Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político de Vallarta: Victorias Pírricas

Perfil Político de Vallarta: Victorias Pírricas

Por Luis Alberto ALCARAZ

GANAR PARA PERDER. A dos días de distancia nadie sabe bien a bien qué fue lo que pasó en la sesión de ayuntamiento celebrada el sábado pasado por la noche, en la que se aprobó el nuevo Plan de Desarrollo Urbano pero el centro de población se mantuvo intacto con sus límites tradicionales hasta La Desembocada. Proyectada como la madre de todas las batallas, los priistas libraron una guerra encarnizada en la defensa de intereses que solamente ellos entienden, aunque por desgracia en ese lodazal están metidos cuatro regidores del PAN y uno del PRD, quienes a pesar de ser señalados por la opinión pública de haberse dejado corromper a cambio de 500 mil pesos alegremente se sumaron a las propuestas impulsadas por el alcalde Javier Bravo. Sin entrar en los asuntos de fondo, lo más recomendable para Javier Bravo era no meterse en la modificación del Plan de Desarrollo Urbano simple y sencillamente porque ya no tenía tiempo para hacer una reforma a fondo. Por desgracia el alcalde incurrió en la misma práctica que tres años atrás abiertamente le reclamó a Gustavo González Villaseñor, quien también reformó el Plan unos cuantos días antes de dejar el poder. Esa coincidencia hace suponer que hay algo de fondo, que no es la defensa de los intereses de la sociedad vallartense, lo que orilla a nuestros regidores a pretender hacer enmiendas al Plan de Desarrollo Urbano al cuarto para las doce.



LOS DOS BANDOS. Lo cierto es que, tal y como estaba previsto, en la sesión

 del sábado pasado se marcaron dos bandos, el del alcalde apoyado por Andrés González, Claudia Gómez, Ramón Aguirre y Concesa Pelayo, quien no tuvo el valor para votar en contra y prefirió abstenerse a sabiendas de que la abstención se convierte en voto a favor y se suma a la mayoría. La sorpresa la dio la regidora Lizette Franco, quien entre su lealtad con Javier Bravo y su chamba en el próximo ayuntamiento optó por lo segundo, viajando a Guadalajara con la intención de no estar presente en la polémica sesión en la que Javier Bravo se jugaba su resto. Aunque para Javier Bravo la traición de Lizette Franco debió ser una gran sorpresa, en realidad no extraña porque esa ha sido la conducta de la güera de El Pitillal, quien ingresó a la planilla de Javier Bravo gracias a una negociación de éste con Andrés González, sin embargo ya instalada en el poder la señora Franco le dio la espalda a Hola Vallarta y se alineó con Javier Bravo, quien prácticamente la convirtió en su mano derecha con todo lo que eso implica. Hoy, ante la certeza de un buen cargo en el equipo de Salvador González Reséndiz, Lizette Franco le dio la espalda a Javier Bravo y lo dejó colgado de la brocha.



LA BANDA PANISTA. Si desde el inicio de su gestión el alcalde Javier Bravo quedó expuesto frente al bloque opositor, hoy ha logrado equilibrar la balanza gracias a su extraña alianza con cuatro regidores del PAN, dos del PRI y uno del PRD. ¿Qué cambió entre el 2007 y en 2009 en Javier Bravo para que siete regidores que lo cuestionaban hoy lo respalden hasta las últimas consecuencias? En especial los cuatro regidores del PAN vienen de un severo cuestionamiento de corrupción por haber avalado el crédito de 450 millones de pesos a principios de este año, motivo por el cual fueron sentados en el banquillo de los acusados por sus propios compañeros del PAN quienes los acusaron abiertamente de haberse corrompido por apoyar la iniciativa del histórico endeudamiento. Pesa a ese negro antecedente, de nueva cuenta los cuatro ediles panistas (Idalia de León, Ricardo René Rodríguez, Santiago Centeno y Raúl Melín) de nueva cuenta avalaron las iniciativas del alcalde, sin importarles que desde la CTM se les estuviera acusando de haber recibido un soborno de 500 mil pesos cada uno. En cuanto al regidor Heriberto Sánchez, se entiende su interés por aprobar el nuevo centro de población ya que es propietario de un predio de cinco hectáreas que de haber quedado en el nuevo centro de población habría multiplicado su valor de manera estratosférica.



ADIÓS MUCHACHOS. Los que de plano fueron los grandes perdedores de la jornada sabatina fueron los regidores priistas Ramón Aguirre y Andrés González, quienes definitivamente parecen haber renunciado a la posibilidad de continuar con sus carreras políticas más allá del 31 de diciembre. En el caso de Ramón Aguirre no extraña su actitud porque su presencia en el actual ayuntamiento fue un accidente político. Con residencia oficial en el municipio de Cabo Corrientes, Ramón Aguirre sintió que se sacaba la lotería cuando su amigo Arturo Zamora se convirtió en candidato del PRI al gobierno de Jalisco, imponiéndolo como candidato a regidor en la planilla de Javier Bravo. Pero la derrota del PRI en las elecciones estatales marcó la debacle de la incipiente carrera de Ramón Aguirre, quien durante tres años mostró un desempeño mediocre, sólo preocupado por encontrar la manera de mejorar sus finanzas personales. De cualquier forma su cercanía a Zamora y a Yerena le habrían la posibilidad de conseguir alguna chambita en la próxima administración, lo cual parece estar cancelado desde el sábado pasado. En cambio Andrés González tenían un gran futuro político gracias a su carisma y su trayectoria, sin embargo su principal obstáculo siempre ha sido el rechazo de la CTM. Con lo que pasó el sábado pasado Andrés González quemó sus naves con Rafael Yerena y puso en grave riesgo el compromiso que Chava González tiene con él para ofrecerle un cargo importante en la próxima administración.



POSDATA. Empeñados en defender sus propios intereses, los dos bandos olvidaron los asuntos que no les beneficiaban, con lo cual los graves problemas que enfrenta el municipio siguen en la indefinición. Y es que la propuesta del alcalde Javier Bravo de tramitar un nuevo crédito para pagar los adeudos a proveedores ni siquiera fue sometida ante el pleno, con lo cual se complica mucho más el crítico panorama financiero que enfrenta el ayuntamiento desde hace algunos meses. Lo malo es que la deuda del ayuntamiento se mantiene y no se ve por dónde se pueda solucionar, porque los regidores ni siquiera se atrevieron a debatir públicamente el asunto.



VOX POPULI. Aunque en la sesión de ayuntamiento del sábado se aprobó el nuevo Plan de Desarrollo Urbano, los aspectos polémicos del mismo, como el nuevo uso de suelo H-5 y la ampliación del centro de población, no fueron aprobados, en términos prácticos sí hay muchos aspectos nuevos que deberán ser aclarados por el propio ayuntamiento para que sepamos finalmente que sí se aprobó y qué no se aprobó. Por lo pronto lo único que queda claro es que Javier Bravo Carbajal ya no es amigo de dos personajes que fueron claves para su llegada al poder: Rafael González Pimienta y Rafael Yerena Zambrano.

 

 

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *