Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político de Vallarta: ¿Qué Están Esperando?

Perfil Político de Vallarta: ¿Qué Están Esperando?

Por Luis Alberto ALCARAZ 

LA RATONERA. Pese a los reportes oficiales, más allá del enorme gasto realizado en materia de seguridad pública durante esta administración, la seguridad pública de Puerto Vallarta se ha colapsado, evidenciando las tremendas carencias de la policía municipal. Contra lo que piensa el alcalde Javier Bravo, la seguridad pública no es un asunto de pesos y centavos, sino de que cada peso sea invertido en donde se necesita. Estamos de acuerdo en que durante esta administración se han destinado recursos como nunca para fortalecer el área de seguridad pública, sin embargo está claro que no ha sido suficiente, porque en este renglón no todo se trata de tener más pistolas y más patrullas, sino mayor capacitación y, sobre todo, mayor honestidad. Como quiera que sea, la realidad se impone, evidenciando que Puerto Vallarta, como el resto de la bahía, está en manos del crimen organizado, sin que los cuerpos policiacos puedan hacer algo para poner orden. Por lo tanto ya es momento de pedir ayuda de la manera más humilde, como se hizo en ciudades como Tijuana y Ciudad Juárez, donde las fuerzas federales asumieron las tareas de la policía municipal para hacer frente a la ola criminal. En realidad desde el año pasado, cuando cerca de 20 personas fueron ejecutadas a plena luz del día el gobierno y la sociedad vallartense debieron pedir el apoyo absoluto de la Federación, sin embargo nunca se dio ese paso, esperanzados en que el problema se resolviera por sí solo. Hoy de nuevo estamos ante una escalada que amenaza con ser más violenta que la anterior, por lo tanto es urgente que se dejen de lado las soberbias y se pida auxilio al gobierno federal, porque ni siquiera el gobierno estatal está preparado para hacer frente a esta coyuntura. El inminente cambio de gobierno municipal complica el panorama porque es muy poco

 lo que puede hacer el alcalde Javier Bravo, ya que todos se quieren arreglan con el nuevo presidente municipal.



UNA TRAS OTRA. Las recientes acciones implementadas por el gobierno municipal y los buenos golpes que se ha anotado el nuevo jefe de la policía, Javier López, son insuficientes para paliar el problema, como quedó demostrado la madrugada de ayer cuando dos extranjeros fueron ejecutados con toda la alevosía posible. Esa facilidad con la que los sicarios pueden operar en Puerto Vallarta es seguramente lo que más ha alentado a los sicarios a trabajar en la zona, motivados ante la incapacidad de las fuerzas municipales para hacerles frente. Por supuesto que estamos conscientes de las limitaciones de la policía municipal, de ahí la urgencia de pedir apoyo al gobierno federal. Puerto Vallarta se merece, al igual que Juárez y Tijuana, una inmediata respuesta del gobierno federal para solucionar de tajo lo que se está resolviendo en las calles del puerto, un puerto a todas luces sin ley porque los malandrines operan con toda impunidad. En ese contexto lo único que espera es una carnicería que de entrada acabará con lo poco que le queda a Puerto Vallarta de imagen de ciudad segura. Tristemente está demostrado que ni más cámaras de videos ni más patrullas o más pistolas han servido para evitar los sangrientos acontecimientos registrados en nuestra ciudad, por lo tanto ya es hora de aceptar que no se puede con el problema y por lo tanto hay que solicitar apoyo al gobierno federal. Tal vez a algunos no les parezca buena una imagen de una ciudad amurallada, con decenas de soldados circulando por sus avenidas, pero por desgracia es lo único que nos hace falta en estos momentos, antes de que el llamado daño colateral sea mayor.


EL HELICÓPTERO. Es una imagen ya muy familiar en el paisaje de la bahía de Banderas durante el fin de semana: el potente helicóptero del gobierno de Jalisco cruzando el cielo azul para transportar al gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, quien con demasiada frecuencia pasa los fines de semana en su casa de descanso ubicada en el desarrollo Punta Pelícanos, en La Cruz de Huanacaxtle. Por lo general el mandatario programa eventos en Puerto Vallarta los viernes, para de ahí transportarse en helicóptero a Bahía de Banderas, gracias a lo cual la costosa nave sobrevuela la zona los viernes y los domingos, aunque en algunas ocasiones el descanso se extiende hasta la mañana del lunes. Nada de malo tendría que el gobernador de Jalisco pagara de su bolsillo el costo de este ostentoso transporte, lo grave es que todo es con cargo el presupuesto público, o sea a cargo del bolsillo de los jaliscienses. Ofende que en estos tiempos de crisis, cuando el gobierno federal nos pide de nueva cuenta que hagamos un sacrificio para pagar más impuestos a favor de los pobres, tengamos gobernantes tan cínicos y abusivos como para utilizar todo el aparato gubernamental para viajar a su casa de descanso. Si en lugar de usar el helicóptero Emilio González viajara en un vehículo terrestre no tardaría más de 30 minutos en llegar desde el aeropuerto de Vallarta a su casa de La Cruz, sin embargo ni siquiera ese sacrificio quiere hacer porque le parece más cómodo moverse por las alturas. Lo malo es que además de la aeronave y su tripulación, los descansos de fin de semana de Emilio González implican la movilización de una patrulla de la policía estatal con varios elementos que incursionan en territorio nayarita para hacerse cargo de la seguridad del mandatario y su familia mientras descansa en las playas de Bahía de Banderas.


POSDATA. A finales del 2006 empecé a denunciar en este espacio los excesos y abusos en los que estaba incurriendo el doctor Ernesto Rueda Flores, acción que me costó una feroz embestida de parte del grupo encabezado por este tipo. A partir de entonces sufrí una guerra en diversos planos, lo mismo en los tribunales civiles que en los penales, sin embargo al final salí completamente libre todo. Por desgracia en todo ese tiempo descubrí que estaba prácticamente solo, porque casi nadie me tendió la mano para defenderme de esa abusiva agresión, en cambio fueron muchos los que cerraron filas en torno a este señor, acusándome de ser casi casi el demonio. Sin embargo, desde la semana pasada he recibido infinidad de llamadas de personas que tienen un gran interés en proporcionarme información en contra de este sujeto. El tiempo ha hecho su parte, quienes ayer lo veneraban hoy quieren verlo en prisión, una vez descubiertas sus irregularidades.



VOX POPULI. A todos esos que hoy se sienten defraudados y desean que yo los ayude a exhibir a su ex socio y mesías, les informo que no cuenten conmigo, lo que tenía que decir de este tipo ya lo dije en su momento y pague las consecuencias. Les toca ahora a ellos pagar las consecuencias de su ceguera, de su inocencia, de su propia complicidad. Si saben contar, no cuenten conmigo.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *