Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político de Vallarta: Otra vez los Hoteleros

Perfil Político de Vallarta: Otra vez los Hoteleros

Por Luis Alberto ALCARAZ 

VOLVER AL PASADO. Pareciera ocioso que a unos cuantos días de que termine esta administración, 53 días para ser exactos, los señores hoteleros se tomen la molestia de enviar una carta al gobernador, Emilio González Márquez, para expresarle “su preocupación por el fallido proceso de sustentabilidad de este destino turístico”, lo cual en voz de Gemma Garciarce Monraz “es muy preocupante”. Lejos de buscar acercamientos con el nuevo presidente municipal, los señores empresarios prefieren tirarle pedradas a la luna, cuestionando una administración que ya está a un paso de la historia y por lo tanto es inútil intentar cambiarla. Llama también la atención que los hoteleros vallartenses se dirijan a Emilio González Márquez para acusar el presunto fracaso del gobierno de Javier Bravo. Y es que si alguien ha fracasado, ese alguien se llama Emilio González Márquez, quien ha sumido al estado en la regresión, recurriendo a un endeudamiento histórico para disfrazar su incapacidad para generar mayores recursos que le permitan hacer mejor obra pública. Por lo tanto, más allá de la forma, lo que hay que ver es el fondo del mensaje de estos señores, quienes cada tres años pretenden imponer condiciones a la nueva administración.

 LA MISMA HISTORIA. Hace tres años a estas alturas los señores empresarios andaban en lo mismo, publicando desplegados en contra del presidente municipal y preparando los argumentos para presentar juicio político en su contra. Ignoro si Gemma Garciarce siga haciendo mancuerna con Abel Villa y Oscar Rivero, aunque no hay elementos que indiquen que ya no son lo mismo, por lo tanto estamos obligados a leer las declaraciones de Gemma como si fueran del mismo grupúsculo que desde hace años sueña con apoderarse del poder político de Puerto Vallarta. Hasta 1991 la decisión de quién sería el candidato del PRI a la alcaldía era consultada por el gobernador de Jalisco con los empresarios de Puerto Vallarta, y tal vez eso es lo que extrañan, que ya nadie los consulte. El último caso ocurrió en el 91, cuando Guillermo Cosío Vidaurri se reunió con los empresarios vallartenses en el hotel Camino Real y les pidió una terna para que un empresario ocupara la vicepresidencia municipal en la planilla del PRI. Locos de soberbia, los empresarios no tardaron en darle su terna: “Fernando, González y Corona”. Lógico, don Guillermo los mandó a la goma porque en aquella época Fernando estaba muy caliente.

 ZAPATERO A TUS ZAPATOS. Invitados de palo en la fiesta trienial del poder, los empresarios vallartitas no se resignan a dedicarse a sus negocios y cada tres años buscan la forma de incidir en el cambio de presidente municipal, llegando a extremos tan ridículos como el que vimos el año pasado cuando estos señores hicieron un frente con la Universidad de Guadalajara para postular un disque “trabuco ciudadano” que al final resultó un petardo que ni siquiera logró los votos suficientes para conseguir una regiduría plurinominal. En el papelón de su vida, Abel Villa y Oscar Rivero se quedaron con las ganas de ser regidores, mientras que otros de sus compañeros de gremio hicieron berrinche cuando comprobaron que el PRI volvía a ganar las elecciones. Porque ni siquiera supieron ser leales con sus compromisos políticos y en la recta final, cuando entendieron que con Maximiliano Lomelí Cisneros no tenían la mínima posibilidad de ganar lo abandonaron cual ratas que saltan del barco a punto de hundirse y pactaron en lo oscurito con Nacho Guzmán, aunque sólo para perder de la misma forma. Hoy, ya lejos del palacio municipal, buscan la forma de condicionar al nuevo presidente municipal. 

NO ME AYUDES COMADRE. En sus declaraciones públicas Gemma Garciarce muestra su preocupación por la forma en que se ha abaratado Puerto Vallarta al dedicarse a atraer turismo masivo, ese turismo que la única derrama que ocasiona es de basura. Nostálgica de los tiempos en que los perros se amarraban con longaniza, Gemma advierte que “no es lo mismo una propina de 100 dólares que una de 100 pesos”, sin embargo hay hoteles como el Hacienda Spa de Abel Villa donde la habitación todo incluido tiene un costo cercano a los 50 dólares, tarifa muy similar a la que tienen algunos hotelitos de dos estrellas de Vallarta que están repletos de agentes de ventas. De ese tamaño es la crisis que están enfrentando estos mismos hoteleros que no fueron capaces de apostarle al turismo boutique y terminaron abaratándose como si fueran búngalos de La Peñita. Así, incapaces para ser exitosos en sus propias empresas, los señores hoteleros le exigen Calidad Total al ayuntamiento, tratando de hacernos olvidar que quienes manejan la promoción del destino son ellos mismos. Los que cada año gastan a capricho millones de dólares en la promoción de Vallarta son los mismos que hoy se quejan del fracaso del gobierno de Javier Bravo. Es una pena que nadie les pida la renuncia a los cargos que ostentan a pesar de tener a Vallarta en el peor sitio del ránking hotelero nacional.

 POSDATA. Lo publicó el sábado pasado el diario Mural de Guadalajara en su sección de Trascendidos: “Después de que Pensiones del Estado de Jalisco exhortó a la Tesorera Municipal de Puerto Vallarta, María Aurora Arreola, a pagar los 55 millones de pesos que adeuda a la dependencia estatal en un plazo no mayor a cinco días, este viernes se venció el plazo. Por este motivo, a partir del lunes se espera que la dependencia actúe legalmente con una demanda penal ante la cifra que se debe, a sólo dos meses que culmine la presente administración municipal. El 29 de octubre, Pensiones del Estado hizo llegar un extrañamiento extrajudicial a la Tesorera Municipal debido a que el adeudo de las retenciones de los empleados municipales alcanzó ya la cantidad de 55 millones de pesos, la cual seguirá aumentando cada quincena, así como los intereses moratorios, en tanto se abone o se liquide. No sólo María Aurora Arreola Ureña pudiera resultar con responsabilidad por la falta del pago, sino también el presidente municipal, Javier Bravo Carbajal. El adeudo total es por 55 millones 244 mil 247 pesos, que comprende desde la segunda quincena de febrero de este año, pero quedan pendientes desde el 31 de diciembre del 2008, es decir, el Ayuntamiento debe 16 quincenas de las retenciones de los trabajadores municipales, más otras cuatro de intereses moratorios”.

 VOX POPULI. Por un descuido del secretario del ayuntamiento Emigdio Hurtado, en la pasada sesión de ayuntamiento no entró al orden del día la iniciativa del alcalde, Javier Bravo, para municipalizar el Seapal Vallarta, sin embargo es un hecho que en la próxima sesión sí se abordará el tema. La mayoría priista requiere sólo un voto para sacar adelante esta importante iniciativa, veremos si Heriberto Sánchez los apoya, porque de los cinco panistas no hay que esperar nada, ya que el Seapal es la única caja chica que les queda a los panistas de Puerto Vallarta y buena parte de Jalisco.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *