Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: El Oscuro Objeto de su Deseo

Perfil Político: El Oscuro Objeto de su Deseo

Por Luis Alberto ALCARAZ

UNA TRAS OTRA. Desde su fundación como municipio, Bahía de Banderas ha sido una obsesión para los panistas de Puerto Vallarta. Una y otra vez, en cada proceso electoral, los grupos panistas tradicionales de Vallarta y Jalisco cruzaron el río Ameca tratando de dar oxígeno puro a sus compañeros panistas de la bahía con la intención de conquistar esa alcaldía, considerada en la actualidad como la segunda en importancia de todo el estado, sólo por debajo de la capital Tepic. En especial, durante 1995 y el 2003, cuando Puerto Vallarta estuvo bajo el mando de tres administraciones panistas, los panistas vallartenses metieron el acelerador a fondo haciendo hasta lo imposible por ayudar a ganar la bahía. El sueño contemplaba pintar de azul toda la bahía, desde Tomatlán hasta Punta de Mita, pasando por Cabo Corrientes y Puerto Vallarta, pero nunca vieron realizado el milagro. Pese a todo la tenacidad nunca desapareció, en la pasada contienda vimos por igual al Mochilas que el Quemadito cruzando los puentes del río Ameca para llevar apoyos de todo tipo al candidato blanquiazul Rafael Cervantes Padilla, quien inteligentemente se dejó querer hasta por los priistas que nunca aceptaron la imposición de Julio Larios García. Y finalmente el milagro ocurrió, Bahía de Banderas será a partir del 16 de septiembre próximo un ayuntamiento gobernado por el PAN, 

lo cual trae muy motivados a los panistas de Puerto Vallarta que ven ese histórico acontecimiento como un anticipo de lo que tendrán el año entrante en Puerto Vallarta.

 MALOS AUGURIOS. Tienen motivos los panistas de Puerto Vallarta para ser optimistas, ya que a pesar de la enorme posibilidad de que el año entrante el PAN pierda la presidencia de la república y la gubernatura de Jalisco, en Puerto Vallarta hay sobrados indicios de que el PRI podría ser derrotado en la elección municipal. Nueve años de gobiernos priistas no dejarán un buen saldo que anime al grueso de la sociedad vallartense a votar una vez más por el PRI, aunque el fenómeno de Peña Nieto podría beneficiar enormemente al PRI Vallarta. Por desgracia el candidato presidencial, o el candidato a la gubernatura, no siempre es un paraguas para los candidatos locales cuando el PRI hace malas elecciones, como ocurrió en Bahía de Banderas, donde Roberto Sandoval ganó con el 53% de los votos, mientras que el candidato a la alcaldía perdió al obtener sólo el 38% de la votación. Estamos hablando de una diferencia de 15 puntos, lo cual habla de un voto totalmente diferenciado para desgracia del candidato julio Larios, quien nunca encontró la forma de superar el voto de castigo que sus propios adversarios del PRI le endosaron desde la tarde de su destape. Si el año entrante el PRI equivoca su decisión a la hora de postular a su candidato a la alcaldía de Puerto Vallarta, ni el efecto Peña Nieto ni el Efecto Aristóteles serán suficientes para apuntalarlo, como lo acabamos de ver en Bahía.

 POCO QUE CELEBRAR. Pero los panistas de Puerto Vallarta están urgidos de triunfos, por eso presumen como propia la victoria de Rafael Cervantes Padilla. Basta dar una vuelta por el Facebook para ver en los muros panistas una gran cantidad de fotos de panistas vallartenses celebrando el triunfo del PAN en Bahía y presumiendo que el año entrante pasará lo mismo en Puerto Vallarta. Nada los hace entrar en razón, hicieron campaña en Bahía y ganaron, aunque se trate de una victoria relativa porque gracias a la ley electoral de Nayarit Rafael Cervantes será el primer alcalde panista de Bahía que tendrá una mayoría priista en su cabildo. O sea que no podrá tomar ninguna decisión importante sin antes negociar con los priistas, lo cual no se antoja imposible ya que si en Puerto Vallarta los regidores del PAN han sido comprados como puercos flacos por el PRI, con mayor facilidad en Bahía los regidores del PRI se venderán a buen precio cuando el alcalde panista lo requiera. Constructor de puentes como siempre ha sido, Rafa Cervantes no tendrá problemas para hacer alianzas con los priistas de Bahía, incluso con el próximo gobernador Roberto Sandoval Castañeda, a quien lo unen muchas más cosas que el sombreo y su pasión por los caballos.

 CALDERON DIXIT. Si el domingo pasado hubo elecciones en Nayarit, y en Bahía de Banderas el PRI ganó la elección para gobernador, para diputado local y para regidor en ocho de las nueve demarcaciones, perdiendo sólo la elección para presidente municipal, es evidente que el PAN no puede presumir de haber arrasado. En la elección para gobernador el PRI sacó 18,818 votos mientras que el PAN sacó 10,289. En la elección para diputado local el PRI obtuvo 15,966 votos contra 9,322 votos del PAN. En la contienda para regidores el PRI sacó 15,806 votos por 11,335 del PAN; sólo en la contienda por la alcaldía el PAN salió adelante con por lo menos 13,442 votos contra 13,253 del PRI, aunque estos números no son definitivos ya que el PAN presume una ventaja final de 402 votos. En la elección para regidores el PRI sacó 15,806 votos, pero en la elección para alcalde Julio Larios sólo sacó 13,253, lo que implica que unos 2,500 priistas no votaron por él. En cambio el PAN sacó en su elección para regidores 11,335 votos, y si a esos votos le sumamos los 2,500 que no votaron por Julio Larios, entonces tenemos 13,888 votos, prácticamente la cantidad de votos definitiva que consiguió Rafa Cervantes. De ese tamaño es la fuerza priista que derrotó a Héctor Paniagua, 2 mil 500 votos. Por desgracia para Julio Larios, en la democracia se gana o se pierde por un voto. Sin embargo, como dijera ese gran filósofo purépecha que se llama Felipe Calderón, “haiga sido como haiga sido”, Rafa Cervantes será el próximo presidente municipal de Bahía de Banderas y como tal debe ser tratado.

 POSDATA. De los derrotados nadie habla, pero es justo mencionar a Arturo Cuevas, quien inspirado en los exitosos pasos de sus hermanos David y Juan José, hizo campaña para diputado local por Bahía de Banderas y Compostela. El tercer García quedó en segundo lugar, con 9,322 votos, muy por debajo de Omar Reynoso, quien sacó 15,966 sufragios. Así que hará bien don Arturo en regresarse a Vallarta a seguir vendiendo cemento, aunque no sería extraño que Rafa Cervantes lo incorpore a su equipo de trabajo, después de todo es hermano de un diputado federal panista. ¿Pues cómo creen que consiguió su candidatura?

 VOX POPULI. Como es bien sabido, lo panistas siempre votan en bloque, son más disciplinados que los del PRI. Por el candidato a diputado local votaron 9,322 panistas, por su candidata a gobernadora votaron 10,289 panistas, por sus candidatos a regidores votaron 11,335 panistas. Ese es el tamaño real del panismo en Bahía de Banderas, si Rafa Cervantes sacó más de 13,500 votos fue gracias al regalito de 2,500 votos que le llegó del PRI.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *