Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Equipatas de Octubre

Perfil Político: Equipatas de Octubre

 Por Luis Alberto ALCARAZ

LENTO PERO SEGURO. Lejano se veía el 25 de octubre desde la noche del 1 de julio cuando Gustavo González Villaseñor confirmaba su victoria. Apenas unos cuantos meses atrás presumía en sobremesas de café que ya no aspiraba a nada en el terreno de la política, luego de haber sido diputado local y alcalde de Puerto Vallarta. Pero la vida es una tómbola, dice la canción, y en los vaivenes del destino Gustavo se descubrió con un boleto premiado sin siquiera haberlo comprado. Así, cuando ya todo para él es ganancia, Gustavo González Villaseñor rindió protesta el jueves como diputado local por el 05 distrito de Jalisco, acabando con una jettatura panista que duró varios años, desde aquel 2003 en que Salvador Cosío Gaona ganó para el PRI ese distrito con cabecera en Puerto Vallarta, tres años antes Gustavo había hecho lo propio. Después morderían el polvo en fila india Jorge Villanueva Hernández y Tito Yerena, aunque el primero logró la diputación por la vía del repechaje, mecanismo que ayer también le permitió al panista Juan José Cuevas rendir protesta como diputado local a pesar de su mediocre desempeño como legislador federal por el mismo distrito. El caso es que la toma de protesta de Gustavo González Villaseñor como diputado local es mucho más que un acto personal de un político cuya carrera se presumía agotada, es en realidad el arranque del proyecto priista para recuperar la alcaldía de Puerto Vallarta en el 2015.

FLOJITO Y COOPERANDO. Mucho se ha dicho que el PRI tendrá todo de su lado para recuperar Puerto Vallarta en las próximas elecciones, sobre todo porque por primera vez en tres sexenios tendrá el control de la gubernatura de Jalisco, además de despachar en Los Pinos luego de dos sexenios de ausencia. Sin embargo es preciso advertir que en su proyecto de resurrección el priismo vallartense tiene solamente la mitad del boleto en las manos, la otra mitad la tiene el alcalde Ramón Guerrero Martínez, de cuyo desempeño depende el futuro de la próxima elección. Si, como lo hiciera Enrique Alfaro en Tlajomulco, El Mochilas realizara un excelente gobierno en Puerto Vallarta, no habrá poder humano que saque al Movimiento Ciudadano de la alcaldía en el 2015. Por desgracia para los mochilistas, las primeras tres semanas de su gobierno han sido un caos total, un auténtico territorio comanche en donde viejos mochilistas y neo mochilistas andan todo el día con la cara pintada y el puñal listo para ser enterrado en cualquier espalda. Mientras la ciudad sigue convertida en zona de desastre producto del abandono de la pasada administración, el alcalde Ramón Guerrero no tiene más que apostar todo su resto a la generosidad de Ricardo Monreal, a quien ya le entregó su cartita de navidad que contiene obras por mil 500 millones de pesos.

 EL BOMBERO A ESCENA. Si el PRI tardó nueve años en recuperar la alcaldía de Puerto Vallarta perdida en 1995 fue en gran medida debido a un error de cálculo: Rafael Yerena Zambrano desdeñó el potencial electoral de Gustavo González Villaseñor y se negó a avalar su candidatura en 1997 y en el 2000, obligándolo en el 97 a ser candidato a la vicepresidencia con Rodolfo Gómez Bernal y a diputado local en el 2000. Hoy queda claro que si Gustavo hubiera sido el candidato en el 97 o en el 2000 el PRI no habría tenido que pasar tres trienios en la banca, porque el carisma de Gustavo le hubiera permitido recuperar la plaza en la elección siguiente. Pero El Todopoderoso suele equivocarse muy a menudo, como se equivocó a principios de este año cuando se negó a avalar la candidatura de Andrés González Palomera para imponer a Adrián Méndez González como candidato del PRI. Hay que ser muy necio para no tener muy claro hoy que si Andrés hubiera sido el candidato el PRI no hubiera perdido la alcaldía, pero bien dice el dicho que “el Hubiera es el tiempo perfecto de los pendejos”. Por lo tanto al PRI parece no quedarle otra opción más que habilitar de nueva cuenta a Gustavo González Villaseñor como bateador emergente para buscar el camino más seguro a la alcaldía en las próximas elecciones.

EL FIEL DE LA BALANZA. Pero esto no quiere decir que Gustavo González sea el candidato natural del PRI para el 2015, por el contrario, el primero en descartarse es el desde ayer flamante diputado local. En realidad su papel será de equilibrador entre dos fuerzas priistas que desde ahora se perfilan para buscar la candidatura, Andrés González Palomera y César Abarca Gutiérrez, quienes desde ayer forman parte de su equipo de trabajo en el Congreso del Estado, en una especie de crédito puente mientras llega el 1 de marzo en el que ambos asumirán cargos en el nuevo gobierno de Jalisco. Se da por hecho que César Abarca será director del Seapal Vallarta mientras que Andrés González asumirá la representación del gobernador de Jalisco en Puerto Vallarta. En este escenario, el papel de Gustavo será guiarlos a los dos para evitar que descarrilen, lo cual a simple vista luce fácil de lograr. El problema surge cuando los jefes se arreglan y la tropa se rebela, como lo vimos recientemente con algunos cuadros de Andrés González que terminaron sumándose a la campaña de El Mochilas, especialmente el ahora regidor Humberto Gómez Arévalo, quien por largos meses fungió como secretaria particular de Andrés González y cuando quedó fuera de la planilla aceptó la invitación del Mochilas para sumarse a la suya. Eran los tiempos en que El Mochilas tenía un letrero afuera de su oficina que literalmente decía: “Se Recibe Escombro”. Hoy, a casi un mes de iniciado su mandato el alcalde Guerrero ya no sabe qué hacer con tanto cascajo que adquirió en la campaña.

POSDATA. Por desgracia Gustavo González podría cometer el mismo error en que incurrió en el 2006, cuando permitió que su grupo político jugara con dos cartas, una representada por su delfín Juan Carlos Castro Almaguer y la otra encabezada por Andrés González Palomera. Juan Carlos no traía base pero tenía la estructura de Desarrollo Social, en cambio Andrés derrochaba popularidad pero le faltaba estructura y recursos públicos. Cuando Gustavo entendió el error buscó unificarlos, pero para entonces el daño estaba hecho y muchos priistas de la base optaron por sumarse a la precandidatura de Javier Bravo, quien con el apoyo de la CTM finalmente derrotó al candidato gustavista.

VOX POPULI. Jugar con dos cartas tan fuertes no necesariamente será bueno para el PRI en el 2015, por lo tanto sería más lógico que desde ahora el gobernador electo Aristóteles Sandoval mande señales de quién será el número uno y quién la hará de llanta de refacción. Porque suele pasar que el favorecido de los dioses no siempre hace su tarea, como ocurrió con el Archi, a quien dos años al frente de la Dirección de Desarrollo Social no le sirvieron para levantar en las encuestas. Por primera vez en muchos años el PRI tendrá dos precandidatos de lujo, el peligro para ambos es que si no se ponen de acuerdo entonces de nueva cuenta tendrán que llamar al bombero.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …