Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: El Conflicto de la Jactancia

Perfil Político: El Conflicto de la Jactancia

Por Luis Alberto ALCARAZ          

COMPRANDO TIEMPO. Mal asesorado, el alcalde Salvador González Reséndiz pierde el tiempo, o intenta ganarlo, mediante la figura del llamado Juicio de Jactancia con el que pretende hacer frente a las más de 150 demandas civiles que ya tiene el ayuntamiento por culpa de la deuda a proveedores heredada por la pasada administración. Hasta donde se sabe, el juicio de jactancia obliga al demandante, en este caso un proveedor, a demostrar que Salvador González Reséndiz tiene un adeudo con él. Desde esa óptica es evidente que ninguno de los cientos de proveedores de la pasada administración podrá demostrar ante un tribunal que el actual presidente municipal tiene una deuda con él y por lo tanto está obligado a pagarle en el corto plazo. Sin embargo en lo personal dudo mucho que los 150 presuntos demandantes hayan presentado sus demandas en contra del alcalde Salvador González Reséndiz, porque en efecto, él no fue quien les quedó a deber. Pero tampoco les quedó a deber Javier Bravo, sino el ayuntamiento de Puerto Vallarta y por lo tanto se trata de una deuda institucional que tarde o temprano deberá pagar el municipio. En lo personal no creo que Chava González esté desinformado, en realidad estos juicios de Jactancia seguramente son una estrategia legal para ganar tiempo, tal vez tratando de que el asunto estalle hasta la próxima administración,

 cuando incluso podría corresponderle al PAN hacer frente a los pagos reclamados.

UN BUEN EXPEDIENTE. Por desgracia el alcalde Salvador González Reséndiz no se empeñó en una solución negociada con los cientos de proveedores heredados de la pasada administración, quienes en conjunto demandan más de 140 millones de pesos. Fracasado el intento de hacer frente a esa deuda mediante un crédito de 70 millones de pesos, el cual no fue aprobado gracias a la negativa de los regidores del PAN, el presidente municipal decidió dar carpetazo al asunto sin experimentar otras opciones. Salvador pretendía que los regidores le aprobaran una deuda de 70 millones de pesos para, con dinero en mano, sentarse a negociar con cada uno de los proveedores con la intención de reducir al 50% la deuda da cada uno, sin embargo el crédito no se aprobó y de plano ya no se buscó otra salida. Lo que desde un principio debió hacer el alcalde fue integrar un expediente a fondo por cada proveedor que reclama su pago, porque muchos de ellos ni siquiera tienen contrarrecibos o contratos que justifiquen el adeudo que reclaman. Fiel a su estilo, Javier Bravo contrató servicios y productos sin tomarse la molestia de cumplir con la norma oficial. Por ejemplo, muchos de los grandes contratistas no cuentan con contratos oficiales que avalen la obra presuntamente realizada. Al cuarto para las doce Javier Bravo intentó subsanar esa grave falla firmando contratos al vapor sin tomar en cuenta al síndico Alfonso Bernal, quien mediante un juicio de amparo logró invalidar esos contratos irregulares, lo cual deja en la indefensión  a muchos contratistas.

MALOS NEGOCIOS. En el caso de la deuda que reclaman algunos medios de comunicación, en la mayoría de los casos no existen órdenes de inserción, simplemente cada proveedor presentaba sus facturas que eran recibidas y tramitadas por el área de Comunicación Social. Lo mismo ocurrió con otras áreas de la administración, donde proveedores y prestadores de servicios actuaron de buena fe otorgando crédito al gobierno de Javier Bravo, sin imaginar que el profesor huiría como un cobarde, dejándolos colgados de la brocha. Sin embargo la integración de un expediente detallado por cada deuda reclamada permitiría la posibilidad de comprobar que en muchos casos algunos de los que pretenden cobros vendieron productos a sobre precio o de plano facturaron más de lo que entregaron. Con una investigación a fondo seguramente buena parte de esta deuda millonaria se desinflaría, sin posibilidades de que los acreedores lleguen a un juzgado a presentar su demanda. Porque una vez que se presenta la demanda, lo más seguro es que el ayuntamiento termine perdiendo porque con el paso de los años los abogados del municipio se olvidan de hacer frente a las demandas provocando enormes desfalcos al patrimonio municipal, sobre todo porque esos pleitos tardan más de tres años y termina tocándole a otra administración el pago de esas deuda heredadas.

LA MISMA COSA. En este escenario, está claro que ni Salvador González ni Javier Bravo, como personas físicas, son responsables de esas deudas. Por el contrario, se trata de deudas institucionales que deben ser pagadas sin importar el nombre del presidente en turno, siempre y cuando se demuestre que el reclamo es legítimo. Al respecto la actitud asumida por el alcalde Salvador González Reséndiz no es la más correcta, porque él sabe perfectamente que está obligado a buscar una solución para ese problema que le heredó su amigo Javier Bravo. Cuando un gobernante no tiene soluciones para los problemas que enfrenta el municipio, entonces lo más indicado es que renuncie al cargo, porque para eso son los gobernantes, para solucionar problemas. Más todavía, Salvador González fue uno de los funcionarios más allegados a Javier Bravo lo cual lo compromete más a solucionar los problemas de éste le heredó. Si en cambio Chava González quisiera deslindarse de su antecesor, entonces lo más correcto es emitir una declaración de guerra y proceder legalmente en contra de la anterior administración. Por desgracia no hay tal ya que evidentemente se trata de lo mismo, de un grupo priista emanado de otro y por lo tanto corresponsable de las fallas del gobierno anterior.

POSDATA. Por supuesto que a estas alturas del trienio, cuando apenas van diez meses de la nueva administración, está más que claro que hay un rompimiento entre Javier Bravo y Salvador González, quienes seguramente se enfrentarán en las elecciones del 2012. Desde ahora Javier Bravo ha hecho equipo con Andrés González y Gustavo González para buscar recuperar la alcaldía en el 2012, llevando como candidato, por supuesto, a Andrés González. Por su parte Salvador González seguirá haciendo equipo con Rafael Yerena para tratar de retener la presidencia. Hasta el momento, cuando faltan casi 20 meses para la próxima elección, el único que se perfila para ser candidato de la CTM es Adrián Méndez, a quien se pretende cuerpear utilizando la Dirección de Desarrollo Social.

VOX POPULI. Como ya es costumbre, el sábado pasado Rafael Yerena celebró un aniversario más de vida con una monumental fiesta en el famoso Real del Oro, donde más de 5 mil personas acompañaron al poderoso dirigente sindical, quien tiene todo servido para buscar una senaduría en las próximas elecciones del 2012. Su condición de número uno de la CTM en Jalisco, además de ser senador suplente y diputado federal titular, hace de Rafael Yerena el candidato natural a una senaduría en la primera posición de la fórmula priista, así que seguramente el político mascotense seguirá escalando alto en la política nacional.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *