Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: ¿Qué fue lo que nos Pasó?

Perfil Político: ¿Qué fue lo que nos Pasó?

Por Luis Alberto ALCARAZ

VOLVER AL PASADO. Diez años después de haber alcanzado la alternancia, y con  ello la presunta transición democrática, México vivió ayer una jornada electoral con más dudas que certezas. 31 millones de mexicanos en 15 estados de la república acudieron a votar por primera vez en el marco de una nueva ley electoral que ya había sido puesta a prueba en estados como el de Nayarit, sin embargo, a juzgar del clima que predominó en estas campañas, estamos obligados a hablar de una reforma electoral fallida, porque como nunca abundó la guerra sucia y las descalificaciones mutuas. En 12 de estos 15 estados estuvo en juego la gubernatura, además de las diputaciones locales y las alcaldías, lo que dio un enorme valor a la jornada de ayer con miras a las elecciones presidenciales del 2012. Y es que los gobernadores se han constituido como auténticos poderes autónomos que influyen de manera decisiva en el rumbo de las contiendas locales. Basta recordar las grabaciones telefónicas intervenidas al gobernador de Veracruz Fidel Herrera para constatar el nuevo espíritu monárquico que predomina en la mayoría de nuestros gobernadores. Convertido en jefe de campaña del candidato del PRI al gobierno de Veracruz, el gobernador Herrera presumía abiertamente estar en “la plenitud del pinche poder”.

 EL EFECTO COLOSIO. En 1994 los mexicanos vimos con asombro el asesinato de un candidato presidencial en plena campaña,

 cuando el abanderado del PRI Luis Donaldo Colosio fue ultimado al término de un mitin político en Tijuana. Tal vez por eso el asombro no fue mayor la semana pasada, cuando un grupo de sicarios asesinó al candidato del PRI al gobierno de Tamaulipas Rodolfo Torre, quien según todas las encuestas se perfilaba para ganar la contienda con una enorme ventaja, lo cual se confirmó ayer cuando su hermano Egidio, candidato suplente, ganó la elección con más de 40 puntos de ventaja sobre su más inmediato perseguidor, el candidato del PAN José Julián Sacramento. Si la muerte de Luis Donaldo Colosio Murrieta fue vista como una purga política al interior del PRI, la ejecución de Rodolfo Torre Cantú ha sido entendida como una agresión del crimen organizado, que vio en la figura del médico ultimado un grave peligro para sus operaciones en esa plaza históricamente controlada por el narcotráfico. Y precisamente esa ha sido la novedad en estas elecciones, la presencia omnipotente del narcotráfico en la mayoría de los 15 estados con elecciones, generando una estela de muerte y temor nunca antes vivida por los electores mexicanos.

 EL COCHINERO. Como ya es costumbre, los diversos partidos políticos con registro se olvidaron de las ideologías y se aliaron de acuerdo a sus conveniencias. El PRD, que en Quintana Roo acusó al PAN de haber utilizado a la PGR con fines electorales para encarcelar al candidato perredista Gregorio Sánchez, se alió alegremente al PAN en coaliciones en estados como Hidalgo, Oaxaca y Sinaloa. Sin el menor recato los dirigentes nacionales se dedicaron a enlodar el proceso electoral generando de antemano un clima de incertidumbre que hace pensar que los resultados de la jornada de ayer de poco servirán ya que la verdadera batalla se librará en los tribunales. Una década después de haber alcanzado la madurez democrática, el país sufre un enorme retroceso al realizar sus primeros comicios del nuevo siglo en un mar de incertidumbre y desconfianza, con decenas de candidatos hostigados o asesinados, con robo de urnas a mano armada, entre acusaciones de compra de votos y guerra sucia. La histórica transición de terciopelo que vivimos en el año 2000 se fue a la basura debido a los apetitos de poder de una clase política que sin importar las consecuencias se embarcó en el sólo objetivo de conquistar o retener el poder.

 LA ALDEA GLOBAL. Como en los viejos tiempos, el turismo electoral vivió ayer una de sus mejores jornadas, cuando comitivas de ciudadanos viajaron de un estado a otro para apoyar a sus compañeros de partido en sus respectivas elecciones locales. La prensa nacional dio cuenta de los escándalos generados por la abierta intromisión de funcionarios de unos estados en los comicios locales de entidades totalmente ajenas a las suyas. Así, tristemente, quedaron muy lejos aquellos tiempos en que los domingos de elección eran días de calma en que lo único que contaban eran los votos. Hoy no importa el resultado oficial, cada candidato salió a presumir su triunfo respaldado en presuntas encuestas de salida y conteos rápidos. Si hasta hace poco estábamos orgullosos de los notables avances logrados en materia electoral en los últimos 15 años, ayer comprobamos que hemos retrocedido cuando menos 20 años. Lo peor de todo es que hace 20 años las pillerías eran exclusivas del PRI, ahora ese partido sufre una severa competencia de parte de PAN y PRD en materia de cochinero electoral. Un día antes de la elección, por ejemplo, al término de un partido del mundial, se transmitió un spot de televisión en el que el PAN presumía sus logros de gobierno. Por su parte el presidente Felipe Calderón fue reconvenido por el IFE debido a que durante la semana previa a la elección emitió cuatro mensajes en cadena nacional, en uno de ellos presumiendo la creación de medio millón de empleos. La lista de agravios y pillerías es enorme, el resultado uno sólo: unas elecciones manchadas por la incertidumbre y la sospecha, como hacía muchas años no se habían visto.

 POSDATA. En ese lamentable escenario, el PRI a través de Beatriz Paredes presumió al filo de las 8 de la noche haber logrado la victoria en 11 de los 12 estados donde hubo elección para gobernador, omitiendo mencionar Oaxaca, donde la alianza PAN-PRD se adjudicó el triunfo desde temprano. Por su parte César Nava festinó el triunfo de la alianza PAN-PRD en Oaxaca, Puebla, Tlaxcala y Durango, con lo cual el clima de incertidumbre se enrareció todavía más, así que habrá esperar varios días para saber con certeza el balance final de esta jornada.

 VOX POPULI. Entre los estados con resultados contundentes a favor del PRI destacan Tamaulipas, Veracruz, Zacatecas, Hidalgo y Tlaxcala, según encuestas realizadas por la empresa Consulta Mitofsky. Las otras 6 entidades presumiblemente ganadas por el PRI (Sinaloa, Chihuahua, Aguascalientes, Durango, Quintana Roo y Puebla) también son presumidas por el PAN y PRD como triunfos propios, por lo que habrá que esperar el resultado oficial de los consejos estatales para saber con certeza quién gobernará esas entidades. Por otra parte, en 5 de los estados que ayer tuvieron elecciones se registraron asesinatos relacionados con  el narcotráfico y con los procesos electorales, lo cual contribuyó a generar un clima de mayor incertidumbre.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *