Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: El Depa de Javiruchis

Perfil Político: El Depa de Javiruchis

Por Luis Alberto ALCARAZ

CORRUPTO ENTRE LOS CORRUPTOS. Cuatro años después de haber dejado el poder Javier Bravo Carbajal comprueba que no hay crimen perfecto. En campaña prometió ser un alcalde honesto y en su círculo íntimo presumía que no sería corrupto como Gustavo González Villaseñor, pero ya en el ejercicio del poder incurrió en curruptelas más allá de lo imaginable, porque no solamente se corrompió en lo económico, sino que en lo moral también rayó en el escándalo, al grado de que su nombre apareció en varias averiguaciones previas relacionadas con corrupción de menores. Sin olvidar el escándalo de Pepe Muelas, lamentable episodio en el cual el ex secretario particular de Javier Bravo se involucró en un gravísimo accidente de tránsito y gracias al tráfico de influencias y la protección de Bravo logró burlar la acción de la justicia. Gracias a su lamentable desempeño en los tres años que duró su administración, Javier Bravo está reconocido como el alcalde más corrupto en toda la historia del municipio, donde las secuelas de su desordenado gobierno todavía se padecen debido a la criminal deuda pública generada en su trienio a raíz de un irresponsable crédito de 450 millones de pesos con la banca comercial. Pese a todo, Javier Bravo se da ánimos para salir a la calle a buscar la forma de reinventarse políticamente, aunque hasta el momento ha sido incapaz de conseguir un cargo público en el gobierno estatal o federal, donde presume contar con grandes amigos.

EL GUARDADITO. Desde que dejó el poder y rompió políticamente con su delfín Salvador González Reséndiz, Javier Bravo se ha mantenido con un perfil bajo, utilizando la fachada de vendedor de café orgánico para justificar su holgada vida económica. Hasta donde se sabe, ni siquiera intentó regresar a su faceta de profesor de secundaria, trabajo que le ayudó a ganarse la vida durante el tiempo en que no conseguía acomodarse en un cargo de elección popular. Abusando de la enorme red de complicidades de tejió durante su administración, Javier Bravo ha logrado ser un vendedor estrella dentro de una cadena multinivel de venta de café orgánico, producto milagro al que se le atribuye todo tipo de propiedades divinas a pesar de ser un simple café como los que inundan el mercado mexicano. Por desgracia para Javier, no hay crimen perfecto, y en días pasados se dio a conocer un expediente que ilustra el nivel de corrupción en que incurrió durante su paso por la alcaldía de Puerto Vallarta. Un diario impreso de Puerto Vallarta publicó un reportaje en torno a un lujoso departamento que Javier Bravo adquirió en la ciudad de Guadalajara en la exclusiva zona de Chapultepec. El condominio está en un edificio de gran altura en la llamada zona rosa de Guadalajara y a pesar de contar con más de mil 100 metros cuadrados de extensión le fue escriturado a Javier Bravo por un valor cercano al millón y medio de pesos.

NI LA BURLA PERDONAN. El asunto nos hace recordar el escándalo de César Nava, quien siendo presidente del CEN del PAN adquirió un condominio de lujo en la zona de Polanco, en el Distrito Federal, que le fue escriturado en 7 millones 250 mil pesos a pesar de tener un valor comercial de 20 millones de pesos. El escándalo le costó a César Nava la presidencia de su partido y el fin de su exitosa carrera política al amparo de Felipe Calderón. En el caso de Javier Bravo, para su fortuna su carrera política está acabada desde hace años, pero este expediente debiera costarle una averiguación previa por lo menos, porque en primera instancia estamos ante una operación comercial simulada que pudiera implicar evasión fiscal, desvío de recursos públicos y tráfico de influencias. Y es que curiosamente la empresa propietaria de ese lujoso condominio fue una de las que más se beneficiaron con obra pública en el gobierno de Javier Bravo en Puerto Vallarta. Se entiende que Javiruchis, como atinadamente lo apoda Rafael Yerena Zambrano en alusión al polémico periodista de espectáculos Faviruchis Fabián Lavalle, sea un experto en la venta de café orgánico, pero eso de comprar a un millón y medio de pesos un condominio que fácilmente vale cinco veces más es algo ridículo. Una modesta casita de 120 metros de construcción en una colonia regular de Puerto Vallarta alcanza el precio del millón y medio de pesos, lo cual permite imaginar lo que costará un condominio de lujo de más de mil metros ubicado en una de las zonas más exclusivas de Guadalajara.

NUESTRO HOMBRE DEL CISEN. Aunque los detalles del condominio de Javier Bravo se hicieron públicos la semana pasada, en realidad el expediente fue puesto en manos de Rafael Yerena y Salvador González Reséndiz desde los primeros meses de la pasada administración. El responsable de la información fue el famoso Antonio Lugo Morales, quien como buen discípulo de Fernando Gutiérrez Barrios y Manlio Fabio Beltrones no logra desprenderse de su faceta de hombre del Cisen y se dio a la tarea de integrar un nutrido expediente en contra de Javier Bravo, Andrés González Palomera y Gustavo González Villaseñor. Molesto contra sus amigos a raíz de que el propio Andrés González le advirtiera que no tenía posibilidades de ser candidato por el PRI, Toño Lugo entregó a Rafael Yerena un voluminoso expediente en el cual documentaba cosas muy delicadas de la vida íntima de sus presuntos amigos, entre lo que destacaba la lujosa propiedad de Javier Bravo en Guadalajara. Dicen los que conocen a detalle el asunto que el propio Toño Lugo llevó a la entonces periodista Susana Carreño a conocer físicamente el condominio, al que incluso lograron ingresar aprovechando los encantos de Toño Lugo que le permiten seducir a cualquier mucama cuando se lo propone.

POSDATA. Compañeros de la misma parranda, Rafael Yerena y Salvador González jamás utilizaron la información en contra de Javier Bravo, sin embargo por alguna razón tres años después los detalles de la polémica propiedad salen a la luz pública, justo cuando Javier Bravo se dedica a recorrer dependencias federales en espera de conseguir una chamba como delegado federal en Jalisco o Puerto Vallarta. Beneficiario de la complicidad que priva en las altas esferas del poder, Javier Bravo seguramente seguirá vendiendo café tan campante, sin que ninguna autoridad lo llame a cuenta, pero ante el electorado vallartense es prácticamente un cartucho quemado, sin credibilidad ni futuro alguno.

VOX POPULI. En cuanto a Toño Lugo, sus amigos Gustavo González y Andrés González fueron enterados de su indiscreción, sin embargo el tiempo ha sanado las heridas y los tres han vuelto a ser muy amigos, enfocándose en conseguir más posiciones para su grupo político. Sin embargo sería muy interesante que Susana Carreño diera su punto de vista sobre el tema, sobre todo para que desmienta o compruebe la versión de que estuvo adentro del depa de Javiruchis.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *