Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Incompatibilidad de Caracteres

Perfil Político: Incompatibilidad de Caracteres

Por Luis Alberto ALCARAZ

Y COLORÍN COLORADO… Fue hermoso mientras duró, aunque la alianza entre el PRD y el proyecto de Enrique Alfaro vivió menos de un mes. Firmada apenas unos minutos antes de que finalizara el plazo marcado por la ley electoral, la alianza entre el PRD, el PT y Movimiento Ciudadano fue un acto de magia realizado por Manuel Camacho Solís, quien logró lo que parecía imposible: sentar en una mesa a Enrique Alfaro con Raúl Padilla López. Para ver la trascendencia de este logro hay que recordar la forma violenta en la que Alfaro y Padilla rompieron a raíz de su desacuerdo por el reparto de cuotas en el ayuntamiento de Tlajomulco, posición que Alfaro consiguió con el respaldo del Grupo Universidad. Cuando Enrique Alfaro leyó la letra chiquita del contrato que había firmado con el Diablo se negó a cumplirlo y abrió la puerta a la ruptura, anunciando su salida del PRD y el despido  de todos los funcionarios de Tlajomulco ligados al Grupo Universidad. Fue el colofón del primer divorcio, que como cualquier buen divorcio que se precie de serlo, resultó violento y traumático. Pese a la ruptura, Enrique Alfaro logró realizar un buen gobierno y jaló los reflectores para convertirse en el político de izquierda más rentable de todo Jalisco.  

ESTIRANDO LA CUERDA. Acostumbrado a defender sus intereses, antes que tratar de convertir al PRD en una opción real de poder, Raúl Padilla cerró de facto cualquier posibilidad de alianza con Enrique Alfaro, sin embargo la línea nacional se impuso y el PRD terminó firmando la alianza con el PT y MC para respaldar la candidatura ciudadana de Enrique Alfaro, quien pese a su popularidad, y según las encuestas, sólo tendría posibilidades reales de ganar la gubernatura en caso de que el PAN y el PRI postularan candidatos de bajo perfil, premisa que se cumplió en el PAN con la candidatura de Fernando Guzmán Pérez Peláez y no en el PRI, que postuló a su aspirante más rentable, Aristóteles Sandoval Díaz. Y ahí fue donde la puerca torció el rabo porque uno de los políticos más allegados a Aristóteles Sandoval es precisamente Raúl Padilla, quien abiertamente presume su cercanía con el alcalde con licencia de Guadalajara y deja ver la enorme cantidad de proyectos que tienen en común. Porque si bien Aristóteles es priista, su fuerza inicial, su alma máter, es el Grupo Universidad que encabeza Raúl Padilla López. Por lo mismo, más que hacer del PRD un partido rentable, lo que realmente le preocupa a Raúl padilla es que su amigo, casi su hermano, Aristóteles Sandoval consiga la gubernatura de Jalisco.   

UN VIEJO ESQUEMA. Aunque en su momento Raúl Padilla mantuvo un pie en el PRI y otro en la izquierda y acarició la posibilidad de buscar una candidatura de primer nivel, al final prefirió manejar los hilos desde la penumbra, cediendo los reflectores a su hermano Trinidad Padilla y a otros peones menores como Patricia Retamoza y Tonatiuh Bravo Padilla, unos por el PRI y otros por el PRD. Cada tres año el Grupo Universidad se mueve de acuerdo a sus intereses, como lo vimos en Puerto Vallarta durante el 2006, cuando toda la estructura del Centro Universitario de la Costa operó para acarrearle votos a Javier Bravo Carbajal sin importar que fuera candidato del PRI. De manera ostentosa el entonces rector del CUC, Javier Orozco, acudió a eventos oficiales del PRI celebrados en la sede del partido, en una clara señal de que el Grupo Universidad Jugaba con Javier Bravo. Era arte de la estrategia a nivel estatal, donde se apoyaba abiertamente a otro priista ligado a la Universidad, Arturo Zamora Jiménez. Por desgracia, una vez conseguido el poder pasó lo mismo que en Tlajomulco y Javier Bravo chocó con Javier Orozco, al grado de que los estudiantes del Centro Universitario salieron a las calles para protestar en contra de actos de gobierno de Javier Bravo. 

  CONTROL DE DAÑOS. Por todo esto, el anuncio dado a conocer por Enrique Alfaro el viernes pasado en Guadalajara no fue noticia, sino la confirmación de una ruptura anunciada. El pretexto oficial del rompimiento fue la voraz exigencia del Grupo Universidad por lograr para sus cuadros las mejores posiciones en las planillas municipales, en las que reclamaba los primeros espacios para sus representantes en una clara demostración de que estaban jugando a perder. Enrique Alfaro no se tragó el anzuelo y prefirió cortar por lo sano al tener claro que más que una ayuda para ganar, su alianza con el PRD significaba un lastre en su campaña porque es más que evidente que el Grupo Universidad está jugando abiertamente a favor de Aristóteles Sandoval. Y es que es necesario decirlo, pese a su encanto, Enrique Alfaro tiene escasas posibilidades de ganar la gubernatura en un estado polarizado por su condición sociocultural. No hay más que PRI y PAN en Jalisco, lo demás es morralla, chiquillada. La Alianza encabezada por Alfaro dará algunos buenos golpes en varios de los 125 municipios al capitalizar talentos fugados del PRI o del PAN, pero carece de posibilidades reales de ganar la gubernatura debido al enorme voto duro del PRI y PAN, partidos que como ya es costumbre cada seis años, se preparan para dar una cerrada batalla. Hoy, como hace 6 años, el Grupo Universidad se jugará sus cartas principales a favor de Aristóteles Sandoval, porque las veredas cambian pero las querencias jamás.  

 POSDATA. En cuanto a Puerto Vallarta, la ruptura entre Enrique Alfaro y Raúl Padilla provocará cambios importantes en la boleta electoral. Por parte del PRD es altamente probable que se confirme la candidatura de Armando Soltero Macías por haber sido el único precandidato registrado en tiempo y forma por ese partido. Los temores del director de la preparatoria regional se cumplirán y se verá obligado a hacer una campaña meramente testimonial, sin posibilidades de triunfo porque su grupo estará dedicado a apoyar el triunfo del PRD en Vallarta sin afectar los intereses de Aristóteles. Si cuando el PRD juega con todo sus resultados son pobres, es fácil imaginar las consecuencias de una campaña a medio gas.   

VOX POPULI. Por su parte Enrique Alfaro seguirá buscando un buen candidato para su alianza en Puerto Vallarta, luego de descartar al priista Andrés González y al panista Ramón Guerrero. Lo más probable es que termine improvisando una candidatura ciudadana reciclada con algún político resentido o algún empresario de medio pelo, que como en el caso del PRD estará destinado a fracasar. Sería bueno comentarle a Enrique Alfaro que Tony Joya está disponible.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *