Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: El Malecón Molesta

Perfil Político: El Malecón Molesta

Por Luis Alberto ALCARAZ

EL RECONOCIMIENTO. La postulación y posterior premiación del malecón de Puerto Vallarta como la mejor obra en la categoría de Diseño Urbano Nacional en la Bienal Nacional de Arquitectura 2012 hizo que los opositores a esa obra revivieran sus odios y de nueva cuenta pusieran sobre la mesa una polémica inútil por tratarse de un hecho consumado. Ni siquiera el hecho de que la Federación Nacional de Colegios de Arquitectos de la República Mexicana haya decidido catalogar a esta obra como la mejor de su tipo durante el 2011 ha sido suficiente para al menos acallar las voces de quienes siempre se opusieron  a su realización. Por el contrario, de nueva cuenta vuelven a la carga desperdiciando espacios en los medios que debieran estar destinados a cosas de mayor beneficio para la sociedad. De nada debería importar hoy si la obra no cumplió en tiempo y forma con sus trámites burocráticos, pues de haberlo hecho habría sido imposible su terminación en el tiempo récord que se hizo. Por desgracia, lejos de reconocer la visión del alcalde Salvador González Reséndiz al imponer su criterio para sacar adelante una obra de gobierno que a todas luces ha sido altamente benéfica para Puerto Vallarta, se insiste en seguir cuestionando la forma y el fondo del nuevo malecón. 

CADA QUIEN LO SUYO. Si quienes afirman que el nuevo malecón de Puerto Vallarta es una burda copia del malecón de la ciudad española de Benidorm, harían bien en integrar el expediente correspondiente y denunciar formalmente por plagio a los despachos que hoy se vanaglorian con el premio nacional que se han ganado. Es verdad que algunas de las fotografías que se han publicado del malecón de esa ciudad de la provincia de Alicante son muy parecidas a algunos tramos del malecón vallartense, pero hay otras partes del malecón de Benidorm totalmente diferentes. De igual forma el malecón de Mazatlán es idéntico al de Guaymas, sin que nadie se diga plagiado. Al final de cuentas lo malo no es copiar, sino hacer malas copias. En todo caso el nuevo malecón de Puerto Vallarta es una excelente copia del malecón de Benidorm y eso debiera ser suficiente para que todos estemos muy satisfechos por la obra. Pero sucede lo contrario, el éxito del nuevo malecón es proporcional a la amargura que destilan quienes desde siempre se mostraron en contra de la obra porque sabían que terminaría siendo un gran acierto de esta administración.

CUESTIÓN DE CÁLCULOS. Los expertos en gestión pública dicen que los políticos a la hora de gobernar deben encontrar un equilibrio entre lo que la ley los manda hacer, lo que el pueblo les pide que hagan y lo que los propios gobernantes quieren hacer. En el caso de esta obra, es evidente que pocos en Vallarta exigían o esperaban una remodelación del malecón, sobre todo porque se presumía que a raíz del impacto del huracán Kenna todo el malecón fue remodelado. Sólo Salvador González y algunos de sus amigos y asesores concibieron la idea de que una remodelación integral del malecón le daría a Puerto Vallarta una nueva cara, como de ciudad de primer mundo, como la misma Benidorm que a pesar de sus 80 mil habitantes es la ciudad del mundo que más rascacielos tiene por habitante. El caso es que el alcalde González Reséndiz tuvo claro que se jugaba un gran reto al asumir contra viento y marea esta obra que obligadamente terminaría siendo su máxima obra, la que lo proyectaría como un gran alcalde o como uno de los peores. El tiempo ha dejado claro que Chava ganó la apuesta y que durante muchos años su nombre estará vinculado al de Puerto Vallarta por haber sido el responsable de su nuevo malecón. 

UN MAL NEGOCIO. Lo malo es que a pesar de ser una gran obra, el ayuntamiento de Puerto Vallarta no supo venderla como algo fundamental para el presente y futuro de Puerto Vallarta, lo que provocó la ira de algunos notables que literalmente se sienten dueño del centro de Puerto Vallarta, al cual consideran que no debe ser tocado ni con el pétalo de una rosa, aunque sea para bien. Pasó lo mismo con otras obras, como la remodelación de la Av. México y otras calles del centro que están siendo remodeladas por el ayuntamiento en contra de un grupúsculo de ciudadanos que históricamente se han opuesto a todo. Se opusieron al Todos por Vallarta, se opusieron al gran colector, se opusieron a la primera remodelación del malecón, se opusieron a la regularización del fundo legal. Nada parece gustarles, aunque en realidad lo que no les gusta es que el PRI haya recuperado el control político del municipio y esté a punto de ganar las próximas elecciones para ligar su cuarto ayuntamiento en el nuevo siglo. Para ellos el triunfo del gobierno de Puerto Vallarta es el triunfo del PRI en las urnas, y eso es lo que los impulsa a oponerse a cualquier obra de mediana importancia, no se diga una obra trascendental como el nuevo malecón.  

POSDATA. Lo que más impresiona es esa capacidad que tiene un puñado de ciudadanos para hacer ruido y meter en aprietos al ayuntamiento, incluso al grado de obligarlo a dar marcha atrás en algunas obras, cosa que por fortuna no consiguieron en el caso del malecón. Ahora sólo falta que, como le pasó a Gustavo González Villaseñor, estos señores se atrevan a someter a juicio político a Chava González por el delito de haberse atrevido a dotar a Vallarta de una obra de nivel internacional, misma que por lo pronto ya está reconocida como la mejor de su tipo a nivel nacional. 

VOX POPULI. A nivel nacional pasa algo similar: 132 alumnos de la Ibero fueron suficientes para poner de cabeza la campaña de Enrique Peña Nieto, permitiendo al PRD montar una marcha nacional en contra del candidato priista que ya ha dado mucho de qué hablar. Impresiona la facilidad con la que el poderoso candidato del PRI  entra en crisis ante las acciones casi espontaneas de grupos ridículamente reducidos. Lo mismo pasa en Vallarta, dos o tres regidores del PAN y 50 ciudadanos empanizados son materia suficiente para crear pequeños infiernitos.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *