Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político de Vallarta: Como Perros y Gatos

Perfil Político de Vallarta: Como Perros y Gatos

Por Luis Alberto ALCARAZ 

¡SÁLVESE QUIEN PUEDA! Enfrascados en sus respectivas posiciones, los regidores priistas y panistas de Puerto Vallarta parecen estar empeñados en llevar al municipio al despeñadero. Sin oficio político de ningún lado, ambos bandos se comportan como auténticos cárteles, al grado de recurrir al chantaje y a la calumnia para tratar de ablandar al contrario. Lamentable y patético el escenario que nos toca ver cada día, donde seis regidores del PAN resultan más que suficiente para sacar de sus casillas a 11 ediles del PRI. A pesar de tener mayoría simple, el alcalde Salvador González Reséndiz requiere de al menos un voto panista para sacar adelante iniciativas importantes, como la de autorizar más deuda a largo plazo. Para su desgracia los panistas están instalados en la lamentable lógica de que si se hunde Vallarta se hunde el PRI, aunque a ellos les corresponda en el 2013 remover los escombros de lo que fue una pujante ciudad. 

No hay duda alguna en cuanto a la existencia de una estrategia encabezada por el gobernador, Emilio González Márquez, para estrangular al ayuntamiento priista de Puerto Vallarta, de ahí la mezquina actitud de los seis regidores del PAN que se cierran a cualquier debate y simplemente responden con un ¡NO! a toda propuesta del alcalde para obtener recursos inmediatos para hacer frente a la severa crisis que afecta al municipio prácticamente desde que arrancó esta administración.

 LOS CORRESPONSABLES. Todos los días los regidores del PAN salen en los medios hablando de la crisis económica y el colapso financiero que se ve venir, pero ninguno de ellos recuerda o admite el papel fundamental que jugaron cuatro de sus regidores de la pasada administración para hacer realidad esta crisis económica. Porque el entonces alcalde Javier Bravo contó con el beneplácito de cuatro distinguidos panistas, amén de 10 priistas y uno del PRD, cuando tuvo la criminal idea de sorrajarle a Puerto Vallarta una deuda de 450 millones de pesos que desde entonces quedó claro que resultaría impagable. Hoy los regidores del PAN fingen amnesia y se niegan a aportar soluciones para corregir lo que en buena medida hicieron los representantes de su partido en la pasada administración, empeñados en poner de rodillas al gobierno priista que se acerca velozmente a la inmovilidad por culpa de la enorme deuda pública y el criminal gasto corriente, algo en lo que los panistas también han tenido mucho que ver, porque cuando el PAN llegó por primera vez al palacio municipal lo primero que hizo fue disparar la nómina contratando a cientos de incondicionales que gracias a la generosidad de las leyes laborales lograron mantenerse en el ayuntamiento una vez que el PAN fue derrotado en las urnas.

 POR LA LIBRE. Ante este contundente panorama, el alcalde Salvador González Reséndiz debiera tener la claridad de entender que no tiene sentido que pierda un minuto más tratando de convencer a los panistas de que lo apoyen en sus iniciativas. Claras las posiciones de ambas fracciones, el alcalde debe dedicarse a trabajar con sus regidores recurriendo a la mayoría simple para conseguir sus objetivos, dejando que los panistas se conviertan en lo que son, un auténtico cero a la izquierda que sólo sirve para estorbar. Porque resulta que los regidores del PAN también tienen su corazoncito y se la pasan exigiendo al alcalde recursos para atender sus gestorías. De igual forma tienen sus asesores con cargo al erario y en uso y abuso de sus facultades aplican importantes cantidades de dinero de acuerdo a sus intereses personales y de partido. Por lo tanto, la mayoría priista se ahorraría una buena cantidad de dinero si también asumiera la actitud panista de decirles que no a todo lo que propongan. Con esa estrategia Salvador González Reséndiz podría dedicarse sin distracciones a buscar las soluciones que requiere el municipio, en el entendido de que los panistas no le darán ni un vaso de agua. Porque luego resulta que en el fondo lo que los panistas quieren es su tajada del pastel, como lo demostraron los regidores del PAN de la pasada administración. ¿O a poco usted cree que el apoyo que los regidores del PAN le brindaron a Javier Bravo fue de a gratis? Por el contrario, a cambio de endeudar al municipio los regidores de la pasada administración obtuvieron sus beneficios personales.

 LA ÚNICA OPCIÓN. Aunque el ayuntamiento podría ahorrar algunos millones de pesos, como lo ha venido haciendo en algunas dependencias, es imposible que obtenga los dineros necesarios para enfrentar la actual problemática sin recurrir al crédito. El ayuntamiento de Guadalajara acaba de aprobar un crédito de mil 100 millones de pesos para el bacheo de las calles de la ciudad, lo cual sería imposible sin recurrir a la deuda. En el caso de Puerto Vallarta la deuda pública ya es criminal, por lo cual agregarle 50 o 100 millones más da lo mismo. Lo que más agravia es el poco interés que muestran los panistas en castigar a quienes colocaron a Puerto Vallarta en esta irresponsable situación, tanto priistas como panistas, por lo tanto cualquier cosa que asuman el respecto es mera hipocresía. Convencidos de que la única forma de recuperar el control del municipio es a través de la quiebra política y financiera de esta administración, los panistas encabezados por Ignacio Guzmán se solazan por los aprietos económicos del municipio, esperanzados a que muy pronto el ayuntamiento no tenga ni para pagar la nómina. Lamentable esta rapiña política, pero es la realidad. Como buitres, nuestros regidores del PAN zopilotean al gobierno de Salvador González con la esperanza de que muy pronto entre en terapia intensiva.

 POSDATA. Y a propósito de rapiña política, el diputado Mochilas sigue perfeccionando su oportunismo. Ahora resulta que el diputado local es el vocero de la SCT al emitir un boletín en el cual informa los pormenores de la obra de reconstrucción del puente del río Ameca. Gracias a la información privilegiada que tiene el Señor Mochilas presume que el puente estará listo para el próximo mes de enero, pretendiendo crear la sensación de que él es el causante de esa efectividad que le compete exclusivamente al gobierno federal. Ojalá el diputado Mochilas hiciera el compromiso público de renunciar a su cargo en caso de que el puente no esté listo para enero del año entrante, sólo así se pensaría que los avances se deben a su intervención.

 VOX POPULI. Pero no crean que el diputado Mochilas sólo se la pasa haciendo caravana con sombrero ajeno. No, para nada, también da cuenta de actividades propias de su alta investidura en la región. Por ejemplo, en boletín de prensa el activo legislador dio a conocer que estuvo presente en la premiación de un torneo de futbol rápido en el que participaron cuatro equipos de jovencitas. Como en la premiación el diputado sólo repartió saliva, algunos de los organizadores propusieron que El Mochilas se pusiera un rabito de utilería y un moño rojo para ahorrarse la lana que les costó la contratación de la botarga que animó el evento. Ojalá el Señor Mochilas tome nota de esta interesante iniciativa.

                                             ——-                

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *