uno de los terrenos a desincorporar es un predio de 5 mil 354 metros cuadrados en Fluvial Vallarta, el cual ha sido tasado en 7 millones 671 mil 540 pesos. Si Pitágoras no miente, el metro cuadrado está calculado en 1,432 pesos, muy por debajo del costo comercial que en estos momentos se aplica en ese fraccionamiento, donde lo más barato que se consigue es a 5 mil pesos el metro.  En el listado de propiedades aprobado por los regidores para su venta destaca un departamento en Marina Vallarta, el cual está valuado en 1 millón 190 mil 639 pesos, precio que pareciera estar dentro de su rango comercial, ya que en Plaza Marina es posible encontrar en venta condominios que van desde los 65 mil dólares hasta los 3 millones de pesos, dependiendo de los metros de construcción que tenga. Habría que ver las características del departamento que pretende enajenar el ayuntamiento para saber con certeza si se está vendiendo en un precio justo. Para evitar los malos entendidos, la mejor opción que tiene el ayuntamiento es hacer una subasta pública para que estos bienes sean rematados al mejor postor, en un proceso totalmente transparente para evitar suspicacias. El alcalde Salvador González Reséndiz no tiene ninguna necesidad de empañar su gestión, por lo tanto lo mejor que puede hacer es transparentar este tipo de acciones. 

POSDATA. En cuanto a la actitud de los regidores panistas que votaron a favor de esta venta, sorprende su postura ya que contradice su desempeño en otros actos similares. Ojala que su aval en esta operación sea garante de que se está haciendo lo mejor para el gobierno de Puerto Vallarta.

 VOX POPULI. En la misma sesión de ayuntamiento el regidor panista Héctor Gallegos presentó una iniciativa para que el ayuntamiento deje bien asentado que no serán concesionadas banquetas ni espacios públicos en el malecón una vez que concluya la remodelación. La propuesta es innecesaria porque ya está asentado en otros reglamentos esa prohibición, sin embargo no está de más si el cabildo aprueba por unanimidad esa iniciativa para aplacar los temores de quienes temen que el nuevo malecón sea botín de algunos vivales. Así que sería bueno firmar ese compromiso desde ahora, para que nadie tenga duda de que el malecón seguirá siendo una zona libre de puestos de fritangas y mesas y sombrillas de los restaurantes del malecón, como tristemente ha ocurrido en el malecón de la marina y en las calles de Olas Altas.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *