Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político de Vallarta: La Traición

Perfil Político de Vallarta: La Traición

Por Luis Alberto ALCARAZ 

LA ROQUESEÑAL. Para la historia quedó aquella noche en la que Humberto Roque Villanueva celebró el triunfo del PRI en el acalorado debate en el que la cámara de diputados aprobó por mayoría el aumento de 5 puntos en el Impuesto al Valor Agregado. Era, si no me falla la memoria, finales de 1995, cuando el país buscaba la forma de reponerse del dramático error de diciembre que dejó al país al borde de la quiebra. Con la peor crisis económica de su historia, México no tuvo otra salida que aprobar un aumento del 50% en el IVA, propuesta presentada por el presidente Ernesto Zedillo y avalada en masa por los diputados del PRI, quienes no tuvieron más remedio que acatar la orden que les llegó de Los Pinos. Eran días en que los panistas se oponían a este aumento, por eso el PRI batalló en serio para conseguir los votos necesarios para aprobar el amargo decreto. Hacia la madrugada de ese día, cuando el tablero de San Lázaro indicó que se había conseguido la mayoría, Humberto Roque Villanueva hizo la señal de triunfo que le garantizaría un lugar en la historia con el nombre de “la Roqueseñal”. Al día siguiente todos los diputados federales del PRI fueron enviados a sus distritos con la intención de explicar a sus representados el por qué habían votado por una medida tan dolorosa en términos de finanzas personales. En Puerto Vallarta, el ex alcalde y diputado federal Rodolfo González Macías explicó el asunto de una manera muy clara: “O era el aumento del IVA o de plano se acababa el país”. De ese tamaño fue el demonio que el último gobierno priista logró exorcizar mediante una iniciativa tan simple pero a la vez tan dramática: el aumento del 50% en el impuesto al valor agregado, impuesto estrenado en 1980 con una tasa del 10%. Pese a los intentos del PRI, en las siguientes elecciones de 1997 ese partido sufrió una dramática derrota en los comicios intermedios, en lo que fue la antesala para que en el año 2000 el PRI perdiera finalmente la presidencia de la república. Con el aumento del IVA los priistas salvaron al país pero perdieron el poder. Algunos dirían que no valió la pena, porque vivir fuera del presupuesto era casi lo mismo, el infierno para todos.

 LA MISMA HISTORIA. Hoy, 13 años después, la historia se repite, 

sólo que con los roles cambiados. En el fondo el argumento es el mismo, los protagonistas también, sólo los papeles han sido intercambiados, aunque en la sesión de anoche seguramente ya no hubo ninguna Roqueseñal porque no había nada qué festejar en caso de que se hubiera aprobado el aumento de un punto en el IVA, que ahora será del 16%. Hoy, como ayer, el argumento de los priistas fue el mismo, o “aprobamos eso o no hay país”. Qué lamentable que la única salida que encuentran nuestros políticos a la hora de salvar al país sea la imposición de mayores recursos. Nadie se ha sentado a debatir en serio la propuesta del PAN de eliminar en un 50% el subsidio a los partidos políticos, lo cual representaría un ahorro de cuando menos 2 mil 500 millones de pesos en cada proceso electoral. Tampoco se habla de la urgente necesidad de eliminar los 200 diputados plurinominales que implican una enorme carga monetaria para las finanzas del país. Mucho menos se ofrece un plan de austeridad mediante el cual se acaben los privilegios de los altos funcionarios. A lo más que se atreven es a prometer un recorte del 10% en sus millonarios sueldos, disminución que suplirán con creces aumentando la caja chica de los gastos de representación, porque es bien sabido que el salario para los políticos es en realidad simbólico, lo que los motiva a buscar el poder son los millonarios negocios que se hacen con él. Pese a todo, de nueva cuenta, la única idea que se les ocurrió para tapar el hoyo de 300 mil millones de pesos que tiene el presupuesto federal fue aumentar los impuestos con cargo al contribuyente común y corriente. O sea, usted y yo.

 PAN CON LO MISMO. Si doce años atrás los priistas tuvieron que asumir el costo político de aumentar el IVA en 5 puntos, hoy los panistas tendrán que hacer lo mismo, sin embargo sorprende la habilidad con la que los panistas se llevaron al baile al PRI, porque al final de cuentas queda claro que la aprobación del nuevo paquete fiscal fue posible gracias al PRI. El argumento que hoy esgrimen es similar al de antaño: “Queremos regresar a Los Pinos, no a las ruinas de Los Pinos”. Lo que insulta es esa idiota amenaza de panistas y priistas de que no habrá país si no se aprueban mayores impuestos. ¿Entonces para qué demonios queremos políticos si todo el juego se resume al pago de más impuestos? Ante el fracaso de toda la clase política, sea del partido que fuere, la única opción ha sido una escalada de impuestos, desde la ofensiva tenencia hasta el impuesto a las telecomunicaciones que ahora gravará el uso de los servicios de telefonía celular e internet. Lo de menos es cargarle la mano a los borrachos y fumadores ampliando los impuestos al consumo de esos productos, lo malo es el aumento de un punto porcentual en el IVA en sustitución del malogrado impuesto del 2% que supuestamente sería destinado al combate a la pobreza. Lo malo es que los grandes empresarios cuentan con expertos fiscales que les dicen qué hacer para pagar cada vez menos impuestos, mientras que los ciudadanos comunes no tenemos ni siquiera para pagar la iguala del contador, por lo cual el pago es ineludible. Ante este oscuro panorama lo único que nos consuela es saber que en las próximas elecciones el PAN deberá pagar un muy alto costo político por culpa de su ineptitud para administrar un país que les quedó muy grande.

 LA QUEMAZÓN. Por suerte para los 243 diputados federales del PRI, el PAN no requiere de la totalidad de sus votos, así que la tarde de ayer había una rebatinga de diputados tratando de obtener el permiso para votar en contra del aumento del IVA y demás impuestos. Penosamente la gran mayoría de ellos es incapaz de ejercer su libre albedrío a pesar de que ya no tienen en Los Pinos la poderosa y amenazante figura del primer priista de la nación. Aún así saben que no acatar la línea trazada desde la cúpula los dejará fuera de los beneficios políticos que ya se están cocinando, por eso serán muy poquitos los priistas que ejercerán su libertad para votar en contra del dictamen, a sabiendas de que sólo servirá para limpiarse la cara porque la mayoría estaba garantizada. Habrá que seguir de cerca el comportamiento de los diputados del PRI para conocer el sentido de su voto, especialmente los de la bancada de Jalisco que ya presumieron que no votarían a favor de más impuestos como el del 2%. De manera especial será interesante conocer si el cetemista Rafael Yerena Zambrano votó a favor o en contra del aumento al IVA, porque lo único que se espera de un dirigente obrero es que no avale una mayor carga impositiva. Una vez que los diputados hayan hecho el trabajo sucio les corresponderá a los senadores hacer lo propio, planchando el decreto para regresarlo a la cámara de diputados para su aprobación final. Mientras tanto, los únicos ganadores serán los perredistas, petistas y de convergencia, quienes abiertamente se han manifestado en contra del aumento de impuestos, alegando que existen otras vías antes que el aumento fiscal. Por desgracia para el PAN y el PRI no hay otra solución que aumentar los impuestos, especialmente porque eso implica una recaudación inmediata. En cambio recortar el número de diputados en el Congreso sería para los partidos algo así como darse un balazo en el pie.

 POSDATA. La deuda que el ayuntamiento tiene con diversos proveedores del municipio podría ser el problema más grave que enfrente el alcalde, Javier Bravo, en sus últimas semanas de gestión, ya que según algunos el monto podría ser superior a los 100 millones de pesos. En caso de no concretarse el asunto de Nafinsa posiblemente el municipio se vea obligado a pedir un nuevo crédito, porque de lo contrario el problema sería heredado a la próxima administración, con todo lo que ello implica.

 VOX POPULI. Lo que sí es muy alarmante es que ni siquiera los regidores estén enterados del monto de la deuda a proveedores, lo cual es un claro indicio de lo poco que les interesa la administración municipal. Pero sí fueron capaces de aprobar un endeudamiento de 450 millones de pesos sin tener claro el destino que tendría, con mayor facilidad se entiende el poco interés que tienen por la deuda con proveedores.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *