Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: El Mochilas en Campaña

Perfil Político: El Mochilas en Campaña

Por Luis Alberto ALCARAZ

COMO PEZ EN EL AGUA. Si como presidente municipal de Puerto Vallarta Ramón Demetrio Guerrero Martínez ha sido una total decepción, como operador político el ayutlense sigue conservando el don. Llegó a Vallarta en un tiempo en que a los panistas locales no les interesaba la diputación local, así que fácilmente consiguió la candidatura a la alcaldía y dio la sorpresa al derrotar al entonces priista Miguel Ángel Yerena Ruiz. Ya como diputado se dedicó de tiempo completo a tejer una red de simpatizantes al interior y exterior del PAN con la intención de buscar la alcaldía de Puerto Vallarta, para lo cual contó con el apoyo irrestricto del entonces diputado local Abraham González Uyeda, quien abiertamente lo patrocinó, consiguiendo cuantiosos recursos materiales del gobierno de Jalisco para que el diputado Mochilas se ganara el aprecio de miles de habitantes de las colonias populares del puerto. Desde entonces la unidad deportiva La Lija se convirtió en el escenario de los grandes eventos de Ramón Guerrero, quien generosamente repartió miles de toneladas de materiales para la construcción provenientes del gobierno de Jalisco a través de la Secretaría de Desarrollo Humano. Por eso cuando El Mochilas inició su campaña repartiendo vales de cinco sacos de cemento nadie dudó de que en caso de triunfar haría válidos los 25 mil vales repartidos en campaña.

PROMESAS INCUMPLIDAS. Si como candidato El Mochilas fue audaz y creativo, al nivel de incurrir en actos abiertamente considerados como delitos por la ley electoral, como presidente municipal quedó atrapado desde el inicio en un mar de contradicciones que llevó al municipio al borde de la ingobernabilidad, al grado de que por más de tres meses seguidos el ayuntamiento no sostuvo ninguna sesión del pleno. Ante su incapacidad para lidiar con los regidores de oposición El Mochilas optó por algo simple pero inusual: cancelar de plano las sesiones de ayuntamiento. Formado a muy temprana edad como alcalde de su natal Ayutla, Ramón Guerrero creyó que Puerto Vallarta era parecido a su tierra natal, por eso desde el primer día de su gobierno impuso reglamentos con la intención de ejercer el poder de manera absoluta. Para su desgracia muy pronto entró en conflicto con algunos de sus regidores, particularmente con Susana Carreño y el ex priista Humberto Gómez, quienes durante el primer año representaron un enorme dolor de cabeza para el primer edil. Sin recursos económicos y con una pesada deuda pública, el municipio de Puerto Vallarta pasó por una de sus peores etapas políticas, hasta que finalmente alguien hizo el milagro de recomponer el caos que imperaba al interior del grupo gobernante. Hoy El Mochilas sigue mostrando los mismos defectos de siempre, pero para su fortuna no existe la mínima crítica en su contra, al grado de que ni siquiera los regidores Humberto Muñoz y Tito Yerena le han levantado la voz en las últimas semanas.

 

UN ALCALDE EN CAMPAÑA. Ya con el gallinero en calma absoluta, Ramón Guerrero Martínez aprovechó el arranque de la temporada electoral en Bahía de Banderas para hacer lo propio en Puerto Vallarta, donde faltan poco más de 13 meses para que se realice la elección para presidente municipal. Decidido a garantizar la permanencia del Movimiento Ciudadano en la alcaldía, Ramón Guerrero se olvidó de su discurso de austeridad y crisis financiera para abrir la chequera municipal a lo grande, como nunca antes lo había hecho algún otro presidente municipal. El primer gran evento de este tipo se realizó con motivo del Día del Trabajo, para lo cual El Mochilas invitó a más de mil taxistas del municipio entre los cuales sorteó un vehículo último modelo y dos motocicletas. Vendría después el evento masivo de las madres a las que regaló infinidad de valiosos artículos electrodomésticos y seguiría con el evento de los maestros, a los cuales también les sorteó otro vehículo último modelo, por supuesto todo con cargo al ayuntamiento. Y como el buen juez por su casa empieza, el alcalde también agasajó a las madres trabajadoras en el ayuntamiento, a quienes les repartió todo tipo de regalos y les prometió un aumento salarial del 20% para el año entrante y el regalo de 50 viviendas, además del otorgamiento de créditos personales de 10 mil pesos para el mejoramiento de sus viviendas. Como remate de esta primera etapa de campaña el alcalde de Puerto Vallarta fue noticia a nivel nacional al darse a conocer su gusto por viajar en vuelos privados, para lo cual destinó más de 380 mil pesos en el primer año de su gestión.

VIENTO EN POPA. Para su desgracia Ramón Guerrero Martínez no cuenta con un nutrido grupo de colaboradores de los cuales pudiera salir el próximo candidato a la alcaldía, lo cual provocó que desde el inicio de este gobierno se perfilaran dos precandidatos con toda claridad: la presidenta del DIF, Magali Fregoso, y el Director de Desarrollo Social, Arturo Dávalos. Ambos fueron por mucho tiempo figura central de los comunicados de prensa emitidos por el ayuntamiento, hasta que en las últimas semanas se registró un cambio más que evidente. Y es que la mal llamada primera dama del municipio ha sido desaparecida de la escena política para dejar en solitario a Arturo Dávalos, quien se da gusto repartiendo televisores y licuadoras en todo el municipio en lo que abiertamente es su precampaña. A un año del inicio de la contienda electoral, pareciera claro que Ramón Guerrero Martínez impulsará a Arturo Dávalos como su sucesor, sin embargo habrá de escribirse mucha historia antes de que logre rendir protesta como candidato del MC, especialmente por el interés que Enrique Alfaro tiene por colocar a uno de los suyos en la candidatura. Llegado el momento El Mochilas no se detendrá a la hora de regresar al PAN o pactar con algún grupo priista con tal de mantenerse en el poder, aunque para su desgracia Arturo Dávalos carece por completo de rentabilidad electoral. Porque una cosa es El Mochilas en campaña y otra muy distinta El Cepillo pidiendo el voto popular. El primero encantaba, el segundo genera desconfianza y temor.

POSDATA. Vergüenza ajena es lo que genera la imagen de un Julio César Santana tras su arresto acusado de violencia intrafamiliar. Como regidor del PAN en la pasada administración Santana fue el ejemplo máximo de los políticos que luchan por el bien común, aunque hoy queda claro que ha sido mucho más que un pecador estándar. Y es que su propia esposa lo acusó ante la autoridad correspondiente de agredirla frecuentemente a puñetazo limpio. Ya tras las rejas Julio César Santana seguramente tendrá mucho en qué pensar. Lo malo es que el alcalde Ramón Guerrero tiene entre su grupo cercano a por lo menos dos funcionarios que han sido señalados de lo mismo, y uno de ellos se apellida precisamente Dávalos. El otro nomás está pelón.

VOX POPULI. El Contador Público Héctor Paniagua de nuevamente dio la noticia al anunciar su registro como precandidato del PAN a la alcaldía de Bahía de Banderas, por lo que en caso de avanzar se convertiría en candidato de una alianza de facto entre el PAN y el PRD en Bahía de Banderas, lo cual le da a la contienda electoral un giro de 180 grados. Si la membrecía panista de Bahía de Banderas lo acepta como su candidato, Paniagua será un protagonista con posibilidades reales de derrotar al priista José Gómez.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *