Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político de Vallarta: Sucesión Anunciada

Perfil Político de Vallarta: Sucesión Anunciada

Por Luis Alberto ALCARAZ 

APRENDER DEL PASADO. Si el día de hoy fueran las elecciones para presidente de la república, el ganador indiscutible sería el todavía gobernador del Estado de México Enrique Peña Nieto, quien le sacaría una ventaja de dos a uno a su más inmediato perseguidor. Lo mismo pasaría en Jalisco, donde según la más reciente encuesta del periódico Reforma, el alcalde de Guadalajara Aristóteles Sandoval cuenta con el 38% de las preferencias, seguido por el secretario de Salud, Alfonso Petersen, con el 26% y en tercer lugar el alcalde de Tlajomulco de Zúñiga, Enrique Alfaro, con un 17%. Estos números, sumados a un escenario electoral abiertamente adverso al PAN, dan la certeza a muchos priistas de que el retorno a Los Pinos y Casa Jalisco es sólo cuestión de tiempo. Por desgracia las encuestas son sólo una fotografía del momento, no una profecía que obligadamente se cumplirá. En el 2005 Andrés Manuel López Obrador estaba en los cuernos de la luna y todas las encuestas le daban una ventaja de 20 puntos, proyectándolo como virtual sucesor de Vicente Fox, pero una serie de decisiones erradas, más una feroz campaña de Estado en beneficio del PAN, lograron que Felipe Calderón saliera adelante con un margen inferior al 1%.

 EL CASO JALISCO. Algo similar ocurrió en Jalisco hace casi seis años, cuando el priista Arturo Zamora era el rey de las encuestas, incluso arrancando su campaña con una ventaja de 20 puntos por encima del panista Emilio González Márquez. Al final la contienda se cerró y el PAN  se vio obligado a utilizar a la PGR como brazo electoral, fabricando expedientes sucios para ensuciar la imagen de Arturo Zamora involucrándolo con el narco. La estrategia funcionó y Emilio González ganó la elección para dar a los jaliscienses seis años de gracejadas, incluidas las mentadas de madre y las famosas borracheras. Desde el sexenio de Enrique Álvarez Castillo nunca se había bebido tanto alcohol en Casa Jalisco como durante el sexenio de González Márquez, quien es exhibido casi a diario en la prensa estatal como apodos como Emilitro y Etilio. Ajeno a la realidad, el mandatario estatal anda en campaña en pos de la presidencia de la república, animado por los dos milagros anteriores que lo convirtieron en alcalde de Guadalajara y gobernador de Jalisco. Por lo tanto, debemos ser cautos en el pronóstico, porque si bien en estos días el PRI lleva una notable ventaja sobre el PAN, desde el gobierno llegan mensajes claros de que se está afinando la maquinaria para aplicar de nuevo una elección de estado en beneficio de sus candidatos. Lo que al PRI le llevó 70 años perfeccionar, los panistas lo están logrando en apenas dos sexenios.

 CUESTIÓN DE LÓGICA. Así como la candidatura presidencial del PRI está marcadamente resuelta a favor de Enrique Peña Nieto, en Jalisco no hay de otra que Aristóteles Sandoval, quien por su juventud y carisma fue capaz de rescatar la alcaldía de Guadalajara, que estaba en manos del PAN desde 1995. A pesar de esa marcada ventaja del alcalde capitalino, abundan los priistas que pretenden hacerle sombra, especialmente Ramiro Hernández, quien ya raya en la necedad pues se niega a aceptar que su tiempo pasó. Ramiro se formó en la cultura del Dedazo, por eso hoy, cuando los votos se ganan a pulso tocando casa por casa, nada tiene que hacer ante la personalidad de Aristóteles Sandoval. En cuanto a Arturo Zamora Jiménez, Jalisco tiene una gran deuda con él ya que estaba proyectado para ser gobernador y no lo fue gracias a la sucia campaña panista que empañó su imagen. Para su suerte, su trabajo como diputado federal, muy cercano al círculo de Enrique Peña Nieto, le ha regresado el prestigio y lo habilita como un cuadro muy valioso del PRI, aunque en esta ocasión nada tiene que hacer en la gubernatura, por lo tanto su futuro estaría en un espacio en el gabinete presidencia de Enrique Peña Nieto, si acaso se diera su triunfo, o un retorno a la alcaldía de Zapopan, donde es muy bien recordado por los electores de ese municipio.

 LA CHIQUILLADA. Contrario a lo que ocurre en la mayoría de los estados, en Jalisco el PRD no es ya la tercera fuerza, y todo por culpa del Grupo Universidad que ha logrado prácticamente desaparecer del escenario al PRD, con preferencias electorales que oscilan entre el 3 y el 5%, dependiendo de quién sea su candidato. La novedad es  el surgimiento de Enrique Alfaro, alcalde de Tlajomulco de Zúñiga, a quien se le visualiza como probable candidato del PT debido a su rompimiento con el PRD. A pesar de sus tropiezos, como su cuestionado viaje a Cuba en un avión privado, Alfaro está en la línea de competencia con preferencias que oscilan entre el 15 y el 26%, incluso con posibilidades de ganar la elección si el PRI postulara a Ramiro Hernández y el PAN lanzara a un candidato de bajo perfil como Fernando Guzmán o Hernán Cortés. A poco menos de un año de la elección, Enrique Alfaro está desplegando una impresionante estrategia que se mueve al borde de la ilegalidad. En el corazón de El Pitillal, en Puerto Vallarta, Enrique Alfaro ha montado un módulo para promover su imagen y afiliar simpatizantes a su movimiento ciudadano. De manera abierta una media docena de promotores hablan maravillas de la carrera política de Enrique Alfaro e invitan a los vallartenses a sumarse a su organización ciudadana, lo cual habla evidentemente de un gran derroche de recursos que hasta el momento nadie sabe de dónde provienen, aunque es fácil adivinarlo.

 POSDATA. Lo más interesante de todo es que, mientras en el plano nacional y estatal está todo preparado para que el PRI recupere el poder, en Puerto Vallarta el escenario es adverso al PRI, principalmente por el desgaste de nueve años de gobiernos priistas y la falta de precandidatos de buen nivel. Desde la presidencia municipal se trabaja a marchas forzadas para tratar de hacer crecer la figura de Adrián Méndez. Vamos a ver si les alcanza el tiempo, el dinero y, sobre todo el caballo.

 VOX POPULI. Por su parte el también priista Andrés González Palomera ya arrancó públicamente su precampaña. Tras meses de hacer un trabajo discreto, Andrés empezó a buscar espacios en los medios de comunicación para difundir sus acciones al frente de la A.C. Unidad Vallartense. Como en los viejos tiempos, Andrés recorre el municipio de la mano de Gustavo González Villaseñor. Lo malo es que no saben hacer otra cosa que regalar bultos de lámina, uniformes de futbol y sillas de ruedas para discapacitados. A ver si no los demanda El Mochilas por piratearle su estrategia electoral.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *