Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Emilio Contra Greenpeace

Perfil Político: Emilio Contra Greenpeace

Por Luis Alberto ALCARAZ

LA VIEJA HISTORIA. Aunque a nivel mundial la organización Greenpeace goza de un bien ganado prestigio como defensora de las mejores causas ambientales, en el plano nacional a menudo se coloca en el ojo del huracán debido a la belicosidad con la que sus representantes arremeten en contra de algunos destinos de playa que padecen presuntos problemas de contaminación. Hace unos años los activistas de Greenpeace dieron la nota en Puerto Vallarta al colocar una enorme  taza de excusado inflable en la playa de Los Muertos como estrategia para denunciar la presunta contaminación que padecía esa popular playa, generando un daño considerable a la imagen del destino gracias a la amplia difusión que esa acción tuvo en los medios nacionales de comunicación. Sin mayor mérito que el prestigio de la firma a nivel mundial, los representantes de Greenpeace en México a menudo muestran una intolerancia que raya en el fanatismo, sobre todo porque no siempre sus acusaciones están bien sustentadas científicamente. Pese a todo, siempre será mejor buscar la forma de dialogar con Greenpeace antes que recurrir a la descalificación y el choque frontal.

 UN BUEN CLIENTE. Por desgracia Puerto Vallarta ha sido cliente frecuente de los golpeteos de Greenpeace debido a la contaminación que de vez en cuando padecen algunas de las playas del municipio, incluso a menudo se exhibe la contaminación de playas que ni siquiera forman parte del municipio de Puerto Vallarta, sino

 del municipio de Cabo Corrientes. A pesar del gran interés que las autoridades locales y estatales han mostrado por evitar la contaminación de la bahía, en ocasiones los resultados son adversos por causas ajenas a Puerto Vallarta. Por ejemplo, es lógico que al inicio de cada temporada de lluvias los ríos arrastren una gran cantidad de contaminantes provenientes de las poblaciones asentadas en las partes altas de las cuencas, arrojando a la bahía infinidad de contaminación que es fácil detectar a simple vista. De manera especial la playa de Mismaloya padece ese problema cada año por estas fechas, cuando las primeras crecidas del río arrojan al mar toneladas de desechos que estaban depositados a lo largo de su cauce. No hace falta aplicar un análisis de la calidad del agua en la playa de Mismaloya en estos días para entender que existe una elevada contaminación por culpa de todo el excremento que los pueblos río arriba han arrojado y que van a terminar en nuestra bahía.

 UN PROBLEMA REAL. Pero más allá de estos imponderables, es una realidad que la Bahía de Banderas sigue siendo receptáculo de miles de descargas de aguas negras que de manera criminal realizan cientos de personas sin el mínimo compromiso ambiental. Basta darse una vuelta por la zona de Las Glorias o la vena de Los Tules para padecer los fétidos olores que despiden los registros producto de esas descargas clandestinas que el Seapal Vallarta jamás ha intentado combatir, ya sea por incapacidad técnica y legal o por obvia complicidad. Por fortuna la bahía es una de las más grandes del mundo por lo que tiene una enorme capacidad para sanearse por sí sola, sin que eso quiera decir que el daño a mediano y largo plazo no será irreparable. Por lo mismo es muy positivo que existan organizaciones como Greenpeace, que aún utilizando estrategias muy cuestionables contribuyan a obligar a nuestras autoridades a actuar para hacer frente al problema de contaminación de nuestras playas. Por lo mismo, lo menos recomendable es confrontarse con esa organización, porque es una estrategia que nunca aportará nada bueno. Lo mejor es dialogar con Greenpeace, tomar en cuenta sus recomendaciones y buscar la forma de convertirla en aliada.

 TOPE EN LO QUE TOPE. Por desgracia el gobernador Emilio González Márquez no tiene la sensibilidad necesaria para negociar con una institución como Greenpeace, por lo que su respuesta ante las denuncias de contaminación será siempre negativa. Ante las recientes denuncias de contaminación en playas vallartenses el gobernador de Jalisco respondió de manera lamentable, acusando a Greenpeace de tratar de desprestigiar a Puerto Vallarta. Según Emilio González Greenpeace jamás muestra la metodología que utiliza para monitorear las playas de México, en cambio el gobierno de Jalisco cuenta con estudios confiables que demuestran que en el mes de junio todas las playas de Jalisco resultaron con niveles de contaminación muy por debajo de lo que obliga la norma internacional. Ante ese escenario el mandatario jalisciense se atreve a presumir que Greenpeace está vendiendo sus opiniones, ya que en Nayarit existen anuncios espectaculares en los que Greenpeace afirma que las playas de Nayarit están libres de contaminación. En realidad los espectaculares en cuestión muestran propaganda del gobierno de Nayarit en la cual se utiliza información oficial de Greenpeace que certifica que Nayarit tiene playas libres de contaminación. Hace unos cuantos años Greenpeace arremetió contra Nayarit denunciando contaminación en varias playas de la Riviera Nayarit, pero el gobernador Ney González, en lugar de descalificar a ese organismo buscó su asesoría y atendió sus recomendaciones, de tal forma que hoy Nayarit puede presumir en su publicidad oficial que según Greenpeace el estado es líder nacional en playas limpias.

 POSDATA. Lamentablemente Emilio González Márquez no es partidario del diálogo, así que ante las denuncias de Greenpeace prefiere la descalificación y la calumnia, lo cual evidentemente generará un mayor malestar en esa organización. Ojalá que el ayuntamiento de Puerto Vallarta sí tome en cuenta las denuncia de Greenpeace y busque capitalizar en el corto plazo sus recomendaciones, como lo hizo en Nayarit el gobernador Ney González Sánchez.

 VOX POPULI. El diputado Ramón Guerrero está resultando una copia muy chafa de Salvador Cosío Gaona, quien como diputado local por este distrito realizó un papel verdaderamente incómodo para los gobiernos panistas. Entusiasmado por la posibilidad de ser candidato del PAN a la alcaldía del puerto, El Mochilas se ha convertido en ajonjolí de todos los moles, provocando un desgaste prematuro de su imagen ya que sus intervenciones en los temas de Puerto Vallarta solamente denotan exhibicionismo y oportunismo. Ahora, además de ser experto en bordos y caminos sacacosechas, El Mochilas también es experto en contaminación de playas.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …