Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: El exPanista 47

Perfil Político: El exPanista 47

Por Luis Alberto ALCARAZ

LOS CORRIDOS Y LOS QUEDADOS. Con la expulsión final de 65 panistas y la ratificación de 23 a quienes no se les encontró motivos para su expulsión terminó la primera parte de la tragicomedia escenificada por el panismo vallartense que no acaba de ver la luz al final del túnel. Luego de seis años de jugar el papel de una oposición efectiva, el panismo vallartense consiguió el poder en Puerto Vallarta y durante nueve años demostró que la corrupción y la mediocridad no son algo privativo del PRI, por eso tal vez en el 2003 el electorado vallartense de nueva cuenta regresó al PRI, al que le concedió tres trienios para demostrar su vocación de cambio, tras lo cual la alternancia llegó de nueva cuenta, aunque fue una alternancia simulada porque en el fondo el Gobierno Ciudadano es pan con lo mismo. Sin embargo a los viejos panistas el juego no les pareció divertido y lejos de perdonar la traición echaron manos de sus estatutos para dejar fuera del partido a quienes militando en el PAN hicieron campaña bajo los colores de otros partidos. Y es que aunque parezca extraño, muchos de los que hicieron campaña con El Mochilas se empeñan en seguir militando en el PAN, aunque hayan ido en contra de sus reglas internas.

DE LA GLORIA AL INFIERNO. En el listado de los 65 panistas que han dejado de serlo tras el fallo de la comisión respectiva destaca el número 47, de nombre Salvador Cuauhtémoc Villalobos Martínez, quien casi al mismo tiempo recibió la noticia de su expulsión definitiva del PAN y su expulsión definitiva del ayuntamiento que encabeza Ramón Guerrero. En las redes sociales algunos panistas de hueso colorado como Antonio Escobedo Pulido festinan la tragedia personal del ex director de Reglamentos Municipales, a quien le repiten con mexicana alegría el famoso dicho que a la letra dice: “te lo dije”. Y es que al peloncito sólo le duró 7 meses el gusto de haber traicionado al PAN impulsando el proyecto de Ramón Guerrero, quien inesperadamente le dio una patadita en el trasero y lo dejó fuera del presupuesto, hundido en una nube de especulaciones en torno a los presuntos actos de corrupción en los que incurrió Villalobos, quien ya no milita en el PAN ni cobra en el Gobierno Ciudadano. Sin embargo la guillotina panista pinchó con hueso en el caso de algunos panistas expertos en el camuflaje, como ocurre con Agustín Ortiz, el famoso Avispón que por años luchó por llegar a la nómina del ayuntamiento y finalmente logró acomodarse como “asesor” del alcalde, motivo suficiente para que sea expulsado del PAN. Sin embargo el nombre de Agustín Ortiz aparece entre los 23 que libraron el proceso de expulsión y siguen siendo considerados como militantes del PAN.

¿A QUÉ HORA SALES POR EL PAN? Si el general Pirro no hubiera nacido en Epiro seguramente habría sido panista vallartense y la semana pasada hubiera exclamado: “otra victoria como esta y me quedo yo solo en el PAN”, porque con la reciente purga interna el panismo vallartense está a punto de ser el partido marginal que fue durante finales de los 80’s. Y es que los panistas también son adictos a esa canción mexicana que dice “me gusta quemar mi casa pa’ verla de enfrente arder”. Se entiende el ardor de los panistas que se la jugaron con Humberto Muñoz Vargas, pero una cosa es expulsar a David Cuevas García y otra darle cuello a panistas con pedigrí como Ignacio Guzmán García, Arturo Dávalos Peña, Arturo Gradilla Ulloa y la mismísima Iris Ulloa, quienes de una u otra manera contribuyeron a darle lustro y empoderamiento al panismo local. Ya sin estos personajes, el PAN volverá a ser una modesta agencia de colocaciones que cada tres años servirá para que dos o tres notables consigan una chambita como regidores de oposición. Y es que independientemente de lo que haga al final de su administración, el Mochilas pasará a la historia por haber literalmente acabado con el panismo local, por mucho que algunos panistas se empeñen en asegurar que hay mañana para ellos en la política vallartense.

EL ÚLTIMO TREN. Dirán algunos que estamos sepultando al PAN y estarán en lo cierto. Si el PAN creció en Vallarta fue gracias al voto de castigo en contra del PRI, voto que al encontrar una mejor opción en el Movimiento Ciudadano se olvidó de la derecha y votó por la tercera vía, aunque en el fondo todos sabemos que es la misma gata nomás que revolcada. Lo que no es broma es que en el 2015 el PAN no tendrá forma de dejar de ser la tercera fuerza electoral de Puerto Vallarta, y en un descuido y cae al cuarto lugar, cuestión de que el PRD se ponga las pilas y postule a Tony Joya o Tony García. Triste final para un partido que logró la hazaña de conquistar la presidencia de la república, la gubernatura de Jalisco y la alcaldía de Puerto Vallarta, y hoy sólo vive de recuerdos del pasado y amarguras del presente. Lo anterior no deja de ser una desgracia porque en Vallarta hay panistas limpios y honestos que sí soñaron con una patria ordenada y generosa, quienes no se merecen un final como el que padecen. Tal vez algún día logren rearticularse y volver a ser una opción atractiva para los electores vallartenses, pero eso no será en el 2015. De lo único que tienen que cuidarse es de no postular como candidatos a pillos como Agustín Ortiz, que para desgracia del PAN sigue siendo militante de ese partido.

POSDATA. Sin cabeza visible, los regidores ciudadanos andan como chuchos sin dueño, cada quien buscando su futuro como Dios le da a entender. Susana Carreño y el Beto de la Info parecen una moderna versión de la Tostada y la Guayaba y ya andan haciendo sus festivales a las madrecitas, por su parte la famosa pozolera Candelaria Villanueva se mandó pintar algunas bardas en Ixtapa donde presume ser patrocinadora de algunos eventos deportivos en esa delegación. Del que no se sabe absolutamente nada es del Archi, pero suponemos que sigue siendo regidor.

VOX POPULI. Primera renuncia en el Seapal: el Ing. Hugo Fernández se despidió el viernes pasado de Gogo y su familia y se fue a Guadalajara, donde el lunes asumió un cargo de mediano nivel en la Secretaría de Salud. En lugar de Hugo, en la Subgerencia Técnica del Seapal entró Carlos Manzano Jr., claramente recomendado por Salvador González Reséndiz, quien parece ser vice director del Seapal Vallarta.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …