Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: El Desfile de la Vergüenza

Perfil Político: El Desfile de la Vergüenza

 

Por Luis Alberto ALCARAZ

EL PRIMERO DE MAYO. Mientras en todo el mundo se realizaron desfiles del primero de mayo en los cuales millones de trabajadores protestaron por el clima de incertidumbre laboral que prevalece en casi todo el orbe, en Puerto Vallarta se celebró ayer un desfile más para el olvido. Y es que si en sus inicios el desfile del primero de mayo tenía el propósito de honrar la memoria de los mártires de la lucha sindical, posteriormente el propósito se desvirtuó y terminó siendo una pasarela política en la que los sindicatos afines al PRI reiteraban su apoyo incondicional al régimen. El clímax de esta penosa situación se alcanzó en el año 2000, cuando ante el triunfo del PAN en la elección presidencial el dirigente nacional de la CTM Leonardo Rodríguez Alcaine anunció que acudiría a Los Pinos a presentarle su renuncia al presidente Vicente Fox, como si la CTM fuera una dependencia federal a las órdenes del Ejecutivo. Esa lastimosa actitud fue un reflejo de la realidad, la forma indigna en que los principales sindicatos laborales de México están al servicio del gobierno, aunque ello implique afectar los intereses de la base trabajadora. Pero esto no siempre fue así, a raíz del desfile de mayo de 1988, cuando una bomba Molotov hizo blanco en el balcón presidencial presidido por Miguel de la Madrid Hurtado, la CTM decidió suspender el desfile del primero de mayo hasta nueva orden. Con ello terminó, aunque de manera temporal, esa lamentable práctica de obligar a los trabajadores a desfilar portando consignas de subordinación al régimen, sin posibilidades de la mínima protesta.   

VOLVER AL PASADO. Por desgracia los tiempos cambiaron y la CTM decidió reanudar esa vergonzosa costumbre de obligar a sus afiliados a desfilar el primero de mayo lanzando consignas a favor del régimen. Para darle un aire de protesta, los dirigentes promovieron consignas en contra de organismos gubernamentales como el Infonavit y el IMSS, pero nunca en contra del verdadero responsable de esos organismos, el gobierno federal. Por desgracia esos desfiles no son una opción para miles de afiliados a la CTM, sino una obligación sindical, por lo cual cada sección o sindicato abiertamente obliga a sus agremiados a acudir al desfile ya que en caso de no hacerlo se hacen acreedores a sanciones claramente estipuladas en los contratos colectivos. Y es ahí donde los dirigentes sindicales, que no líderes, se escudan, en el hecho de que los propios estatutos establezcan que es obligación de los agremiados participar en este tipo de eventos. Pretenden hacernos olvidar que en este país la afiliación sindical sigue siendo un acto obligatorio, no una decisión individual del trabajador. En Puerto Vallarta vemos de vez en cuando el pleito entre dos organizaciones por la titularidad del contrato colectivo de una empresa que ni siquiera ha puesto su primera piedra.   

SINDICALISMO POR DECRETO. El propio Rafael Yerena Zambrano es uno de los más acuciosos lectores del Vallarta Opina porque a través de sus páginas a menudo se entera de las empresas que están próximas a establecerse en Puerto Vallarta, lo cual le permite antes que nadie entrar en negociaciones con los inversionistas, a fin de que firmen un contrato sindical con la CTM, contrato que por desgracia no tiene como prioridad el beneficio de los trabajadores, sino el beneficio del patrón y de la central obrera. Así, cuando la empresa abre sus puertas los empleados descubren que en paquete han sido afiliados a determinado sindicato, sin posibilidad alguna de decidir afiliarse al que más le convenga. Es obvio que el día que la afiliación sindical deje de ser obligatoria organismos como la CTM se desinflarán porque ya no podrán enriquecerse a costillas de las cuotas obligatorias. Pero mientras ese día llega, la CTM Vallarta sigue presumiendo su poderío, sacando a la calle a 15 mil obreros que, en algunos casos, buscan la forma de hacer más llevadero el trámite comprando y consumiendo bebidas alcohólicas durante el desfile.

 HASTA LA COCINA. Aunque Calos Efraín Yerena presumió ayer que todos los cetemistas están convencidos de votar a favor del candidato del PRI Adrián Méndez González, la realidad es muy distinta, ya que muchos sindicalizados difieren y abiertamente muestran su apoyo a otros candidatos, como ocurrió ayer donde algunos contingentes de plano marcharon portando lonas con la propaganda de Ramón Guerrero El Mochilas. Desde un balcón de la Av. México El Mochilas se dio gusto saludando a las cetemistas, y muchos en reciprocidad le mostraron sus simpatías enfundándose las playeras que les lanzaron los operadores del Movimiento Ciudadano. En otra parte del evento, en la plaza de armas, el panista Humberto Muñoz también pretendía capitalizar el desfile saludando de mano a decenas de marchantes que iban terminando el desfile. Lejos de ahí, en la ciudad de Guadalajara, el senador Rafael Yerena Zambrano cumplía con su papel de pastorear a la CTM Jalisco, encabezando la parada estelar. Olvidan algunos que en 1995 los principales impulsores del cambio fueron precisamente los taxistas de la CTM, quienes ofrecían abiertamente un descuento en la tarifa a cambio de que sus clientes de comprometieran a votar por el panista Fernando González Corona. Fueron los taxistas los que dieron la nota cuando al término de una marcha de protesta del PRI en 1991 bloquearon la calle Juárez y quemaron propaganda del candidato Rodolfo González Macías. 

 POSDATA. Recientemente los transportistas afiliados a la CTM hicieron alianza con el diputado panista Ramón Guerrero para acciones conjuntas, lo cual explica el buen ánimo con el que algunos participantes del desfile de ayer portaron orgullosos y retadores las playeras de El Mochilas y desplegaron lonas con la propaganda del candidato a la presidencia municipal por el PT y el MC.  

 VOX POPULI. Es justamente El Mochilas el que más ha llamado la atención en su arranque de campaña, primero por el acto simbólico de la madrugada del domingo cuando logró que decenas de personas lo acompañaran en una procesión con velas en la colonia Los Volcanes, luego jaló los reflectores con un acto masivo encabezado por el cantante Julio Preciado. También gana simpatías cuando hace de sus defectos algo atractivo, como es el de usar el apodo, inicialmente despectivo, de El Mochilas como principal activo de su campaña, y ahora aprovechándose de su incipiente calvicie al presumir que “no tiene un pelo de tonto”. En contraste, el resto de candidatos se empeña en realizar campañas tradicionales y, por lo mismo, aburridas y predecibles.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *